Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 17 de noviembre de 2009

Amando a un angel capitulo 14

14º- Buenos cambios

Terminaron de examinarla y nos dijeron que tenía unos cuantos golpes y moratones, y no solo recientes. Había lesiones antiguas curadas, con lo que llevaba tiempo siendo maltratada.

Al enterarnos, me puse muy triste, esa niñita tan adorable… era espantoso lo que la estaba pasando. Pero claro, quise saber más sobre el maltrato y la familia de la niña, si es que estaba sola con el padre o qué ocurría.

-Pero, ¿Y su madre? ¿No se ocupa de ella o intenta protegerla? –pregunté algo preocupada al médico.

-Pues por lo que hemos podido saber, la madre está interna en un psiquiátrico, padece de esquizofrenia. Y es el padre el que se ocupa por completo de la niña. –contestó el médico.

-Vaya… pobrecita. –dije muy apenada. –Pero… sabiendo que el padre la maltrata no se la devolverán ¿no? –quise saber.

-No, claro que no. De momento, la llevaremos a un orfanato hasta que se la encuentre un hogar de acogida. –explicó.

Me puse muy triste, la pobre niñita estaría en un orfanato, sola y con suerte la encontrarían un hogar de acogida, pero… era tan adorable, una niñita tan buena y preciosa que no podía dejarla así.

Miré a mi novio, casi estaba llorando pero intenté contenerme para que me viera calmada y se diera cuenta de que no me estaba dejando llevar, sino que decía las cosas en serio.

-Oye, Cristian. Yo no puedo permitir que se la lleven a uno de esos sitios. Es una niña fantástica y quiero estar con ella. ¿A ti qué te parece? –dije mirándole intensamente.

-Pues… no sé, a mi no me hace gracia tampoco que se vaya a un orfanato ni nada parecido. Pero ¿Crees que sabremos ocuparnos bien de ella? –preguntó.

-Claro que sí, ya tenemos edad suficiente, y yo llevo cuidando de mí desde que murieron mis padres, hasta me estuve ocupando de mi hermano. Pero solo si tú quieres, no quiero obligarte a nada. –dije algo temerosa.

-Si me lo pides con esa mirada… no puedo negarme. Además reconozco que es una niña fantástica. Está bien, y bueno… siempre podemos pedir ayuda a mis padres en lo que necesitemos. –respondió contento.

Yo comencé a dar saltos de alegría y le abracé muy fuerte, él se reía de lo contento que estaba y de mi reacción. Pero el médico carraspeó, pues seguía a nuestro lado, al oírle me sonrojé y me calmé.

-Bueno supongo que si que pueden adoptarla, pero claro tienen que hacer determinados trámites y un juez tiene que declarar que el padre no es apto para cuidar de esa niña. Pero he visto cómo trataban ustedes a la niña y voy a dar un informe positivo. Seguro que con ustedes estará muy bien. –comentó el médico.

-Muchas gracias, de verdad. ¡Ojala que podamos adoptarla! –dijo Cristian.

El médico se marchó y yo me puse otra vez a dar saltos y a abrazar a Cristian, estaba tan contenta, que no tenía casi palabras. –Cielo, gracias de verdad, es que desde que he conocido a esa niña no he parado de pensar en lo que la pasaría. –le di un beso en la mejilla. –Seguro que eres el mejor padre del mundo. –al decir esto, él sonrió.

Llamamos a su madre desde el hospital, la dijimos que viniera que estábamos bien pero que teníamos que hablar con ella y con Carlisle. Una vez que llegó Esme nos fuimos al despacho de Carlisle para tener tranquilidad y nos sentamos.

Les estuvimos contando toda la historia, cuando vi al hombre pegando a la niña, que llamé a la policía y la historia de la madre y los continuos maltratos. Y les dijimos lo de la adopción.

-Pero ¿no sois demasiado jóvenes? Además, vosotros lleváis juntos muy poco tiempo. –dijo Esme algo preocupada.

-Cuidar a un niño es mucha responsabilidad, no sé si os dais cuenta de dónde os metéis. –añadió Carlisle.

-Claro que sí, papá. No queremos que esa niña esté sola. Sabemos que es mucha responsabilidad pero queremos hacernos cargo de ella. –respondió Cristian muy firme.

-Bueno, en tal caso no objeto nada, pero si necesitáis ayuda o cualquier cosa no dudéis en pedirla, ¿De acuerdo? –dijo en tono más relajado.

Llamamos a su hermana para darle la buena noticia, y se alegró muchísimo, dijo que así tendría una sobrinita para mimarla. Y nosotros estábamos contentos de que su familia hubiera aceptado tan bien la noticia.

Pero para adoptarla había que seguir muchísimos procedimientos, para empezar nos hicieron una evaluación para saber si estábamos preparados para cuidarla, vinieron a casa para ver si era un hogar adecuado para la niña. Habíamos preparado una habitación la que sería para ella.

Todo estaba saliendo muy bien, íbamos todas las tardes a estar con ella al centro de acogida, pues hasta que no fuera oficial que el padre no era apto para tener su custodia no podíamos llevarla a casa.

Una de las tardes la niña nos saludó con un abrazo y un beso como hacía siempre y le dijimos que ya faltaba poco para que pudiera venirse a casa.

-Entoces… ¿tendé nuvos papis? ¡Yupi! –dijo la niña pegando saltitos.

-Pues si, nosotros seremos tus papás, si tu quieres. Vendrás a casa con nosotros. ¿Te gusta la idea? –le pregunté acariciando su pequeña mejilla.

-Siii, tú nuva mami y tú nuvo papi. –dijo mientras nos miraba.

Casi sin darnos cuenta llegó el juicio, en el que se sabría si le quitarían la custodia al padre para poder adoptarla. Fuimos los dos, con el abogado de la familia de Cristian. La niña también vino pero tuvo que estar con la asistente social mientras.

Yo estaba muy nerviosa, tenían que interrogar al padre; y el juez con todas las pruebas y su testimonio, además de con los de la asistente social y los nuestros, valoraría el caso.

La asistente social, nos dijo que nuestra evaluación era positiva, que el hogar era adecuado para la niña y que veía que realmente la queríamos y cuidábamos. A pesar de eso, tenía los nervios a flor de piel, Cristian intentaba darme valor y tranquilidad pasando su brazo por mis hombros.

El juicio dio comienzo, lo que me puso algo más nerviosa. –Todos en pie, preside el honorable juez Juan Cárdenas. –dijo el alguacil.

Nos levantamos y luego el juez dio permiso para que se sentara toda la sala. El juez comenzó a revisar el expediente. Y miró al abogado de Walter, se llamaba David Valero, y era un hombre prepotente, conocido por intentar amañar los juicios.

Todo eso, nos lo había contado el abogado de la familia de Cristian, era un abogado muy respetado y buena persona, se llamaba Alfonso Olmedo. La verdad es que nos había aconsejado en todo muy bien y él realmente estaba convencido de que podríamos adoptar a la niña.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.