Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 23 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 33

33º- Buenas noticias

Habían pasado 6 meses, Eric estaba muy grande ya tenía más de 6 meses, y a Evelyn le faltaban algunos meses para cumplir 3 años, y cada día estaba más grande y preciosa.

-Mi princesita, hay que vestirse que nos vamos a ver a la abuela. –dije a Evelyn. Yo fui a vestir a Eric.

-Vae… quero vetido azu. –dijo la niña sonriente.

-El vestido azul no se puede, está sucio. ¿Por qué no te pones el vestido morado que te regaló la tía Adriana? –le comenté a la niña.

-¡NO, NO! Ese no quero, ¡quero azu! –gritó la niña enfadándose, y me dio una patada en la pierna y un empujón.

Como tenía al niño en brazos perdí el equilibrio y empecé a caer al suelo. Intenté tapar al niño para que no se hiciera daño, pero yo si me hice mucho daño caí de costado dándome con una de las patas de mi cama.

-¡AY! –el niño comenzó a llorar al asustarse por mi grito. -¿Has visto? ¿Le podías haber echo mucho daño a tu hermanito. ¡Vete a tu cuarto! Te quedas castigada. –se me estaban saltando las lágrimas a causa del dolor.

-Mami… no quero tar catigada, no guta. –dijo la niña haciendo un puchero.

-Me da igual, ¡vete ya! – dije sin mirarla.

La niña salió corriendo y pude escuchar como lloraba. Yo estaba aún en el suelo a causa del dolor, pero examinaba a Eric en busca de algo que le doliera por si se había dado un golpe, no paraba de llorar.

Todavía no me había levantado cuando escuché la puerta de casa. Era Cristian que había ido a comprar un par de cosas antes de ir a casa de mis suegros. –Amor, ya he llegado, si estáis los tres listos nos iremos ahora. –dijo mi marido muy cariñosamente.

-Cielo, ven a la habitación a ayudarme.-el niño no paraba de llorar, y yo a causa del dolor no me podía levantar.

Oí que en seguida llegó y me encontró en el suelo con el niño, y su cara expresaba miedo. -¿Qué ha pasado? ¿Estáis bien? –preguntó mientras me ayudaba a levantarme y sentarme en la cama.

-Pues la niña, que quería ponerse un vestido que estaba sucio, y no quería ponerse ninguno más. Me ha dado una patada y un empujón. Creo que el niño no se ha hecho nada porque he intentado protegerle del golpe, pero yo me he dado en el costado, con la pata de la cama. –le expliqué mientras me frotaba el costado.

-Amor, ahora que te mire mi padre y nos quedamos más tranquilos. ¿Y la niña? –Cristian estaba más tranquilo después de mi explicación.

-La he castigado y se ha ido llorando. –expliqué algo apenada.

Él salió de la habitación, supuse que para hablar con la niña. Dejé al niño en la cuna que ya había parado de llorar y me quedé en la puerta escuchando.

-¿Cómo está mi tesorito? ¿Por qué lloras? – preguntó mi marido en tono dulce.

-Poque mami ma catigao. Ya no me quere. –volviendo a llorar.

-Si te quiere, pero me ha dicho que le has dado una patada y un empujón, y se ha caído. Mamá se ha hecho daño y tu hermanito casi se lo hace también. –la niña no decía nada. –No puedes hacer eso, se podían haber hecho mucho daño los dos.

-Vae… ¿mami, no me pedona? –preguntó la niña.

-Pues ve a pedirle perdón, pero tienes que prometer no volver a hacerlo, ¿vale, tesoro?- oí las risas de la niña. Y sus pasitos, así que me quedé esperando.

-Me agaché y se quedó a mi altura. –¿Me pedonas? Ya me poto bien, mami. –dijo mirando con cara de arrepentida.

-Esta bien princesita, pero no te pongas así otra vez, no me gusta estar enfadada contigo. –la cogí y la abracé. Cristian se unió a nuestro abrazo. –Cariño coge a Eric que tus padres nos estarán esperando.

Nos montamos en el coche, ya le habían arreglado después del accidente. Y nos dirigimos a la casa de mis suegros. Los niños estaban muy contentos, sobre todo Evelyn. Tardamos poco en llegar ya que no vivíamos demasiado lejos de mis suegros. Y salimos del coche, nos estaban esperando en la puerta.

Esme vino corriendo a abrazarnos a mi y a Eric. –¡Hola! Os esperaba hace un rato. ¿Qué tal? ¿Es que había tráfico?

-No, tu nieta, digamos que ha sacado su lado más rebelde, y por eso hemos tardado algo más. –expliqué sonriendo a medias.

Carlisle cogió en brazos a Evelyn y se puso a hablar con ella. – ¿Qué es lo que has hecho diablilla? –dijo mientras le daba un beso en la mejilla.

-Pue… mami se izo pupa po mi cupa. Pedo fue sin quere. –dijo la niña haciendo un puchero.

-Papá, ¿le podrías echar un vistazo? –preguntó mi marido. –Es que se dio con la pata de la cama en el costado, y bueno me quedaría más tranquilo.

-Claro, vamos adentro. –Dijo llevando a la niña en brazos, y Esme cogió a Eric, para que Cristian me ayudara a entrar en la casa.

Me tumbé en el sofá, y me levanté la camiseta, ya se había formado un buen moratón y me dolía bastante al moverme. Carlisle comenzó a tocarme la zona y no pude evitar soltar un quejido.

-¿Te duele mucho? Es normal, ha sido un golpe fuerte. Pero no es nada, solo que te va a doler hasta que se cure el moratón. Si te duele échate un calmante en spray por la zona, además intenta no cargar con peso para evitar molestias. –me dijo mi suegro con voz amable.

Nos sentamos a cenar y estábamos muy contentos. Mis suegros se estaban riendo y Cristian y yo no entendíamos qué era lo que les divertía tanto. Mi marido se puso a hablar por fin.

-¿Qué es tan gracioso? ¿Es que nos hemos perdido algo? –preguntó muy intrigado, yo también quería saber la respuesta.

-Pues es que estábamos muy felices, además tenemos una noticia que daros. –dijo Carlisle, estaba tan contento que era contagioso. Besó a su mujer en la mejilla y le acariciaba la tripa.

-¡NO! –Dije con una sonrisa en mi boca.- ¡Es fantástico, enhorabuena! –dije levantándome de la silla y dándoles un beso.

-Es que… ¿es lo que creo? –preguntó extrañado Cristian.

-Pues… la verdad es que sí. ¡Vamos a tener un bebé! Estoy de 1 mes. Así que Adriana y tú vais a tener un hermanito o hermanita. –Esme estaba radiante de felicidad.

-Pero yo creí que no podíais tener hijos y por eso nos adoptasteis a Adriana y a mí. –Cristian estaba extrañado.

-En realidad así era, aún no sabemos qué ha pasado, pero está todo bien. Tan solo tengo que guardar mucho reposo. –dijo Esme mirando a su hijo.

-Bueno pues enhorabuena, me alegro mucho por vosotros de verdad. –manifestó Cristian mientras les daba un abrazo a sus padres.

Y Evelyn que lo había escuchado se quedó muy extrañada. -¿Mami, que tene la yaya? – dijo tirando de la manga de mi camiseta.

-Pues que la abuelita va a tener un bebé. –le expliqué.

-¿Dode lo guada? Yo quero mira. –su expresión era de pura curiosidad.

Yo no pude evitar reírme ante su comentario. –No lo guarda, va a ir creciendo en su tripita. ¿Te acuerdas la barriguita que tuve hasta que nació tu hermanito? –le pregunté sonriendo.

-Si, un poco.

-Pues a la abuela le pasará lo mismo, le crecerá la barriguita y luego saldrá un bebé. Y le tienes que cuidar mucho. ¿Lo harás? –mi expresión era relajada.

-Vae, yo quido bebé. –le di un beso a mi hija.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.