Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 15 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 16

16º- Últimos detalles

Los días pasaron deprisa, y cuando me quise dar cuenta era el día antes de la boda, y decir que estaba nerviosa era quedarse corta, estaba histérica. Aún así intentaba por todos los medios estar tranquila.

Ya había terminado de trabajar en el colegio y Cristian ya no tenía clases pues había hecho los exámenes, además se pidió el día libre. Me había dicho que tenía una sorpresa para mí, quería que pasáramos el día juntos. Vino a recogerme a casa y nos montamos en su coche. Pero antes de salir me tapó los ojos con un pañuelo y se empezó a reír.

-¡Ey! ¿Qué haces? –dije fingiendo estar enfadada.

-Pues te voy a dar una sorpresa y no quiero que hagas trampa. –se lo estaba pasando en grande. Así que como no serviría de nada replicarle asentí y seguí con los ojos tapados.

Al cabo de un rato llegamos a algún sitio y me sacó del coche, me llevó de la cintura para evitar que me tropezara. Por fin me quitó la venda y pude ver la sorpresa. Estábamos delante de una casa, era un chalecito precioso, pintado en un tono azul precioso, mi color favorito. Y me quedé con la boca abierta como una tonta.

-Bueno, ¿me vas a decir que opinas? Esta es la que será nuestra casa a partir de mañana. He estado trabajando mucho para poder tenerla lista, y quería que la vieras antes de la boda, y así poder disfrutar de un rato a solas. –pude ver que tenía una mirada encantadora, estaba ilusionadísimo.

-Es preciosa cariño, me encanta, y esa idea de disfrutar de un rato a solas suena genial. – Dije aún con la boca abierta.

Entramos y la casa era preciosa, estaba totalmente amueblada. Eran muebles modernos pero sencillos, Cristian sabía que no me gustaban las cosas sobrecargadas. Y todo era perfecto, una casa maravillosa para compartirla con el chico perfecto. Pero estaba algo preocupada.

-¿Qué ocurre? ¿Hay algo que no te gusta? Si quieres cambiar cualquier cosa dímelo. –Dijo con tono complaciente.

-No es eso, es perfecto, pero no puedo permitirlo. Tus padres nos han regalado la casa y esta amueblada, no lo puedo aceptar. – Mi tono era serio y preocupado.

-Amor no digas eso, mis padres no usaban esta casa, y la hemos decorado entre todos, tus padres también han colaborado, pero lo hemos hecho sin decirte nada, quería darte una sorpresa. Acéptalo, por favor. –Dijo mirándome como con cara de pena y no lo pude resistir, sobre todo cuando me dio un tierno beso.

-Vale, pero yo no te he dado ninguna sorpresa a ti. Eso no es justo, querría poder sorprenderte también. –Dije haciendo un puchero.

-Por eso no te preocupes. Adriana pensó lo mismo que tú, y me pidió que te dijera, que entraras en nuestra habitación, y que allí estaría preparada la sorpresa, no me ha dejado ni mirar. –Dijo encogiéndose de hombros.

Él se quedó esperando en el comedor y yo entré en la habitación. Estaba todo el suelo cubierto de pétalos de rosa, la cama también. Había muchas velas colocadas por toda la habitación, y un conjunto de encaje azul encima de la cama, al lado del que había una nota. “Querida Mel, mañana seremos cuñadas y como hermanas. Este es mi regalo de boda. Te he preparado todo esto para que paséis el día juntos. Estoy segura de que se le va a caer la baba en cuanto te vea. Nos vemos mañana. Te quiere, Adriana”. Así que me puse muy contenta, encendí las velas y me puse el conjunto, y me tumbé en la cama. Y dije en voz alta. –Ya puedes pasar a ver tu sorpresa. –Dije con una sonrisa en los labios.

Cristian entró y pude ver como se quedó con la boca abierta y los ojos como platos al ver toda la habitación y a mí tumbada en la cama con el conjunto. –Vaya… esto es… perfecto. ¡Menuda sorpresa!, y yo sorprendiéndote con los muebles de la casa, ¡Qué tonto! –Dijo acercándose hacia la cama.

-Bueno pues disfruta de la sorpresa ¿no?. –le dije antes de besarle y llevarle conmigo a la cama.

Así comenzamos a darnos besos y caricias, hacía mucho tiempo que no teníamos tiempo para los dos. Estábamos sedientos el uno del otro, de tenernos cerca, y ese conjunto al ser tan pequeño ayudaba a que nuestros cuerpos estuvieran más cerca. No tardé en quitarle la camiseta

Tenía un cuerpo perfecto, no muy musculoso, pero si fibroso, así que se marcaban todos sus músculos. Con la mano le acaricié el pecho y la espalda, eso le hizo estremecerse y sonreír. Le hice un gesto para que se quitara los pantalones y se quedó con los calzoncillos.

Se rió entre dientes y me murmuró al oído. –Bueno me parece que tenemos que arreglar esto, tú aún tienes mucha ropa puesta. –Dijo señalando el conjunto. –Puf… te estoy viendo con ese conjunto tan transparente y me estás volviendo loco… -Me dijo mientras me dio un beso muy intenso en el cuello.

Me lo quitó con mucha prisa, estaba ansioso, nunca le había visto así. Pero eso me hacía experimentar una sensación de poder como si fuera una droga. Allí estaba, entregando todo mi amor a mí “casi” marido, a la persona más perfecta que había conocido, y que estaba dispuesto a cualquier cosa por mantenerme a salvo. Eso me hizo sentir muy bien, pero sentía la necesidad de agradecerle más profundamente todo lo que hacía por mí.

Le agarré para que se tumbara en la cama, y fui bajando mi mano por su pecho hasta llegar a su miembro. Lo acaricié con la mano, mientras le murmuré al oído. –Eres muy bueno conmigo, voy a agradecértelo como te mereces… -

Acto seguido bajé por su pecho, acariciándolo con los labios, y le oí que suspiraba. Seguí bajando hasta tocar con mi boca su miembro erecto. Y me lo metí en la boca, eso le hizo gemir, así que seguí, pero en seguida me cogió de los brazos y me llevó hasta su pecho para abrazarme y besarme.

-No hace falta que me agradezcas nada, tú eres lo más importante, mi recompensa es verte a salvo y tenerte conmigo. Ahora me toca agradecer a mí, esta sorpresa no me la merecía. –Dijo mientras me dio un dulce beso en los labios.

Acarició con su mano mi intimidad, eso me hizo suspirar de placer. Pero le agarré la mano y le detuve, acercando mis labios a su oído para susurrarle. –Si de verdad quieres agradecer algo tengo otra idea mucho mejor. –Me puse encima suya haciendo que me penetrara. Con lo que los dos soltamos un gemido. –Um…¿No crees que está mejor así? –Dije mientras le daba pequeños piquitos por el cuello.

La verdad es que tienes razón mi amor…. –Dijo mientras comenzó a moverse, eso hizo que no pudiera evitar gemir del placer que me estaba dando. Él también estaba muy excitado por verme así y también gemía.

Era como un baile, un baile de pasión y sexo que nos estaba volviendo locos. Nos excitábamos cada vez más, y casi no podíamos ni respirar, para poder sentir todo ese placer. Estuvimos toda la mañana juntos, no había nada que nos separara. Por fin, llegamos al clímax juntos. Era la mejor sensación que había experimentado nunca, y ese placer tan infinito me lo daba el chico perfecto, mi chico, que a partir del día siguiente sería mi marido para toda la vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.