Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 19 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 24

24º- Alegría pasajera

La niña era preciosa, y Cristian estaba como loco con ella. Parecía un niño con un juguete nuevo, estaba a todas horas pendiente de ella. Y a mí me tenía como a una reina.

Pero quería hacer demasiadas cosas y yo veía que se estaba estresando de querer abarcarlo todo, la universidad, el trabajo y a nosotras. Y yo temía que enfermara o algo, me estaba empezando a preocupar, pero como le veía con tanta energía y alegría supuse que serían imaginaciones mías.

Habían pasado 6 meses y la niña crecía por momentos. Una noche tras darla de cenar, la puse en la cuna y fui al comedor donde supuse que estaría Cristian viendo la tele en el sofá. Miré y lo que vi me dejó helada, Cristian estaba tendido en el suelo sin moverse.

Corrí hacia él lo más deprisa que pude y me puse a su lado. –Mi amor, ¿Qué te pasa? –Pero él no respondía. Así que cogí el móvil y marqué el número de mis suegros.

-Carlisle, por favor, necesito que vengas. Algo malo le pasa a Cristian, está en el suelo y no responde cuando le hablo.

-Voy en seguida. – Y colgó

Esperé a que viniera sin saber muy bien que hacer, tan solo estaba al lado de Cristian intentando que me hablara pero sin obtener respuesta. Por fin llegó Carlisle y tenía la cara llena de preocupación.

-¿Cuánto lleva así? ¿Qué ha pasado?- Estaba muy angustiado.

-Pues… no sé, estaba dando de cenar a la niña y cuando fui al comedor lo encontré así. –Dije entre sollozos.

-Le vamos a llevar al hospital para examinarle bien. – Y llamó al hospital para que vinieran a buscarle.

No tardaron demasiado y fuimos con él en la ambulancia y tuve que llevar a Evelyn conmigo porque no podía dejarla con nadie. Cuando llegamos al hospital me tuve que quedar en la sala de espera y en seguida llegaron Esme y Adriana, que las habíamos llamado de camino al hospital.

-¿Qué pasó? ¿Ya se sabe algo? –Dijo Esme con la cara descompuesta.

-Aún no han dicho nada, no sé lo que ha pasado. Después de dar de cenar a la niña, me le encontré tirado en el salón. Me he tenido que traer a la niña conmigo porque sabía que os vería aquí.

Tener a mi niña conmigo, era lo único que evitaba que me cayera al suelo, sabía que tenía que ser fuerte por mi niña, por nuestro pequeño tesoro como la llamaba Cristian. Y tras un largo rato volvió Carlisle con cara muy seria y triste.

-¿Qué le pasa? ¿Qué tiene? –Dije muy angustiada.

-Pues tiene una presión muy grande en el cerebro, no se sabe muy bien a qué se ha debido, pero si no reducimos la presión puede causarle daños permanentes, pero es una operación muy delicada y tiene riesgos.-

-Yo… no sé, que… entonces… -No podía pensar con coherencia, comencé a llorar, y solo pude pronunciar una frase. –Necesito verle.

Carlisle asintió sin más y me acompañó a la habitación pero se quedó esperando fuera, sabía que necesitaba ver a mi marido y sentirle conmigo. Entré con mucho miedo y apunto de llorar, pero me contuve porque sabía que eso no ayudaría a Cristian.

-Mi amor… ¿estás despierto? ¿Me oyes? –Dije y le rocé la mejilla con las yemas de los dedos.

Él movió la cabeza y abrió los ojos. –Mi princesa, estás aquí. –Dijo sonriendo.

-Cariño, dice tu padre que tienes mucha presión en el cerebro. Que algo lo ha causado pero no saben lo que es. – Pero después de la operación todo estará bien.

-No te preocupes, mi amor. Pero la verdad es que, yo sí que sé la causa de la presión. Es que hace poco me pegué un golpe muy fuerte con la mesa al recoger unos papeles que se me habían caído. Pero no te dije nada para no preocuparte, creí que sería una tontería. –se justificó.

-Debiste decírmelo, y debiste decírselo a tu padre para que te mirara. Pero ya no hay que preocuparse por eso. Yo… te amo, y si te pasa algo yo… no sé que haría sin ti. Y nuestro tesoro… tienes que ayudarme a criarla.-dije soltando unas lágrimas.

-Mi princesa, tranquila que no me va a pasar nada. –dijo mientras me besaba en los labios. – Y mi otra princesa… mi pequeño tesoro… es mi alegría junto con mi amada mujer. –dijo mientras la daba un beso en la frente.

Carlisle entró, pues ya se llevaban a Cristian a operar. Y nos dijo que sería una operación muy complicada y larga, que descansáramos un poco, pero yo no podía irme. Y le dije a Esme que cuidara a la niña, mi marido me necesitaba más en esos momentos, pero Adriana se quedó conmigo para que no estuviera sola.

-Nena, tienes que tranquilizarte o al final te van a ingresar a ti también. –dijo abrazándome.

-Yo… no sé qué hacer si le pasa algo. – dije mientras me ponía a llorar de nuevo.

Las horas de espera se hicieron interminables. Cada segundo que pasaba era una lágrima que caía, el dolor aumentaba, pues se calvaba como una aguja, una por cada segundo que no veía a mi amado y eso me estaba matando por dentro.

Mi amor estaba en una operación que no sabía si saldría bien, pero tenía que salir bien, tenía que recuperarse y volver a mi lado, al lado de Evelyn para cuidarnos y amarnos y para que le amásemos tanto como se merecía, como el ángel que era.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.