Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 29 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 42

42º- Una boda muy especial

Los niños crecían por momentos, era fantástico, Evelyn ya se acercaba a las 7 años, Eric tenía casi 6, Marcos unos 2 años y medio y Raquel había cumplido un añito hacía muy poco tiempo.

La verdad es que todos éramos inmensamente felices, y nos sentíamos muy afortunados, éramos un familia de verdad y nos queríamos muchísimo. Por las tardes, cuando salía de trabajar, solía quedar con Adriana para que viera a los niños y yo ver a Raquel, y nos poníamos a hablar mucho rato.

-Mel, hace una semana decidimos Pedro y yo que nos vamos a casar y lo hemos estado preparando todo, nos queremos y queremos formalizar la relación. –dijo muy alegre.

-¡Me parece fantástico! Hacéis una pareja estupenda y Pedro es un chico fantástico. Ya habrás podido comprobar lo bien que se lleva tu hermano con él. –expliqué.

-Lo sé, y eso me hace muy feliz, es fantástico que las cosas estén tan bien. –suspiró mientras lo decía.

-Bueno ¿y para cuando lo habéis planeado? –pregunté con curiosidad.

-Pues bueno… para dentro de 3 meses. Ya está casi todo listo. –reconoció ella.

-Pero, ¿Tan pronto? Pensé que tardaríais más tiempo. Aunque bueno… supongo que cuanto antes mejor ¿no? –admití mientras la abrazaba.

Al día siguiente habíamos quedado todos para cenar juntos y Adriana y Pedro comunicaron la noticia. Yo como ya lo sabía no me sorprendí, los demás se habían quedado con la boca abierta.

-¿Y cómo es que tú ya lo sabías? –preguntaron al unísono.

-Pues nosotras somos casi como hermanas, y bueno ayer como todas las tardes estuvimos juntas. No pude resistirme. –reconoció mi cuñada.

La cena fue fantástica, todos estábamos muy contentos, pero mis suegros opinaban como yo, que aunque era un poco pronto si se querían pues era lo importante. Era fantástico tener esa familia tan maravillosa, para mí mis suegros eran como mis padres, se preocupaban tanto por mí como lo hubieran echo ellos de seguir con vida.

Los días fueron pasando y llegó el esperado día de la boda. Yo ayudé a Adriana a prepararse, igual que había hecho ella en mi boda. La verdad es que llevaba un vestido precioso.

Yo me había comprado un vestido largo atado al cuello de color azul cielo. Eric iba con unos pantaloncitos cortos grises y una camisa blanca, y Evelyn que se había vuelto una presumida llevaba un vestido del mismo color que el mío pero de manga corta y con pequeñas florecitas rojas adornándolo. Luna era muy pequeñita pero Adriana le regaló un vestido morado, muy bonito.

-Nena, estás preciosa, a Pedro se le va a caer la baba cuando te vea. –señalé mientras la sonreía.

-¿Tú crees? Estoy de los nervios. –admitió ella.

-Así estaba el día de mi boda, pero verás como todo va genial. Además eres preciosa nena, no tienes que preocuparte. –le dije.

Terminamos de arreglarla y yo me fui con el resto de invitados- me puse al lado de Cristian, que estaba con los niños al lado y la pequeña Luna en brazos. Le dí un abrazo y un beso y cogí a Luna.

-Princesa, estás… preciosa. –susurró con una amplia sonrisa.

-Y tú, también estás muy guapo cariño. –dije mientras le miraba a los ojos.

Pero Evelyn con lo presumida que se había vuelto al ver lo que me decía Cristian, le agarró de la mano y tiró para que su padre le mirara. –Papá, ¿A qué yo estoy muy guapa? Soy muy guapa ¿verdad que sí? –preguntó la niña.

-Si mi tesoro, estás muy guapa y tu madre también lo está. –explicó él.

-¡No, yo estoy mucho más guapa! ¡Soy más guapa! –dijo enfurruñándose.

Cristian se quedó perplejo y se empezó a reír. Se agachó para quedarse a su altura cara a cara. –Mi tesoro, claro que estás muy guapa, pero tu madre también. Además ya sabes lo mucho que quiero a mamá, es el amor de mi vida, y siempre la voy a ver muy guapa. Pero tú eres mi tesorito y claro que estás muy guapa.

La niña volvió a sonreír y le dio un beso a su padre y un abrazo. Yo me uní al brazo como pude porque tenía a la pequeña en brazos.

Comenzó la ceremonia, fue preciosa, y los novios estaban emocionados. Después nos fuimos al banquete y todo fue estupendo, la comida estaba buenísima y después de la cena llegó la hora del baile.

Cristian bailó una vez con Evelyn y yo bailé con Eric. Mientras Luna se quedó con Esme. Y después Cristian vino para bailar conmigo, me cogió de la cintura y me agarró.

-Cariño, sabes que nunca se me dio bien bailar canciones lentas… -dije algo sonrojada.

-Princesa, hace muchísimo que no bailamos y sabes que me encanta bailar contigo. –reconoció él.

La verdad es que bailar con él no estaba tan mal, además hacía mucho tiempo que no bailábamos, Cristian tenía razón, y estuve como en el cielo. Tras varias horas por fin se acabó el baile y nos fuimos a casa, los novios se irían de viaje a Grecia.

Llegamos a casa y los niños estaban dormidos, tuvimos que subirlos y acostarlos, estaban muy cansados. Nosotros también estábamos agotados, había sido un día muy intenso. Y ya en la cama nos pusimos a hablar.

-Mel, estabas preciosa con ese vestido, te quedaba muy bien. –admitió Cristian.

-Anda… no digas tonterías, la que estaba guapísima era tu hermana. –repliqué sonriendo.

-Bueno mi hermana estaba muy guapa, pero tú eres la más hermosa del mundo. –concluyó.

Pero enseguida nos dormimos pues el cansancio pudo con nosotros. Al día siguiente era domingo, y estábamos muy a gusto durmiendo abrazados, hasta que notamos que alguien nos saltó encima.

Eran Evelyn y Eric, que habían venido corriendo, y se habían subido encima de la cama de un salto, y nos habían despertado de golpe.

-Papi, mami ¡Queremos salir a jugar! –dijeron a la vez.

-No… pero si es muy temprano… y yo estoy muy cansada… -reconocí dándome la vuelta.

-¡Jo! ¡Queremos ir a jugar ahora! –contestaron casi a voces, y me saltaron encima, me hicieron realmente mucho daño en la espalda.

-¡AY! ¿Por qué sois tan brutos? ¡Me habéis hecho mucho daño en la espalda! –me quejé enfadada.

-Niños, a la habitación hasta que lo mande. No os podéis portar tan mal, le habéis hecho daño a mamá. –contestó Cristian muy enfadado.

-Jo… -los niños pusieron cara triste. – ¡Pero queremos jugar!

-Me da igual, os habéis portado mal, no se puede hacer daño a nadie, y menos a la familia, pedid perdón a mamá o no saldremos a jugar en todo el día. –dijo Cristian muy severamente.

Los niños salieron corriendo de la habitación y se les escuchaba que habían empezado a llorar. Cristian se acercó a mí y me besó en el cuello. –Amor, ¿te han hecho mucho daño? ¿Te doy un masajito a ver si se te pasa? –preguntó muy complaciente mi marido.

-Gracias, cariño. –Me senté delante de él para que me diera el masaje. –Pero has sido muy duro con los niños, sé que no lo han hecho aposta. Es normal que tengan ganas de jugar, aunque las formas de pedirlo no fueran las adecuadas.

-Bueno, ahora cuando termine de darte el masaje iré a hablar con ellos. –me respondió él con la expresión más dulce.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.