Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 4 de noviembre de 2009

En el nombre del amor capitulo 48

48º- La plena felicidad

Habían pasado 8 meses y me faltaban muy pocos días para dar a luz, Cristian no me dejaba hacer nada sola, siempre había sido muy protector en ese sentido, a veces hasta era agobiante, pero sabía que lo hacía para que no nos pasara nada.

Estando así ya no iba a trabajar, me había cogido la baja y las horas en casa se me hacían demasiado largas. Pero casi no me podía mover con la barriguita tan prominente.

Una de las mañanas me desperté y Cristian estaba desayunando para irse. Me incorporé y sentí un dolor agudo en la tripa, y después se empaparon las sábanas, había roto aguas.

-Cariño… no es por ponerte nervioso, pero… acabo de romper aguas. –dije bastante tranquila.

Oí que venía corriendo, le miré y hasta traía la tostada en la boca, y cuando me vio se le cayó y se quedó con la boca abierta. Empezó a dar paseos por la habitación muy deprisa. –Ya viene el bebé, ya viene… -repetía.

-Cristian ¿Te encuentras bien? Cielo, no es por alarmarte pero tenemos que ir al hospital. – contesté poniéndome algo nerviosa. –Además esto ya lo hemos pasado las otras veces, cálmate, que estás tú peor que yo.

-Vale, perdona princesa, es que me ha pillado de sopetón. –se acercó a mi y me cogió en brazos empezó a caminar. Pero estaba en pijama, y me empecé a reír a pesar de las contracciones.

-¿De qué te ríes? ¿Qué pasa? –preguntó extrañado y se paró en el comedor.

-Cariño, que estás con el pijama, yo creo que tendrías que cambiarte de ropa. –respondí riéndome.

Él se rió al darse cuenta y me tumbó en el sofá para volver a la habitación y vestirse. Menos mal que los niños estaban en el colegio y Luna en la guardería. Así que cuando se vistió, me cogió de nuevo en brazos y me montó en el coche.

Durante el camino yo llamé a Carlisle para avisarle de que ya llegaba el bebé. Y nos dijo que había ningún problema, lo tendría todo listo para nuestra llegada. Aparcó al lado de la puerta y ya nos esperaba su padre con una silla de ruedas.

-Ya está todo listo, te subiremos a la sala de partos. – dijo Carlisle con tranquilidad.

Me subieron a la sala de partos y Cristian se puso la bata para poder pasar conmigo. Ya sabía como me había puesto las otras veces, así que se limitó a acariciarme los cabellos mientras le apretaba la mano cada vez que tenía una contracción.
No tardé mucho en dar a luz, además ya sabía a lo que me enfrentaba y fue bastante fácil en esta ocasión. Y no pude evitar sonreír al oír el llanto del bebé, era tan maravilloso que casi parecía imposible.

Carlisle se acercó con el bebé en brazos y sonriente. –Es una niña preciosa, enhorabuena.

-Es estupendo, mi princesa. Se llamará Gabriela, aún recuerdo lo que hablamos al enterarnos de tu embarazo. ¡Estoy tan feliz! Otra niñita preciosa como su madre. –mientras hablaba se le veían iluminados de alegría los ojos.

Al cabo de unas horas, vinieron Esme con Marcos, y Adriana y Pedro con Raquel y con nuestros 3 hijos para conocer al nuevo miembro de la familia.

Ahora la felicidad se tocaba con los dedos, era una sensación tan maravillosa, tenía todo lo que podía desear, un marido maravilloso, que me había dado 4 hijos, que eran lo más bonito que teníamos.

Siempre había pensado que no iba a conseguir ser feliz nunca, y a pesar de los malos momentos como la pérdida de mis padres, podía contar con una familia maravillosa y que siempre me ayudaba.

Esta noche Cristian se quedó con nosotras en el hospital. A las 2 de la madrugada me desvelé. Y llamé a Cristian. –Cariño, ¿estás despierto? Es que no puedo dormir. –pregunté.

-¿Qué te ocurre, mi princesa? –preguntó intrigado.

-Es que bueno… no sé parece que cuando somos felices pasa algo que lo estropea, algo malo y no sé, tengo la sensación de que esas cosas pasan porque no merezco ser feliz. –contesté algo apenada.

-Mel, mi amor. Eso nunca lo digas, tú eres una mujer fantástica, mereces lo mejor del mundo. Tenemos esta familia tan estupenda y es todo gracias a ti. Además hemos sufrido muchísimo merecemos ser felices. Así que debemos intentar querernos mucho y ser felices en el nombre del amor, que el amor es lo más importante del mundo.

Y así nos fundimos en un tierno beso, muy intenso, de los que conseguían dejarme sin respiración. La vida me había dado tantas cosas maravillosas que Cristian tenía razón, debíamos vivir ese amor y disfrutarlo, y sobre todo al lado de nuestros cuatro maravillosos hijos que tantas alegrías nos habían dado.

FIN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

Cris dijo...

muy bonito! precioso! bss

Lulai dijo...

Guau guau... me ha tomado solo dos tardes leerlo completo... Sorprendente... Tragico en agunas ocaciones... Pero por sobre todo muy bueno...

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.