Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 13 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 12

12º- Tranquilidad a la vista

Tras 3 horas de operación, saló Carlisle, dijo que aún tardarían bastante pero que parecía que todo saldría bien. Así que nos dijo que bajáramos a la cafetería, la operación duraría al menos otras 2 horas y volvió al quirófano.

-Bueno pues vamos a tomar algo, que seguro que no has tomado nada desde el incidente y necesitas recuperar fuerzas. –Dijo Esme cogiéndome del brazo para que la siguiera.

-Lo cierto es que no tengo hambre, tengo como un nudo en el estómago. Pero bajaré con vosotras, no soporto esta maldita espera…-Dije caminando.

Una vez estuvimos en la cafetería, cogieron 3 refrescos y tres sándwiches mixtos, uno para cada una. Yo las miré y aparté el plato. –No, de verdad que no tengo ganas de comer. –

-Ya sé que no tienes ganas pero tienes que comer, sino vas a enfermar. –Dijo Esme acercando otra vez el plato hacía mí.

-Mamá, no la agobies, que tiene que estar abrumada por todo lo que ha pasado. –replicó Adriana a su madre.

-No os preocupéis, comeré un poco si así os quedáis más tranquilas, ya he causado bastantes problemas. No sé si os contó Cristian lo que pasó hace más o menos una semana, con el mismo chico. –Dije, tras lo que pegué un mordisco al sándwich.

Sí, Cristian nos lo contó, esto no puede seguir así hasta el juicio, haremos que pongan una orden de alejamiento y que le tengan detenido hasta el juicio. No vamos a permitir que vuelva a intentar hacer de las suyas. –Dijo muy seria Esme.

-Muchas gracias, de verdad, bueno yo no sé cuanto os habrá dicho Cristian de mí. Llevamos juntos algún tiempo y no le he causado más que problemas. –Contesté muy apesadumbrada.

-No digas eso, además nunca habíamos visto tan feliz a Cristian, nunca se interesaba por nadie, estaba en su mundo hasta que te conoció a ti. Desde entonces parece otro chico, estoy muy contenta por mi niño, pues ha encontrado a una chica que le tiene loco, y que por lo que veo se preocupa mucho por él. –Contestó Esme. –Estoy encantada de que se haya encontrado a una buena chica, y sobre todo no pensé que fueras tan linda. –Al decir esto no pude evitar sonrojarme.

-Bueno… muchas gracias. Es muy amable por su parte. Cristian es un chico estupendo y me contó que era adoptado pero que os quería con locura, ahora entiendo porqué, ¡son maravillosos! –Dije sonriéndola.

Estuvieron un rato hablando y estaban más tranquilas pero decidieron subir por si tenían noticias de la operación. Subimos las 3 a la sala de espera, y al cabo de media hora, salió Carlisle sonriendo. Y las tres suspiramos de alivio.

-¡Todo ha salido muy bien! Se va a recuperar sin problemas, aunque va a tener que estar al menos un mes ingresado para que se recupere. –Dijo Carlisle abrazando a su mujer y a su hija.

A continuación me abrazó a mí, lo que me dejó algo paralizada. –Y no habría salido todo tan bien si no hubieras estado taponando la herida, gracias a eso evitaste que se desangrara, si no a estas alturas no lo tendríamos aún con nosotros.-

-Bueno yo no hice nada, en realidad estaba paralizada, solo sabía que no debía permitir que perdiera sangre y lo hice por intuición. –Respondí aún entre los brazos de Carlisle. -¿Puedo pasar a verle? –Pregunté ansiosa, necesitaba tocarle y ver que estaba bien.

-Claro, ahora le van a subir a la habitación y en cuanto le suban podrás verle. Le van a poner en la misma habitación que estuvo la otra vez cuando la pelea con el mismo chico. –Dijo mirando a su mujer.

-La 212 –Dije y los tres se quedaron mirándome. –Bueno es que le conocí cuando estaba ingresado y le estuve visitando en su habitación. –Dije sonrojándome y ellos se echaron a reír.

Al cabo de un rato, le subieron a la habitación y su padre me dijo que pasara a verlo, que se había despertado y había preguntado por mí. Entré con cuidado en la habitación y le miré. Estaba con todo el estómago vendado, un montón de cables por todos lados y los ojos cerrados.

Le acaricié con cuidado la mejilla, me daba miedo hacerle daño según le veía de mal herido. Pero al sentir el roce de mi mano giró la cabeza y me miró, en cuanto me vio comenzó a sonreír.

-Esto debe ser el cielo ¿no? Porque estoy viendo al ángel más lindo de todos. –Dijo sonriendo.

-Menos mal que estás bien, estaba muy preocupada, creí que no te volvería a ver. Te amo y no puedo vivir sin ti. Ha sido una locura que te pusieras delante… - Dije y comencé a llorar.

Él me cogió y me acercó, ahora estábamos frente a frente, con nuestras caras separadas por unos centímetros. –Tenía que hacerlo, no podía permitir que te pasara nada malo, eres lo que más me importa en la vida, eres mi precioso sol, cada vez que sonríes me iluminas el día. ¿Crees que debía permitir que ese cabrón te hiciera daño? –Dijo mientras me dio un corto beso y me abrazó.

-No, pero….- Intenté decir pero me silenció con un beso.

–Pero nada, ya te dije que por ti iría al mismísimo infierno para que no te hicieran daño. –Y volvió a besarme.

Estaba más tranquila viendo que se encontraba bien, pero no podía dejar de llorar por toda la situación. Enrique había dicho que me mataría, y ya no podía dejar de pensar en ello. Cristian vio lo preocupada que estaba y me abrazó mientras me susurraba. –Ése jamás volverá a tocarte. Haré lo que sea para mantenerte a salvo. Esto me ha hecho darme cuenta de que lo único que quiero en la vida es estar a tu lado y protegerte. –Dijo cogiendo mi cara entre sus manos.

Entonces se puso a mirarme a los ojos, estaban ardiendo de pasión, y esbozó una sonrisa. –Sé que no es la manera correcta y mucho menos el momento ni el lugar pero no puedo esperar. –Se puso serio y me preocupé. – Melinda, te amo desde el primer momento en que te vi, en este mismo hospital, en ese pasillo, en este lugar que parece que no une con tanta fuerza. Y aquí en el lugar en el que nos conocimos, quiero decirte que te amo. –Dijo mientras me acariciaba la cara con su mano. –Sé que no tengo nada que darte en este instante pero te prometo que en cuanto salga de aquí lo tendrás. Melinda ¿quieres ser mi esposa? Prometo amarte y protegerte todos los días de mi vida, para siempre. –Dijo mirándome intensamente a los ojos

Yo me quedé paralizada, me había pillado por sorpresa, pero supe que le amaba con todo mí ser, y que quería estar a su lado para siempre. Así que le sonreí, me acerqué a sus labios y antes de juntarlos le dije –Sí quiero, para siempre.-Y nos fundimos en un dulce beso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

crepusculo-93 dijo...

M encanta, m tienes lokita x ste libro, cada vez spero cn + ansia el capitulo siguiente y si lo publicas algun dia, stare la 1ª de la cola pa' comprarlo, no nos dejes en ascuas y pon muxos capítulos, jeje.
Sigue scribiendo, bssss!!!

Cristina dijo...

diooosss uff es preciosisima la historia estoy en tension todo el ratooo y a al vez se me saltan las lagrimas al ver cuanto amor hay en esta historia de veras ojalaa publiques un libro algun dia

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.