Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 10 de octubre de 2009

En el nombre del amor capitulo 6

6º- La recuperación

Me desperté y escuché a mis padres hablar, así que les pregunté. Me contaron que había estado unas horas inconsciente y que me habían hecho las pruebas. En la cabeza estaba todo bien, no había conmoción, pero tenía la pierna fracturada, dos costillas rotas y las magulladuras.

Dijeron que, tendría que estar ingresada un par de días para vigilar la cabeza y por las costillas. Pero a mi no me preocupaba eso, me preocupaba no ver a Cristian por ningún sitio, y le había oído decir que estaría conmigo. “Mel quizás fue fruto del accidente que creíste que te dijo eso”. Me dije a mi misma, pero sabía que de verdad me lo había dicho.

Al cabo de un rato, mi madre me dijo que había venido a verme un chico, que estaba también ingresado en el hospital. Que era un amigo y se había enterado de lo del accidente, que ya volvería cuando hubiera despertado.

Eso me emocionó mucho, me puse contentísima. Pero mi madre se quería quedar por la noche conmigo, la convencí de que se fuera con mi padre que al final le habían dado el alta hacía unas horas porque estaba mejor.

No quería pasar la noche con mi madre merodeando y preguntándome todo el tiempo. Además si era cierto que Cristian se iba a pasar no quería que estuviera mi madre cerca.

Era casi la medianoche, y estaba intentando pensar en todo lo del accidente, que tonta, si hubiera prestado más atención no habría pasado nada de eso. No podía dormir aunque lo quisiera, estaba con demasiadas cosas en la cabeza, sobre todo, todas las cosas que habían ocurrido con Cristian.

Al cabo de un rato llamaron a la puerta, pensé que era la enfermera que venía a curarme las heridas o ponerme medicación y di permiso para que entraran.

Entonces le vi, se quedó apoyado en el marco de la puerta y en cuanto vio que sonreí al verlo, suspiró de alivio. Se acercó lentamente y me cogió la mano.

-¡Vaya susto me has dado! Cuando te vi en la camilla casi me dio un infarto. Casi vuelvo loco al médico preguntando cómo estabas. –Dijo aliviado por verme y tenerme a su lado.

-Siento haberte preocupado, es que me puse la música, iba distraída y no vi al coche. Aunque me han dicho que no es nada grave, pero lo de la pierna va para largo… -Y puse cara de pena, como haciendo un puchero.

-Si lo que querías era verme más solo tenías que decirlo, no hacía falta que casi te mataras para volver al hospital. –Dijo ya bromeando.

Me dio un beso corto, pero intenso, notaba en sus ojos lo mal que se sentía por verme así de malherida. Como si se echara la culpa. Así que decidí hablar con él. –Parece como si te echaras la culpa, y la culpa la tengo enteramente yo por ser tan torpe y distraída. –Dije mirándole a los ojos, pero él evitó mi mirada.

-Si que tengo la culpa, si no te hubieras quedado hasta que acabó la hora de visitas y te hubieras ido cuando chocamos probablemente no te habría pasado nada de esto. –Respondió en tono de reproche, más que hacía mí, era hacía sí mismo.

-No digas tonterías, además yo soy bastante patosa y tengo muy mala suerte, seguramente si me hubiera ido cuando nos chocamos, me habrían atropellado igual y a lo mejor habría quedado más malherida. –Contesté con resolución en la voz.

-Eso no lo digas nunca, si hace falta me pondré yo delante la próxima vez, yo cuidaré de que no te pase nada. –Me dijo con una mirada que no pude resistir.

Era tan tierno y cariñoso que al decirme eso, me incorporé en la cama y me acerqué a su cara para darle un beso. Está vez más largo que el anterior.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.