Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 13 de noviembre de 2009

Amando a un angel capitulo 7

7º- El amor es complejo

Allí estábamos frente a frente, él tenía una cara muy fría, de verdad estaba muy enojado conmigo. En parte le entendí, si él hubiera estado en peligro por una cabezonería también me habría enfadado mucho.

Pero no soportaba verle así de serio, siempre había sido tan cariñoso y caballeroso, que me dolía mucho su actitud. Entonces movió la cabeza sin dejar de mirarme y noté que abría la boca para hablar.

-No sé cómo has sido capaz de hacer algo así. ¿Te das cuenta de lo que te podía haber echo Enrique? – su voz sonaba demasiado severa, y no pude evitar derramar algunas lágrimas pero no hablé. –Con lo importante que eres para mí, y tú poniéndote en peligro por una tontería.

-Lo siento, pero creí que era la única forma para que no os hiciera nada, yo os he cogido mucho cariño, y lo último que quería es que mi hermano os hiciera daño a alguno de los 4. De verdad que lo siento… -pero no pude seguir porque comencé a llorar con más fuerza.

-Creí que valorabas más tu vida y que yo te importaba un poco como para no ponerte en peligro de esa forma. –sus represalias se me clavaban como agujas en el corazón.

Le miré, aunque casi no distinguía su cara a causa de las lágrimas, parecía que su gesto se había suavizado. Levantó una mano y me acarició la mejilla, sabía que ya no estaba tan enfadado, no tanto al menos…

-Lamento todo esto, no quería que te enfadaras conmigo, eso hace que me duela el alma, es lo peor que me puede pasar. Peor incluso que lo que casi me hace mi hermano… -Entonces me arrepentí de haber dicho eso y me tapé la mano con la boca. –Perdona… no quería decir lo que he dicho.

Noté que tenía los puños apretados, pero enseguida relajó la postura, y me miró. Entonces sentí como con su mirada me traspasaba. Siguió hablando.

-No sabes lo preocupado que he estado desde que me lo contó mi madre. No hacía más que pensar en lo que te ha podido hacer ese imbécil… Aunque bueno… Adriana me ha contado lo que escuchó y como te encontró… -apretó los dientes pero enseguida se relajó.

-Bueno entonces no hace falta que te diga nada más, no quiero recordarlo.- dije tocando su mano con la mía.

-Pero deberías decírmelo, para que te vayas preparando, en el juicio vas a tener que contarlo. Además, tú eres mi preciosa y linda chica, necesito saberlo, no me quedaría tranquilo si no. –dijo ya con la mirada más relajada.

-Pues bueno… no voy a darte muchos detalles, pero me dejó en ropa interior y me… - dudaba en si decirle todo o no.- y… bueno… estuvo tocándome por donde pudo… Yo... intentaba liberarme pero era demasiado fuerte para mí. Y bueno… antes de que hiciera nada más llegó tu hermana –terminé de contar, con miedo a su reacción.

-Amor, siento no haber podido estar allí, Sólo de imaginármelo… me pongo furioso. –dijo muy agresivo, pero me miró y al ver que seguía llorando suavizó su gesto. – Pero ahora estás a salvo y a mi lado…

-Te echaba de menos… solo veía tu cara, como si en mi subconsciente estuvieras conmigo y así no me fuera a pasar nada. –me acurruqué en su pecho y él me apretó con fuerza.

-Bueno me ha dicho mi madre que le tendrán detenido, así que ya me quedo más tranquilo. Pero de todas formas, no vas a estar sola ni un momento, no después de todo lo que ha ocurrido. –prometió.

-Yo… tengo miedo a volver a verle en el juicio, o a que se escape… - me agité pero Cristian me acarició los cabellos para calmarme.

-Jamás volverá a tocarte, yo voy a estar contigo siempre para protegerte, eres maravillosa y no voy a consentir que nada ni nadie te dañe. –se movió para llegar con sus labios a los míos.

En ese momento todo desapareció, lo ocurrido con mi hermano, el dolor de verle tan enfadado. Fue un beso muy intenso, comencé a acariciarle por la nuca, y él me besó por el cuello.

Empecé a respirar con dificultad, pero me encantaba esa sensación, era maravilloso, como un mundo aparte en el que estábamos. Pero tocaron a la puerta y salimos de ese pequeño mundo. Nos reímos entre dientes y Cristian dio permiso para entrar, mientras me sentaba a su lado.

Eran sus padres, que entraban con una sonrisa al vernos juntos y sonriendo. Esme abrazó fuerte a su hijo y su padre me acarició el brazo.

-Bueno, nos alegramos de que esté todo solucionado. De verdad estábamos muy preocupados por los dos. –explicó Carlisle.

-Ya.., bueno pero ahora que estáis aquí, os quería decir, que ya mañana volveré a mi casa. Como han detenido a mi hermano no tengo que temer y así no os molestaré más. –me expliqué.

-No, no lo voy a consentir, no puedes estar allí sola. No voy a dejarte sola. –juró Cristian. –Si tú quieres, me voy a tu casa contigo, de esa forma no estarías sola y yo me quedaría más tranquilo.

-Pues no sé… a mí me haría muy feliz pero no quiero molestar, os causo muchos problemas y me siento fatal por ello. –dije algo apenada.

-No es molestia, ni problema. Yo quiero estar contigo y protegerte. Así que está decidido, me voy contigo y bueno… es una buena forma de conocernos mejor y poco a poco.

Me abracé a él, estaba realmente contenta. Era un chico maravilloso, guapo, simpático, romántico, protector y que parecía que de verdad sentía algo por mí. Era la primera vez que me sentía querida desde la muerte de mis padres. Al fin podía ver algo de luz en mi vida, la luz que me proporcionaba este chico, con su preocupación y atención hacia mí.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.