Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 18 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 20

20º- Noticia inesperada

Faltaban un par de días para que se acabara nuestra fantástica luna de miel. Y quería disfrutar al máximo de la luna de miel, sobre todo porque no podía estar mejor acompañada.

Ese día, me llevó a comer a un restaurante muy romántico. Y todo iba muy bien, pero durante el postre me empecé a encontrar mal, pero como no le quise preocupar disimulé como pude.

-Voy al servicio, ahora vengo, mi amor. –Dije intentando poner una sonrisa.

Fui al servicio, casi no me dio tiempo de llegar al retrete y vomité la comida. Me quedé incluso algo mareada. Así que me mojé la cara y el cuello un poco para ver si se me pasaba el malestar. Y cuando estuve algo recuperada salí, y casi me di un susto, pues Cristian estaba en la puerta del baño de chicas.

-¿Te encuentras bien? No tienes buena cara. –Dijo en tono algo preocupado.

-Si, tranquilo. No debí tomar tanta comida. Pero mejor si nos vamos a descansar un rato.-Dije mirando al suelo.

Nos fuimos al hotel para que yo descansara un poco. Me tumbé para ver si me relajaba, y al cabo de un rato me empecé a encontrar muy revuelta. Salí corriendo hasta el baño y volví a vomitar. Cuando terminé salí andando muy despacio, pero sentí que todo me daba vueltas y me fallaban las piernas.

En ese momento, sentí que los brazos de Cristian alrededor de mi cintura. –Cuidado amor. No sé, yo creo que no te encuentras bien. Espera te voy a llevar a la cama. –Su tono era muy servil y complaciente.

-No pasa nada, es que comí demasiado. –Dije aguantándome las ganas de volver a vomitar.

-No creo que sea eso princesa. Tú… bueno… no hemos tomado precauciones a la hora de estar juntos. –Su voz sonaba dubitativa. –Sé que no entiendo mucho de esas cosas pero, ¿podría ser algo más que una indigestión de la comida? Y como lo llevo pensando unos días compré en la farmacia un test de embarazo. –Acercándome el test a mi mano.

-Bueno… puede ser… y ya hay que salir de dudas y estar seguros. –afirmé.

Fui al baño a hacerme la prueba. Mientras esperaba estaba nerviosa, muy nerviosa por conocer el resultado. Me gustaban mucho los niños y siempre había dicho que tendría hijos, pero estaba nerviosa porque no sabía si sería una buena madre.

Pasó el tiempo que ponía en el test, y me quedé mirándolo. Salí del baño con la prueba en la mano. Con la otra mano me tocaba la barriga. Y le miré a los ojos para ver si él hacía la asociación. Así fue, en cuanto me vio con la mano en la barriga lo supo, y su expresión cambió, de repente estaba sonriendo como nunca antes. Vino y me cogió en brazos para después darme un beso muy tierno.

-Entonces… ¿vamos a tener un bebé? –Preguntó ilusionado. –Es fantástico amor mío, un bebé nuestro… ¡Casi no lo puedo creer! ¿No estás contenta mi vida?

-Sí, es solo que… no sé si sabré ser una buena madre… no sé si sabré cuidarlo bien. – mi voz sonaba triste, y me comenzaron a caer algunas lágrimas. –¿Y si no soy buena madre?

-Princesa, ¿cómo no vas a saber cuidar bien de nuestro bebé si en tu trabajo cuidas de 25 niñitos? Eres la persona más preparada para tener un bebé y cuidarlo. –Tras lo que me abrazó con ternura.

Yo quería disfrutar de lo poco que nos quedaba de viaje, y ahora que ya había asimilado la noticia era maravilloso. Pero Cristian se pasaba de protector, era como si quisiera tenerme dentro de una burbuja para que no me pudiera pasar nada.

-Cariño, ¿Te tranquilizas un poco o me tengo que enfadar contigo? –Dije mirándole seriamente. –Que estoy embarazada y puedo seguir haciendo las mismas cosas que antes, además solo estoy de una semana más o menos. Así que estoy bien. – y le acaricié la mejilla.

-Perdona amor mío, es que estoy tan contento que no quiero que te pase nada y quiero que los dos estéis bien. –dijo tocando mi barriga. Agachó la cabeza hasta ponerla a la altura de mi barriga y apoyó los labios en ella. –Por cierto, ¿qué tal vamos por aquí? –

Yo no pude evitar sonreír y acariciarle la cara. –Cielo, si no será mas grande que una uña, no creo que te oiga.

-Claro que si, porque tú lo oyes, y si estas contenta el bebé también. –Dijo sonriendo de oreja a oreja.

Estábamos paseando y en un escaparate vi unos patucos que eran preciosos de un color azul cielo. Y Cristian se quedó mirándolos también. Entonces vi que sin decirme nada entró en la tienda y al cabo de un momento, que casi no había reaccionado, salió con los patucos.

-El primer regalo de nuestro bebé.- Y me los dio para que los cogiera. Solo pude sonreír y abrazarle.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.