Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 25 de enero de 2010

Amor eterno capitulo 19

19º- Cuidados y atenciones

Me alegraba que todo se hubiera solucionado, estar enfadados no me gustaba, sentía que al estar enfadados estábamos muy lejos y era una sensación muy angustiosa y me ponía tremendamente triste.

Menos mal que todo volvía a la normalidad, al menos con Cristian, pero claro, lo de mi hija… su rechazo había sido lo que más me había dolido de todo, y no pude evitar ponerme a llorar al pensarlo.

-¿Por qué lloras? –preguntó preocupado.

-Por lo que me dijo Evelyn… - dije entre sollozos.

-Tranquila, estábamos todos muy enfadados y no pensamos lo que dijimos, pero sabes que ella te adora. ¿Sabes lo que dice siempre cuando duermes? –preguntó mirándome.

-¿Qué dice? –pregunté con curiosidad.

-Que pareces un angelito y que ahora es fuerte y así te defiende para que no te pase nada. –contestó Cristian.

-Mi niñita… -dije llorando esta vez de alegría.

Estuvimos abrazados y hablando, y pasadas un par de horas regresaron Carlisle y Esme con la niña. Nada más verla la abracé y me puse a llorar de nuevo. – Mi pequeña… -dije en un suspiro.

-Mami, te quero muso… -contestó ella.

Ya lo habíamos arreglado y estaba muy feliz, tenía al amor de mi vida y a mi pequeña, y a un pequeño bebé creciendo dentro de mí. Esperaba que fuera como el de mi sueño, porque era un bebé con la cara de Cristian pero mis ojos, era precioso, y fuerte como los vampiros, deseaba que así fuera mi bebé cuando naciera.

Pasaron unos días, y yo me empecé a encontrar peor, la barriguita se empezaba a notar, notaba también como me quedaba sin fuerzas. El bebé consumía mucha fuerza, y sangre, notaba como estaba más débil, y ya no podía comer tanto como antes. Lo único que toleraba de alimentos era chocolate, era lo único que admitía el bebé, la otra cosa que me permitía tomar sin vomitar era sangre.

No es que me gustara demasiado el sabor, pero podía sentir que al tomar la sangre el bebé se calmaba y eso me hacía feliz. Además ya podía sentir sus movimientos, siempre que notaba alguno, llamaba a Cristian para que pusiera la mano y también los sintiera.

El bebé sabía cuando tocaba mi tripita su papá, porque nada más sentir la mano volvía a moverse, era como si quisiera enseñarle lo que sabía hacer. –Pequeñín, vas a ser muy fuerte… te quiero con locura… -decía pegando los labios a mi tripita.

Los días pasaban y mi barriguita era cada vez más y más grande, y también según aumentaba el tamaño, mis fuerzas disminuían. No podía caminar, Cristian cargaba conmigo cada vez que tenía que ir al servicio o algo.

Al despertar, tenía una Cala blanca, Cristian sabía que eran mis flores preferidas, y cada mañana junto a mi almohada tenía una Cala fresca. Lo cierto es que me cuidaba mucho. Además de la cala tenía un bombón de chocolate, pues era el único alimento que toleraba el bebé.

La verdad es que me alegraba de que el alimento que podía tomar fuera chocolate, ya que era lo que me volvía loca. No sabía si era posible, pero era como si el bebé supiera que eso era lo que más me gustaba y le gustara a él también.

Toda la familia estaba volcada en mí, además eso de no dormir hacía que pudieran estar pendientes de mí las 24 horas del día. A veces hasta estaba un poco agobiada, siempre, siempre había un vampiro a mi lado, para llevarme y traerme. Necesitaba algo de aire para mí, hacer algo por mi misma.

Pedí que me dejaran un rato sola en la habitación, estaba tumbada mirando al techo y sin poder dormir, tenía bastantes molestias, sentí una patada del bebé en el costado y aguanté como pude el dolor… me incorporé despacio. –Peque, ten más cuidado… -dije acariciando mi barriguita.

Me levanté muy despacio sujetándome a la mesilla de noche, no tenía casi fuerzas pero estar de pie por mi misma me alegró mucho. Empecé a dar pasitos muy cortos y me apoyaba en la pared, estaba sonriendo de una forma que hacía días que no sonreía.

Conseguí llegar a la puerta, la abrí despacio y cual fue mi sorpresa cuando delante de la puerta estaba Cristian. -¿Dónde crees que vas sola? –preguntó poniendo sus manos sobre mi cintura.

-Es que… estaba aburrida de estar en la cama, me aburro de no hacer nada… -dije haciendo un puchero.

-Pues si quieres salir o algo me lo dices, tienes que tener cuidado que ahora estás bastante débil.

-Es que quiero hacer las cosas por mi misma… me siento agobiada, como si estuviera encarcelada… -comenté suspirando.

-Pero este pequeñín es muy fuerte, y tú necesitas descansar. –contestó mientras me tocaba la barriguita.

-Vale… pero quiero hacer más cosas, me tiro todo el día en la cama…- pedí acariciando su mejilla.

-Está bien… no puedo negarte nada, desde luego… me tienes a tu voluntad. –dijo sonriendo.

Estuvimos viendo una película, a mi me encantaban las de vampiros, y ellos se reían de cómo los ponían en las películas. La verdad es que parecía que veían una comedia en lugar de una película de miedo, pero claro… eran vampiros.

Era evidente que estaba de baja, pues que en cosa de unos días tuviera una tripa como de 3 meses sería muy sospechoso, dije que estaba embarazada de más meses y que era un embarazo de riesgo, de esa forma conseguiríamos que las fechas cuadraran para que pareciera un embarazo normal.

Cada día veíamos una película, incluso logré convencerlos para que jugáramos a algunos juegos de mesa. Pero claro, todos los días haciendo lo mismo se estaba volviendo muy, muy repetitivo, y terminé por aburrirme.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Normal que se aburra jejejeje
Pobrecita, pero cuando ay que aguntarse no se puede hacer nada ^^
Continua asi

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.