Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 19 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 23

23º- Felicidad sin límites

Pasaron 2 semanas y un viernes me levanté con molestias. Tenía contracciones pero eran muy separas así que no le dije nada a mi marido, ya estaba bastante estresado como para preocuparle, pues sería una falsa alarma.

Se fue a clase como siempre, pero ese día Esme no podía venir, así que estuve sola por la mañana. Pero me dijo que si necesitaba algo que llamara a Adriana. Durante toda la mañana estuve teniendo muchas contracciones, cada vez eran más seguidas y me puse algo nerviosa. Llamé a Adriana y le dije que viniera, que no quería estar sola.

Vino en seguida, pues con mi llamada se había preocupado. Abrí la puerta y la vi algo nerviosa.

-¿Qué ocurre? ¿Te encuentras mal? – Se acercó a mí acariciándome la barriguita.

-Pues… la verdad es que llevo toda la mañana con contracciones pero como eran muy separadas no le dije nada a Cristian para no preocuparle, creía que sería una falsa alarma. – dije temiendo una reprimenda por su parte.

-Pero bueno cuñadita… ¡que maniática! Te dijo Cristian que le tuvieras al tanto de todo. Además parece que si son tan seguidas creo que es que el bebé ya viene. –Cogió su móvil y empezó a marcar un número. –Será mejor que avise a Cristian, si no se perderá el parto.

Al cabo de una media hora llegó Cristian, venía casi sin aliento de lo deprisa que había salido de clase. -¿Por qué no me lo dijiste? Me abría quedado en casa contigo. Eres incorregible mi amor. –Dijo mientras me daba un tierno beso y acariciaba mi barriguita. –Vámonos al hospital y avisaremos a mi padre para que lo prepare todo.

Prepararon algo de ropa para que me llevara y algunas ropitas de bebé que habíamos ido comprando. Pero mientras que lo preparaban todo, noté un dolor en la barriga y algo mojó la cama. Había roto aguas, así que el bebé no tardaría.

-Cielo, no es por preocuparte más pero he roto aguas.-Y vino tan corriendo que casi se tropezó.

Me ayudaron entre los dos a cambiarme de ropa, y Cristian me llevó en brazos hasta el coche. Adriana se puso en el asiento de atrás conmigo y Cristian conducía todo lo deprisa que estaba permitido, pero aún así Adriana iba con el pañuelo blanco por fuera de la ventanilla para que nos dejaran pasar.

No pasó mucho rato hasta que llegamos al hospital, donde nos esperaba Carlisle para atenderme. Me subieron a la sala de partos, y Cristian se quedó preparándose para entrar conmigo.

Yo estaba de los nervios, y necesitaba que viniera a mi lado. Por fin, le vi entrar y se puso a mi lado y le agarré la mano cuando noté otra contracción. Él se quejó. –Princesa, ten cuidado que me vas a hacer daño en la mano…-

-Una mano… ¡ponte en mi lugar, verás como duele! –Dije con cara de enfado.

Se quedó callado por lo borde que me había puesto, nunca le había gritado. Pero Carlisle le miró sonriendo para transmitirle tranquilidad. Tras 2 largas horas al fin terminó el parto, y estaba exhausta de tanto esfuerzo.

-Cristian, siento lo borde que estaba antes, pero dolía mucho... –intenté justificarme.

-Tranquila, lo entiendo, sé que seguro dolía mucho y yo quejándome porque me apretabas la mano. Perdona mi poca consideración. –dijo mientras ponía su frente sobre la mía.

Carlisle volvió sonriendo. Y traía envuelta en una mantita a mi bebé. –Enhorabuena a los dos, habéis tenido una niña preciosa. –Dijo mientras la ponía entre mis brazos.

La miré y era una niña preciosa, era tan bonita… y se parecía mucho a su padre. Solo que con mis ojos, esos ojos tan únicos que según Cristian miraría toda la vida sin cansarse.

-Amor, es nuestro tesoro y es preciosa, y con tus ojos. Esos ojos… que tanto adoro y me enloquecen. –Dijo más sonriente que nunca.

-Es preciosa y se parece mucho a ti, es tan bonita y perfecta como tú. Nadie en el mundo, es tan preciosa y bonita. –Afirmé sonriendo.

-Bueno, tú eres tan bonita y preciosa, que para eso eres su madre. –Me susurró mientras me acariciaba en la mejilla. –Por cierto, ¿qué nombre la vamos a poner? No había pensado en ello hasta ahora, que imbécil soy… -

-Cariño, no digas eso, y bueno no pasa nada. Además yo ya tenía pensado un nombre si era niña. No sé si te va a gustar. Me gustaría llamarla Evelyn, es un nombre que siempre me gustó. ¿Qué te parece? Si no te gusta podemos pensar otro. –Dije mirándole impaciente.

-La verdad es que es un nombre precioso, amor mío. Me gusta. Pues se va a llamar Evelyn. –Afirmó dándome un beso a mí y otro a la niña. –Déjame que la coja, necesito sentirla conmigo, tú la has tenido 9 meses acompañándote.

Y esa escena fue la más bonita que había visto nunca. A mi ángel particular, con nuestra pequeña. Encajaban a la perfección y irradiaban amor que se contagiaba por momentos, y eso hacía que mi felicidad fuera plena.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.