Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 26 de enero de 2010

Amor eterno capitulo 22

22º- Vida

Empecé a notar mucha presión y dolor, notaba como el niño hacía esfuerzos por salir de mi interior, no tenía que empujar, él estaba saliendo por sus propios medios, desgarrándome por dentro.

-¡ME DUELE! Me… -pero no pude seguir hablando, estaba sintiendo tanto dolor que mi cuerpo no lo soportaba, mi mente no lo asimilaba, jamás en mi vida había sentido tal dolor. Y mi cerebro dijo basta…

Mi mente quería protegerme de tal agonía, me vi inmersa en una especie de sueño, estaba como en el limbo, veía a Cristian jugando con Evelyn e incluso me veía a mí, me veía sentada con un precioso bebé en los brazos. Era tan guapo como su padre, pero con mis ojos, y pude observar que era un vampiro también.

Yo era una insignificante y endeble humana que le sujetaba, en ese instante me miraba las manos con las que sujetaba al pequeño y eran unas manos con arrugas, la piel marchita de una anciana que veía como sus hijos eternamente pequeños jugaban con su bello y joven padre por el resto de la eternidad…

Entonces empecé a sentir dolor en mi cuerpo, no podía moverme, y el bebé había cambiado de manos, se encontraba entre los brazos de Cristian, ambos me sonreían, pero yo sentía cada vez más dolor y sin poder moverme.

Abrí los ojos lentamente, temiendo lo que vería, temiendo cómo me vería a mi misma. Miré a mí alrededor, examinando toda la habitación poco a poco. Primero vi a Cristian que estaba a mi lado sujetando mis manos, y junto a él estaba Carlisle con una mantita entre sus brazos.

Moví una de mis manos hacia mi barriguita, miré y ya no estaba, me toqué y noté vendajes. –Preciosa, no lo toques, que se pueden saltar los puntos. –dijo Cristian muy dulcemente.

-El… el… bebé… -dije entre suspiros y casi sin fuerzas.

-Mira, lo tengo aquí, está muy sano y es un niño. –comentó Carlisle acercándose a mí.

Se acercó con la mantita entre los brazos y me lo acercó pero sin dármelo. Miré y era como en mis sueños, el bebé era precioso, con la misma cara que Cristian, esa cara que parecía esculpida por un artista, pero con mis ojos, aunque un poco distintos, pues en lugar de combinar el verde con el marrón, estaba combinado el verde con el azul intenso de Cristian, eran unos ojos únicos. Aunque parecía un niño de unos dos años por el tamaño.

-Tiene tu cara… -suspiré sonriendo como pude.

-Pero fíjate qué ojos. Son muy parecidos a los tuyos… -comentó mirándome a mí y luego al bebé.

-Enhorabuena. –dijo Carlisle sonriente.

-¿Puedo cogerlo? –pregunté alzando un poco las manos.

-No debes, porque estás muy débil, y porque si te muerde, eres humana y estás muy débil. Mejor cuando ya estés algo más recuperada. –explicó él.

Yo me puse algo triste, pero claro, entendía las razones, así que decidí no protestar. Con tal de poder verle me conformaba, era suficiente por el momento, hasta que me sintiera con más fuerzas. Pero claro, si el bebé era medio vampiro medio humano… ¿su alimentación también lo sería? ¿De qué tenía más, de vampiro o de humano? Esas preguntas se formaron en mi cabeza y quería saberlo todo.

-¿Y qué come? ¿Es más vampiro que humano? Contadme que quiero saberlo todo sobre el bebé. –dije impaciente.

-Tranquila, no te aceleres. –pidió Carlisle. –Pues a ver, por lo que se sabe y lo que he podido ver en él, su piel es como la nuestra y me parece que tendrá nuestras habilidades. Para alimentarse toma sangre, pero también hemos probado con varios alimentos y lo único que toma es chocolate o como mucho leche pero también con chocolate, es muy curioso. –explicó Carlisle.

-Bueno… durante el embarazo fue el único alimento que no echaba al tomármelo, supongo que en eso ha salido a mí. –contesté sonriendo.

-Y sobre lo demás no hemos podido comprobar nada más. Tan solo hace unas cuantas horas que ha nacido, iremos viendo más según pasen las horas. –comentó Carlisle.

-Me apetece comer chocolate, tanto hablar sobre chocolate me abrió el apetito… -dije.

-Está bien, pero no mucho, no sea que tu cuerpo no lo asimile bien. – contestó Carlisle.

-Iré a por el chocolate, mi princesa. –comentó Cristian mientras se levantaba y salía de la habitación.

En cuanto Cristian salió de la habitación quise hablar con Carlisle, sabía que Cristian no tardaría mucho en regresar. –Oye, Carlisle. Yo… quería saber cómo ha estado Cristian el tiempo que he estado inconsciente. –quise saber.

-Pues… estuvo muy preocupado, de hecho no quería ni alimentarse con tal de no moverse de tu lado, hemos tenido que obligarle prácticamente. –me contó.

Yo me puse algo triste, pero claro si yo hubiera estado en su lugar seguramente habría hecho lo mismo. Me cuidaba demasiado, intentaba protegerme de todo, como si me quisiera meter en una burbuja y eso no podía ser.

-En cuanto me transforme ya no tendrá que preocuparse tanto por mí. –dije.

-Melinda, yo he estado hablando con él, sigue pensando que es tan egoísta que no quiere hacerlo. –contestó.

-Bueno eso ya lo veremos, yo… quiero estar con mis hijos por siempre, y me gustaría formar parte de vuestra familia si vosotros queréis. –dije mirándole.

-Claro que sí, nosotros estaremos encantados, ya os consideramos de la familia a Evelyn y a ti. Y seguro que Pedro también. –contestó Carlisle sonriente.

-¿Quién es Pedro? –pregunté con curiosidad.

-Pues es nuestro otro hijo, como lo es Cristian. Le convertimos porque le encontramos malherido. Lo habíamos visto todo, salvó a una chica de que la violaran y al final le dieron una paliza casi mortal. No nos pareció que alguien tan bueno muriera sin más. Y desde entonces está con nosotros. –me explicó.

-Me encantaría conocerle. ¿Dónde está? –pregunté.

-Pues se fue unos días, decía que la misma rutina le agobiaba, pero pronto estará aquí pues le dijimos lo del bebé y se emocionó mucho. –contestó.

Nos pusimos a sonreír, la verdad es que por muy vampiros que fueran eran unas personas maravillosas y fantásticas, y no conocía mejor familia a la que pertenecer. Entonces entró Cristian con el chocolate en las manos.

-Aquí tienes el chocolate, preciosa. –dijo mientras se sentaba a mi lado en la cama.

Um… solo con el olor ya me estoy volviendo loca, cómo lo echaba de menos… -contesté acercándolo a mi nariz y aspirando el aroma. –Aunque a ti te eché mucho más de menos… -dije acariciando su mejilla.

-Bueno parejita, yo me voy que este campeón tiene que comer. –dijo acercándolo para que le viera otra vez antes de salir de la habitación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

me encanta, esta muy bien ^^
Anda que Adriana irse con un vampiro y no saberlo jejejej
porque Adriana se a ido con Pedro verdad ?

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.