Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 27 de enero de 2010

Amor eterno capitulo 23

23º- Decisiones

Yo estaba necesitada de cariño y amor, necesitaba a Cristian, más que aire para respirar. Aunque estaba dolorida por el parto y no tenía casi fuerzas necesitaba sentirle, aspirar ese dulce aroma que durante tantas horas había extrañado tantísimo.

Acerqué mi cara a la suya y nuestros alientos se mezclaron, ambos suspiramos, nos habíamos echado mucho de menos, pues esas horas no solo habían sido interminables, además que ambos pensamos que mi vida se terminaría.

-Creí que te iba a perder… -suspiró con los ojos cerrados.

-Yo también, pero sobre todo soñé que vosotros tres estabais juntos eternamente y yo era una abuela vieja y arrugada… -comenté triste.

-Por favor,… no me hagas eso otra vez… -pidió.

-No puedo vivir sin ti y sin los niños. Además no quiero ser una vieja arrugada y morir para no volver a veros nunca más. Si es así no quiero esta vida. –comenté sin mirarle.

-Pero no sé si sería capaz de hacerlo sin matarte… -contestó apretando los puños.

-Claro que serías capaz, ya lo hiciste con Evelyn. –le recordé.

-No lo compares. Tu sangre… tu sangre huele tan deliciosa… -dijo con los ojos cerrados.

-Pero sé que me quieres, y confío en ti, sé que lo conseguirás. –contesté acariciándole la mejilla.

Él puso su mano sobre la mía, suspiró y cerró los ojos. –Eres lo más valioso para mí. He estado 200 años viendo pasar los años, y ahora tengo mi propia familia…-respondió sonriendo.

-Pues por eso, ya tengo una familia, encontré el amor de mi vida. Pero una sola vida de 60 o 70 años es demasiado poco. Necesito la eternidad, que aún así será insuficiente para darte todo el amor que siento por ti. –contesté mirándole intensamente a los ojos.

Él suspiró. –Me estás pidiendo… que sea egoísta, que haga algo espantoso para tenerte conmigo… Pero además no sé si podré parar. Si murieras entre mis brazos… No quiero ni pensarlo… -dijo con los ojos cerrados.

-No lo pienses porque sé que no me matarás, tú eres capaz de hacer lo imposible. –contesté sonriéndole.

Empecé a besarse muy despacio, aunque me molestaban los puntos, le necesitaba demasiado como para preocuparme de si me dolían o no. Sentir su aliento dentro de mi boca era una sensación única.

Aspirar su aroma, su dulce y maravilloso aroma, me estaba encendiendo, casi había muerto por dar a luz a nuestro bebé, le había echado tanto de menos en esas horas que había estado sumida en la oscuridad que no podía alejarme de él ni unos centímetros.

-Preciosa, por favor… estás muy débil, debes descansar. Además hace tiempo que no me alimento, podría perder el control.

-Jo… -hice un puchero.

-Vamos a hacer un trato. Ahora vamos a hacer lo que quieras, excepto las cosas que supongan un esfuerzo físico para ti. Si quieres, incluso podemos ver una de esas películas de vampiros. Así me río un rato. –respondió riéndose a carcajadas.

-Está bien… Vamos a ver una película, pero quiero un chocolate y galletas de chocolate. Ya sabes que no sé ver una película si no como algo. –dije sacando la lengua.

-Desde luego… pareces una niña pequeña. Y eres adorable. –comentó besando mis cabellos.

-¿Por cierto, cómo llamaremos al bebé? Al final no decidimos nada. –dijo Cristian.

-Pues… yo sí que he pensado un nombre, aunque no sé si te gustará. Yo querría que se llamara Eric. –contesté.

-Es un nombre muy bonito, me gusta. –respondió sonriendo.

Al resto de la familia le pareció bien el nombre, pero yo veía algo en el bebé que me preocupaba. Parecía ya un niño de casi dos años, y cada día crecía más y más. Tal vez al ser medio humano sería mortal también.

Durante unos días casi no comí, casi no dormí. Estaba ausente todo el día, no podía parar de pensarlo, no sonreía y casi no hablaba. Cristian intentaba preguntarme pero yo me evadía, no quería preocuparle.

Pero claro, no comer, ni dormir… estaba haciendo mella en mi salud, comía muy poco al día y era a la fuerza, Cristian me obligaba prácticamente. Pero ver cómo mi hijo crecía sin parar… era algo que me traspasaba el corazón.

¿Y si era más humano que vampiro y también era mortal? Ver morir a un hijo es lo peor que podía pasarme. Al ritmo que creía sería un anciano en unos años, jamás saldría de algo así y pensar que era lo que estaba ocurriendo me estaba matando por dentro.

Tuvieron que ponerme suero, ya que me estaba deshidratando. –Cristian, está enfermando por no cuidarse, por no comer, por no dormir. Su cuerpo no lo aguanta, si sigue así no durará mucho…- dijo Carlisle a Cristian que estaba a mi lado.

-Y ¿qué podemos hacer? –preguntó angustiado.

-Mira, está muy deprimida, como si no tuviera ganas de vivir. Necesita algo que la anime a tener fuerzas para vivir, para que se cuide. –contestó Carlisle.

-Tal vez, si traemos al bebé se anime un poco. Casi no ha podido estar con él. –comentó Cristian preocupado.

-Por intentarlo no perdemos nada. –respondió Carlisle.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Pobrecita, pero es normal que esté así, toda madre sufre por sus hijos.
Continua así

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.