Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 17 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 19

19º- Sorpresas de amor

Afortunadamente todo había pasado, y en el hospital cuando me había revisado me dijeron que no estaba embarazada ni nada. Con lo que, me había quedado más tranquila, eso hubiera sido lo peor.

Seguimos nuestra luna de miel, yo quería continuar como si no hubiera pasado nada, si no me habría vuelto loca con todos los familiares preguntando. Ya se lo contaríamos a nuestro regreso.

La ciudad era preciosa, y Cristian se desvivía por hacer que disfrutara y no pensara en todo lo de Enrique. Me hacía muchos regalos, estaba todo el día pendiente de mí, pero a veces era difícil no recordarlo.

-Mel, mi amor. Se me parte el alma de verte así. Yo sé que es difícil y que jamás voy a poder entender por lo que estás pasando pero no te pongas mal vida mía. –dijo dándome un beso.

-Lo sé. Y siento ponerme así. Te prometo que ya no lo pensaré más. –dije sonriéndole, con lo que se quedó algo más relajado.

Yo quería agradecérselo de la misma forma. Quería compensarle por estar conmigo en los peores momentos. Así que, a la mañana siguiente le dije que le quería dar una sorpresa así que se fuera a dar una vuelta. Que le llamaría al cabo de un par de horas al móvil para que volviera.

En cuanto se fue, llamé al servicio de habitaciones, pedí que nos subieran una suculenta comida, con postres de chocolates, (pues a los dos nos encantaba). Además, encargué un par de ramos de flores, y pedí velas para decorar la habitación.

Rebusqué entre mis cosas con la esperanza de encontrar ese conjunto transparente que Adriana me regaló para el día antes de la boda. Por fin, le encontré, quería ponérmelo porque sabía lo mucho que le había gustado a Cristian ese conjunto de encaje. Y yo le quería complacer en todo lo que pudiera por lo mucho que me amaba y cuidaba.

Me di una relajante ducha y me le puse. Coloqué los ramos en las mesillas de noche. Encendí las velas haciendo un caminito hasta la cama. Y esparcí algunos pétalos por el caminito de velas.

Hice que me subieran papel y bolígrafos a la habitación. Y le comencé a hacer cartelitos. Para dejarlos a lo largo del caminito. Cuando estuvo todo listo, le llamé al móvil y le dije que ya podía venir.

No tardó mucho en venir, supuse que estaría cerca. Que se había quedado en alguna calle cercana viendo tiendas. Y en unos 10 minutos llamaron a la puerta. Así que me tumbé en la cama y pregunté. -¿Eres tú, mi príncipe?-

-Si, vengo a ver al ángel más lindo del mundo. ¿Puedo pasar? –Dijo en un tono aniñado.

-Claro, te espera tu sorpresa. –Dije alegremente.

Al abrir la puerta vio el caminito de velas con los pétalos y vio el primer cartel. “Esta sorpresa es para mi príncipe”. Comenzó a caminar y siguió hasta el siguiente cartel. “Para demostrarte que te amo y te necesito”. A cada cartel que leía iba sonriendo más y más. “Para que sepas que siempre estaré contigo”. Y llegó al último cartel. “Aquí me tienes en la cama para agradecerte que me ames tanto”.

Alzó la vista y me vio con ese conjunto azul y con una rosa en las manos. Se acercó a mí, con una mirada tan intensa que casi me hizo desmayarme. Le entregué la rosa y le dí un dulce beso en los labios. Él casi sin apartarse de mi, se rió entre dientes y me habló. –Esto si que es una sorpresa y un buen regalo, y yo que te había comprado una cosita… Al lado de esto, es una chorrada. –

Le miré con cara de curiosidad y al ver mi cara no pudo resistirse y me dio mi regalo. Era una cadena de oro, con un corazón que tenía unas letras grabadas. Por un lado nuestras iniciales M y C, y por el otro Para siempre. –Me cayeron algunas lágrimas por los ojos. –Cariño… es… Precioso, lo más bonito que he visto nunca… No te tenías que haber molestado.

Él sonrió y me abrazó. –Claro que sí, te mereces esto y más. Además esto, al lado de lo que has hecho tú, es una tontería. No hacía falta que hicieras nada. Pero muchas gracias, es la mejor sorpresa, mejor aún que la del día antes de la boda, porque esta ha sido enteramente idea tuya y porque estamos en la ciudad del amor. –Estaba encantado. – Además, esto si que no lo esperaba, y con lo que me encanta ese conjunto… Voy a enloquecer como no te bese y te haga mía. –tras lo que me dio un beso, parecía ansioso.

Casi no me dejaba respirar, de todos los besos y caricias que me daba, pero no me importaba, era lo que necesitaba, sentirle conmigo. Noté que se separó y me miró fijamente a los ojos.

-Necesito quitarte ya ese conjunto, voy a volverme loco, me tienes enganchado, embrujado y cuando haces esas cosas ya no pienso con claridad… - Me dio un pequeño mordisquito en el cuello. –No sé que pasa, es como si fuera una estufa y con esto –señalando al conjunto- hubieras encendido la mecha.

Y ahí nos fundimos en un baile de pura pasión, era casi necesidad animal, como si hubiéramos apartado todo, salvo nuestro instinto primario. Fue una noche de lo más lujuriosa, una noche que siempre recordaríamos.

A la mañana siguiente nos despertamos muy contentos los dos. Pero tanta pasión tuvo su efecto, había estropeado su camisa ya que tiré de ella y saltaron todos los botones, y por desgracia mi tanga de encaje también había sido una víctima de la pasión. Me lo había arrancado así que había quedado partido en dos.

Los días iban pasando y cada vez iba todo mejor, era el lugar perfecto, y cada cosa que veíamos me ilusionaba, porque aquella ciudad era mi sueño y mi príncipe estaba conmigo para cumplirlo, haciendo que olvidara todo lo malo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

maria dijo...

me encanta tanta luguria jeje xD espero k subas pronto este es mi tuenti http://www.tuenti.com/#m=Profile&func=index espro k puedas entrar besos

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.