Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 27 de enero de 2010

Amor eterno capitulo 25

25º- Empieza la vida

-Preciosa… -susurró sonriendo.

Su voz sonaba más melodiosa que nunca. Era un ser más perfecto de lo que lo había sido antes. Podía admirar con más precisión todos sus rasgos, su cara, su fibroso cuerpo, lo que más me asombró fue su mirada. Se veían sus preciosos ojos más bonitos que nunca…

-Eres más hermoso ahora. –dije esbozando una sonrisa.

-Tú si que eres hermosa… Creí que te perdía… -contestó acariciándome la mejilla.

-Debo estar en el cielo… ya no me arde la sangre. –respondí.

-Lo sé, aunque has debido pasarlo mal. Tuve que morderte para transformarte, pero no sabía si funcionaría. –dijo con la mirada perdida.

-Entonces… ¿Ahora soy como vosotros? ¿Soy vampira? –pregunté incrédula.

-Si, tendrás una vida eterna y maldita… Y todo por mi culpa… pero la idea de perderte… me taladraba el corazón. –contestó cogiendo mi cara entre sus manos.

-No digas eso, me has hecho la persona más feliz del mundo. Ahora podré estar con mis hijos para siempre, y sobre todo podré estar contigo. No podías darme mejor regalo que ese. –dije abrazándole.

Me sorprendía con la rapidez con la que me movía, yo que nunca había sido demasiado ágil. Acerqué mi cara a la de Cristian poco a poco, su aroma era más delicioso que antes.

Nuestros alientos se mezclaban, y acerqué mis labios a los suyos. Nada más rozarse todo mi cuerpo se estremeció, miles de corrientes eléctricas me recorrieron desde la punta de los dedos de los pies hasta los cabellos. Empecé a besarle, sus labios eran deliciosos, su lengua era suave como la seda, su aliento se mezclaba con el mío haciendo que perdiera la concentración por completo.

-Vaya… ha sido increíble. –dijo él suspirando.

-Ha sido perfecto. –respondí sonriendo de oreja a oreja.

-¿Y sabes lo mejor? Que ya no tengo que controlarme para no matarte, además de oler ahora de una forma muy especial. –contestó muy feliz.

-Tú… antes me olías de una forma muy deliciosa. Pero ahora… es mejor que antes. Tenías razón los humanos somos unos endebles, y no tenemos casi capacidad en los sentidos. Ahora veo la diferencia. –dije.

-Pero debes prepararte, parece fácil, pero debes controlar la fuerza, la velocidad, y sobre todo la sed. Hablando de sed… vamos abajo para que te alimentes, seguro que estás sedienta. –contestó.

-Lo cierto es que siento como un cosquilleo en la garganta, pero puedo aguantarlo. –contesté. –Oye pero… -no terminé de hablar.

-¿Pero? –preguntó con curiosidad.

-Ya no volveré a tomar chocolate… -dije apenada.

Él sonrió y acarició mi mejilla. –No preciosa, la comida suele sabernos a arena, aunque en lugares públicos si hay humanos, disimulamos y la solemos comer. –explicó.

-Con lo que me gustaba…Pues yo quiero probar. Quiero saber si me sabe a arena o no. –comenté.

-Bueno si quieres hacemos la prueba cuando bajemos ahora a que te tomes la sangre. Total, tenemos que tener mucho chocolate, pues Eric come muchísimo. –contestó.

Bajamos a la cocina, me resultaba raro caminar tan ágilmente, no sabía si me acostumbraría, pero desde luego lo de no perder el equilibrio se veía estupendo. Abajo estaban todos, y pude ver a Evelyn, la había echado mucho de menos.

-Mi niña… -suspiré abriendo mis brazos para que viniera a mí.

-Mami, estás mu gapa.-comentó.

-Gracias, cariño. Te echaba de menos. –comenté feliz.

Esme y Carlisle estaban sonriendo. Pude distinguir que Eric se había escondido detrás de la pierna de Cristian, pero solo me miraba de reojo. –Mi pequeño, ¿no vienes a darme un abrazo? –le pregunté.

-Yo me poté mal, moldi a mami, yo soy malo… -dijo haciendo un puchero.

-Campeón, mami está bien. Venga ve a darle un abrazo. –comentó Cristian cogiéndole en brazos.

Yo me acerqué a ellos y abrí mis brazos, automáticamente él se movió para venir conmigo, y yo no podía estar más feliz. Tenía a mi familia, y al menos podría vivir con mi pequeño hasta que envejeciera.

Probé un poco de sangre, la verdad es que sabía bien, y olía muchísimo mejor. Era… algo atrayente, como me había ocurrido en mi vida humana con el chocolate. Con lo que recordé lo que quería comprobar.

Tomé un trozo de chocolate que había encima de la encimera, lo olí, en mi mente deseaba que me siguiera gustando. Que me siguiera sabiendo a chocolate, fue lo que pensé “me gusta el chocolate, me gusta, me gusta…” y probé un trozo.

-¿Y bien? Sabe a arena ¿verdad? –comentó.

-Pues… lo cierto es que no. Um… sabe incluso mejor que antes. –respondí con una sonrisa.

-Pero es imposible. – dijo él incrédulo.

-Bueno es que antes no hice más que pensar en que sí que me iba a gustar. Como lo que pasó con Eric, que soñaba que nacería y que sería tan guapo como tú, y así fue. Si pienso algo con mucha fuerza, luego se cumple. –comenté.

-Asombroso… -susurró Carlisle.

-¿Cómo es posible, papá? –preguntó Cristian que estaba alucinado.

-Tal vez… tal vez sea su don, el don para pensar algo y que se cumpla. Es fantástico.- dijo sonriente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Me gusta mucho, que pueda hacer que se cumpla lo que ella piensa es muy bueno ^^

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.