Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 26 de diciembre de 2009

Destino caprichoso capitulo 24

24º- Celos e inseguridades

Decidí disimular todo lo que pude, respiré hondo y entré en la habitación con una sonrisa. Saludando a Pedro y acercándome a Cristian para darle un tierno beso en los labios.

-Te echaba de menos… -dijo suspirando.

-Y yo. –admití sonriendo. –Adriana y yo hemos estado comiendo algo, es que… no había comido nada desde ayer. –admití agachando la cabeza.

-Preciosa, eso no está bien. Te tienes que cuidar, sobre todo por el bebé. –contestó un poco serio.

Pedro simuló que tosía pero más bien parecía una risita contenida. –Bueno parejita, yo me voy a recoger a Adriana. –comentó.

-Yo que tú, no iba con prisas en el coche, mi hermana es… una obsesa de la moda, y cuando dice que tarda dos horas en arreglarse, tengo comprobado que es algo más. –dije sonriendo. –Tómatelo con calma, si no quieres aburrirte mucho esperándola.

-Gracias por el consejo. –respondió y se marchó.

Se marchó y yo me quedé a solas con Cristian en la habitación, le abracé y me arrimé mucho a él, saboreando su dulce aroma. Era placentero estar entre sus brazos, como si mi cuerpo estuviera hecho para estar entre ellos.

Aunque me empecé a acordar de la conversación, lo de casarnos aunque tenía algo de miedo, estaba segura de lo que sentía por él, pero lo de la tal Elena… me había trastornado…

Me aparté un poco de él, y me miró con gesto de total extrañeza. -¿Qué te pasa, mi princesa? –preguntó intrigado.

-Pues… no sé en realidad es una tontería… -no sabía como abordar el tema aunque se me había ocurrido una idea. –Es que… bueno tú sabes que yo nunca había estado con ningún chico a causa de la violación, pero yo no sé si tú has estado con más chicas… -expliqué algo retraída.

Me miró a los ojos y comenzó a reírse a carcajada limpia, yo me quedé mirándole sorprendida, lo que menos me esperaba es que se fuera a reír de mí. Estaba hasta molestándome su actitud, no se tomaba en serio lo que quería hablar con él.

-Preciosa, perdona que me ría pero no sé, no te pega para nada la actitud celosa. –contestó aún riéndose. – Pero si tanto interés tienes en saberlo pues te lo diré. Tan sólo he estado con una chica, y no llegó a ser nada demasiado serio.

-Pero… ¿Tú estabas enamorado? –pregunté deseosa de conocer la respuesta.

-Lo cierto… es que llegué a quererla muchísimo, pero se portó muy mal conmigo, me engañó con mi mejor amigo. –contó en tono triste.

-¡Qué estúpida! tú eres perfecto, un ángel del cielo... –contesté con la mirada encendida.

-Preciosa, me encanta que digas esas cosas. –dijo acariciando mi mejilla y mirándome con amor. –Tú eres la persona que más quiero en este mundo, nunca quise tanto a nadie en mi vida, me tienes enamorado y como hechizado… Te amo. –tras lo que me dio un beso muy tierno.

Esas palabras eran lo que necesita pero… una parte de mí, dudaba, me hacía pensar que esa chica fue más especial para él de lo que me había dicho. Tenía miedo, de que lo que sentía por mí no fuera tan intenso.

-¿No me crees? –preguntó casi molesto.

-No es eso… es que bueno… seguro que fue más especial de lo que dices y que llegasteis a tener algo más que citas y besos… - contesté.

Estaba celosa, y mucho, los celos me estaban recorriendo cada parte de mi ser y de mi cabeza, no podía parar de pensar en cómo sería, seguramente guapísima, una chica perfecta, la ideal para Cristian, yo a su lado no valía nada.

-Estás celosa, y lo peor es que no me crees. Pensaba que confiabas en mí. –respondió enfadado.

-Y confió en ti, pero yo no tengo nada, no soy nada, y seguro que ella era perfecta. –respondí.

No era yo la que hablaba, era esa vena celosa, nunca había sido celosa, no había tenido tampoco a nadie para ser celosa. Pero le quería tanto… era la primera vez que me enamoraba, no podía ni imaginar cómo me sentiría si Cristian se marchaba de mi lado…

-Pero mira que eres boba… -dijo

-A mi no me digas eso, si no quieres hablar del tema es porque algo tienes que ocultar. –contesté molesta.

Lo que había empezado como una conversación inocente para enterarme de más cosas de esa Elena, se estaba convirtiendo en una discusión. Sabía que no debía seguir por ese camino y que no tenía que contestar así de enfadada, pero no podía evitarlo, no pensaba en lo que decía…

-¿A qué viene esa actitud? Pensaba que tan solo estábamos hablando. –respondió algo enfadado.

-Mira, déjame en paz. Eres un idiota, no entiendes nada… -dije alzando la voz.

-Desde luego que no entiendo tu actitud de niña celosa y estúpida. –contestó muy borde.

-Pues entonces casi es mejor que me vaya… -respondí, cogí mis cosas y me marché dando un portazo.

Salí corriendo de allí, no podía creer la actitud que había tenido, esos celos y actitud de niña pequeña, pero esa bordería de Cristian tampoco era normal, pero yo era demasiado orgullosa como para ceder y pedir perdón, en todo caso que me pidiera perdón él.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.