Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 22 de noviembre de 2009

Amando a un angel capitulo 20

20º- Regresa la normalidad

Cristian estuvo unos días conmigo y cada vez estaba más tranquila. Lo cierto, es que estaba muy recuperada de la espalda, pero Carlisle no se quiso arriesgar, así que fue muy exigente. No me dejaba caminar sin ayuda, durante un mes tenía que estar dependiendo de que me ayudaran a ir a los sitios.

Como Adriana estaba sin trabajo, era ella quien me ayudaba mientras me terminaba de recuperar. Nos llevábamos muy bien, éramos muy amigas y me ayudaba mucho con todo.

Y casi sin darme cuenta había pasado el mes, que tan largo se me había hecho. Estaba muy a gusto pasando los días con Adriana pero deseaba poder hacer las cosas por mi misma.

Ese día que ya Carlisle había dicho que podría hacer vida normal, pero si que sentía algún dolor o molestia debía decírselo. Yo accedí con tal de que pudiera hacer la vida con normalidad.

Esa tarde le pedí a Adriana que se llevara a Gabriela, necesitaba un día para mi amor y para mí. Salí a comprar unos bombones y algo rico para cenar. Preparé la casa y dejé lista la cena. Además me puse un picardías muy bonito que me había comprado azul cielo.

Me fui a la habitación a esperar a mi amado, de paso descansé un poco, pues era el primer día que había hecho cosas por mi misma desde hacía varios meses, así que estaba algo cansada.

Estaba algo adormilada, pero se me pasó en cuanto escuché el sonido de las llaves abriendo la puerta. –Preciosa, ya he llegado. –dijo Cristian en voz bastante alta.

Pero no dije nada, quería que se llevara una sorpresa. Yo le esperaba en la cama con el picardías y los bombones. Oía los pasos de Cristian por la casa cada vez más acelerado, hasta que se abrió la puerta de la habitación y se asomó con la cara llena de miedo.

En cuanto me vio ese miedo desapareció y tuve la satisfacción de ver como se le quedaba la boca abierta. Eso me hizo sonreír, la verdad es que era muy gratificante ver su reacción. Le hice un gesto con la mano para que se acercara a la cama.

Se puso a mi lado y me acarició la mejilla. –Estás… preciosa, perfecta… - balbuceaba mirándome con pasión.

Pero le callé con un beso, él me agarró para que estuviéramos más cerca el uno del otro. Le moví para que se tumbara conmigo en la cama, y seguimos besándonos. Estaba deseosa de estar junto a él, pues desde lo de mi espalda no habíamos podido hacer nada, debido a mi lesión.

Le necesitaba con urgencia, y se notaba que a él le ocurría lo mismo.-Eres estupenda, no me esperaba este recibimiento. Y ese conjunto… me has dejado sin aliento cuando te he visto. –comentó Cristian sin dejar de mirarme a los ojos.

Con su mano acarició lentamente mi cuello y sentí un escalofrío de placer. Fue como una chispa que me encendió. Le cogí de la camisa para que se colocara encima de mí, necesitaba sentirle más cerca.

Comencé a desabrocharle la camisa, mientras él no paraba de besarme y de acariciarme a través del fino picardías. Eso me ponía nerviosa y me hacía más difícil desabrocharle los botones. Pero finalmente lo conseguí y se la quité, era tan maravilloso que hasta parecía un sueño.

Me dispuse a quitarle los pantalones, pero en esta ocasión, él que estaba cada vez más encendido se los quitó junto con la ropa interior, y no pude evitar admirar ese cuerpo tan perfecto que tenía delante.

-Creo que no estamos igualados. –Dijo mirando mi picardías.- me parece que como no te quite ese picardías voy a enloquecer. –añadió sonriendo y volviendo a besarme, esta vez de forma mucho más intensa.

Me quitó el picardías y por unos segundos nos quedamos admirándonos mutuamente. Pero sentí vergüenza, sabía que me había visto muchas veces así, no obstante, cuando me miraba de esa forma no podía evitar ruborizarme.

-Preciosa, me encanta cuando te sonrojas, haces que te vea mucho más linda. Pero necesito sentirte conmigo. –comentó, y sin darme tiempo a responder me besó intensamente en los labios.

Me agarró y nos giramos, haciendo que yo quedara colocada encima de él, y nuestras zonas íntimas se rozaron, fue inevitable soltar un leve suspiro, y eso le hizo sonreír. Se notaba que también estaba deseoso de que estuviéramos juntos.

No tardó en penetrarme y me hizo estremecer. Comencé a moverme despacio, besándole por el cuello y los labios, le acariciaba su pecho desnudo con mis manos. Fue como un interruptor, porque en ese momento me agarró fuerte de las nalgas y comenzó a moverse muy deprisa.

Yo le seguía en ese rítmico baile de pasión y placer, era inevitable que gimiera, sentía muchísima excitación y placer. Acerqué mis labios a su oído y comencé a murmurar. –Mi amado, dame más, te necesito… necesito más…- dije entre gemidos.

-Me vuelves loco… te amo. –contestó él.

Nos volvimos a besar, y no pude evitar darle pequeños mordisquitos en el labio superior, él rió entre dientes, y sus movimientos fueron más salvajes y rápidos. Eso me hacía sentir más y más placer, no conseguía pensar con claridad, creo que no conseguía ni pensar…

-No pares… necesito más… no pares… -repetía yo entre gemidos.

Él me besaba por cada parte a la que llegaba sin dejar de moverse. –Me estoy enloqueciendo al verte tan excitada, y me encanta… -contestó volviendo a besarme.

Seguíamos en ese baile tan intenso, y al cabo de un rato, yo me movía muy deprisa y sentía mucho placer, entonces sentí como se estremeció y soltó otro gemido. Pero no se apartó, al contrario, volvió a moverme con más intensidad.

Sentía sus fluidos dentro de mí, pero necesitaba más y más placer y a él le ocurría lo mismo, seguimos en ese baile de pasión. Sería una noche para el recuerdo de los dos, una noche de pleno amor y en la que nos entregamos sin reservas…

A la mañana siguiente me desperté y encontré una nota en la almohada. “Esta noche ha sido inolvidable, te amo. Cuando despiertes estaré esperándote para desayunar juntos”. Al leerla no pude evitar sonreír, recordando la maravillosa noche que habíamos pasado, dándonos tanto amor y placer.

Encontré su camisa en el suelo, me la puse y abroché algunos botones, me dirigí hacia la cocina y allí estaba sentado con una sonrisa que casi no le cabía en la cara.-Buenos días, ¿has dormido bien, preciosa mía? –preguntó.

Se levantó de la silla, me agarró de la cintura y me besó muy tiernamente en los labios.-Pues lo cierto es que he dormido muy bien. –contesté abrazándole fuerte. –Esta noche ha sido maravillosa… -al recordarla me sonrojé.

Él se rió entre dientes. –Te pones tan linda cuando te sonrojas… -comentó mientras me acariciaba las mejillas. Después volvió a besarme y nos quedamos un largo rato abrazados.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.