Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 22 de enero de 2010

Amor eterno capitulo 15

15º- Pasión animal

Él me acariciaba por todas partes, su tacto gélido me estremecía, a pesar de su fría piel, su tacto era suave, delicado como la seda, las yemas de sus dedos me tocaban por todas partes y yo cada vez estaba más encendida.

Cogí su mano y la bajé hacia mi intimidad, vi que estaba algo dudoso. –Tranquilo, sé que no me harás daño, tan solo déjate llevar. –dije casi en un susurro.

Él suspiró y esbozó una dulce sonrisa. Y comenzó a acariciar mi intimidad, yo empecé a gemir de placer. Mientras yo busqué su miembro con mi mano y comencé a acariciarlo, él se estremeció.

Um… Mel… sigue… -dijo entre gemidos.

Lo hice más rápido y él incrementó sus gemidos, fue como si fuera un mechero y se hubiera encendido. Porque me cogió por la cintura y me embistió penetrándome. Yo emití un sonoro gemido.

Se movía muy rápido y ambos sentíamos mucho placer, nuestras respiraciones eran entrecortadas, y yo sentía como se aceleraba mi corazón, parecía que se iba a salir de mi pecho, pero me sentía muy bien.

En ese momento, vi como Cristian se dio la vuelta, yo me quedé encima y comencé a moverme. Él subió las manos hacia arriba, y se agarró al cabecero suspirando y gimiendo de placer.

Empecé a oír como crujía el cabecero y se hicieron dos grandes boquetes, pero estaba tan excitada y sentía tantísimo placer que no hice caso, seguía moviéndome de forma acompasada.

Así llegamos juntos al clímax, yo le besé de forma muy dulce en los labios, él me correspondió de manera tierna al beso. Pero volvió a moverse, sonriendo de forma muy fiera. Mi placer se incrementó otra vez, gemía de forma intensa y al oírme Cristian volvió a moverse rápidamente.

Mi cuerpo no asimilaba tanto placer junto, la excitación era cada vez mayor, sentía ese fuego por dentro, estaba encendida, y su gélido tacto me hacía estremecer, era como un soplo que me daba fuerzas para poder seguir en ese frenético baile animal.

Volvimos a llegar al clímax dos veces más, yo estaba algo cansada, había sido una tarde muy larga, tanto que se nos había hecho de noche, me abracé a él para descansar un rato, pero claro, solo yo estaba cansada…

-¿Y lo del cabecero a qué ha venido? –pregunté con una sonrisa.

-Ya te he dicho muchas veces, que al estar cerca de ti pierdo el control. Y haciendo lo que estábamos haciendo no pensaba con claridad, bueno… creo que no pensaba… me dejaba llevar… -reconoció con una sonrisilla de pillo.

Sonreí y le di un tierno beso en los labios, y él cogió mi cara entre sus manos. –Menos mal que no te hice daño, no me lo hubiera perdonado. Pero es que lo de hoy ha sido… ha sido algo único… -dijo suspirando y esbozando una buena sonrisa.

-Lo sé, ha sido estupendo… -contesté sonrojándome muchísimo.

-Pero ha sido único porque yo no me había entregado a ninguna chica. En mi vida humana no llegué a amar a nadie, y en mi vida de vampiro tampoco me había enamorado hasta que te conocí. Eres mi ángel particular, mi preciosa y dulce chica. –dijo poniendo su frente sobre la mía.

Aunque claro, tantas horas de amor y de pasión desenfrenada tuvieron su efecto y caí en un profundo y placentero sueño, recordado lo ocurrido por la tarde, cada beso, cada caricia, y por la mañana me desperté con una sonrisa en los labios.

Abrí los ojos, y allí estaba, abrazada al chico perfecto, estaba despierto evidentemente y me miraba con sus profundos ojos azules, encendidos, me perdí en ese mar tan azulado y dulce…

-Buenos días, mi querida y linda chica ¿has dormido bien? –preguntó acariciando mis mejillas.

-Sí, mucho. –respondí sonriéndole.

-Sonreíste mucho esta noche, ¿puedo saber con qué soñabas? –preguntó acercándose más a mi.

-Pues soñaba con lo que hicimos, con tus besos, tus caricias… -dije mientras le besaba y acariciaba.

Él suspiró y se rió entre dientes. –Entonces fue un sueño muy bueno. Si yo pudiera soñar, también soñaría con lo de anoche. –admitió alegre.

Yo empecé a besarle por el cuello, entre lo que habíamos hecho, el sueño que había tenido y hablar en ese instante del tema, me encendí de nuevo… le besé apasionadamente y a acariciarle por todos lados.

-Preciosa, si empiezas así voy a perder el control… hace un par de horas que empecé a sentir sed; y mi autocontrol está muy bajo, no quiero lastimarte. Además vas a llegar tarde al trabajo si no te vistes. –contestó dándome un beso muy corto pero dulce.

-Está bien… -dije haciendo un puchero.

-Eres adorable. –contestó cogiéndome de la cintura y abrazándome.

Él se vistió en seguida, casi no me había puesto a buscar la ropa y él a una velocidad increíble se había puesto toda su ropa. Yo buscaba y buscaba y no encontraba nada, las desventajas de haber tirado la ropa por la habitación a causa de la pasión, y no encontraba nada.

-Me parece que buscas esto, ¿Verdad? –dijo riéndose.

Le miré y allí estaba él con mi ropa interior en la mano, yo me sonrojé, y él a velocidad poco humana se acercó a mi y me rodeó la cintura con sus brazos. –Pero mira que eres boba, me encanta que te sonrojes… -contestó aún entre risas.

-Tendría que coger la ropa para ducharme y vestirme. –dije mirándole.

-Pero estoy muy a gusto contigo entre mis brazos… -contestó haciendo un puchero.

-Seguramente yo lo estoy más, pero yo tengo que trabajar y tú tienes que calmar tu sed. –dije simulando ponerme seria.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

OOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
Me ha encantado ^^
Que bonito y que pasional
Espero la continuacion muy pronto

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.