Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 4 de enero de 2010

Destino caprichoso capitulo 37

37º- Nervios de última hora

Faltaban 2 días para la boda y yo estaba cada vez más nerviosa, no podía creer que faltara tan poco para casarme con Cristian. Casi no dormía ni comía, pensando en la boda, y en el viaje. Aunque me dijo Cristian que hasta que no estuviéramos en el avión no me enteraría de dónde iríamos.

Mi hermana estaba muy emocionada por la boda y por el embarazo, estaba algo más sensible que de costumbre, a pesar de estar de poco más de un mes. Lo cierto, es que yo también estaba muy emocionada, tener un sobrinito o sobrinita me había mucha ilusión…

Decidimos que despedida de solteros haríamos en plan tradicional, haríamos una cena de chicos y chicas, por separado, pero eso de los boys y los sitios de streaptease no lo queríamos ninguno de los dos. Pero yo sabía que el trío calavera tenía mucho peligro. Aunque en las cenas seríamos más, pues Cristian había invitado a algunos compañeros de trabajo y yo también. Así que se apuntaron a las cenas.

No sabía cómo les iría a los chicos hasta que no llegara a casa, pero suponía que no harían demasiadas gamberradas. Nosotras fuimos a un sitio muy bonito, era un sitio con espectáculo de magia, la verdad es que era muy original, hicieron varios trucos de magia y nos divertimos mucho, además de estar muy rica la comida.

Me regalaron varios picardías, yo me sonrojé nada más verlos, era cierto que ya habíamos estado muchas veces juntos, pero eran conjuntos tan escuetos que daba vergüenza solo con mirarlos. –Gracias chicas, seguro que a Cristian le gustan casi más que a mí. –dije aún sonrojada.

También me regalaron un peluche precioso, y un álbum con fotos mías y de Cristian. Por lo visto mi hermana las había cogido para hacer ese regalo y les quedó precioso, y luego pues algunos regalos de cachondeo, como un silbato en forma de pene.

Fue una noche muy divertida, bebí unas cuantas copas por aquello de los brindis, creo que tan solo querían emborracharme. Me llevaron a casa, pues no podía casi caminar sin tambalearme, subí a casa pero Cristian aún no había llegado, supuse que estarían todavía de juerga, me tumbé en la cama y ni me quité la ropa.

Desperté al cabo de unas horas, tenía la cabeza que parecía que me clavaban agujas, yo que no estaba acostumbrada a beber, tenía una resaca espantosa… el ruido del reloj ya era insufrible de escuchar. Pero me importó muy poco cuando vi que Cristian no estaba en la casa, y miré el reloj y eran las 12 de la mañana.

Sabía que habían salido, pero no haber vuelto a las 12 de la mañana me parecía exagerado… al principio estuve preocupada, pero llamé a su móvil y aparecía apagado. Entonces empecé a cabrearme, me estaba poniendo furiosa, no solo no había aparecido a pesar de ser las 12 de la mañana si no que llevaba apagado el móvil.

Llamé a mi hermana, y Pedro tampoco había vuelto con lo que estaban juntos. Decidí llamar a Samanta, y Darío tampoco estaba en casa. El trío calavera estaba de juerga a las 12 de la mañana… era para pegarles una patada en el culo a cada uno.

Al cabo de dos horas mi cabreo estaba alcanzando límites terroríficos, y en ese momento escuché risas al lado de la puerta. Se oía el repiqueteo de unas llaves pero no llegaban a abrir la puerta. Me asomé y era Cristian, así que abrí de golpe y ahí estaba él riéndose a carcajada limpia con Pedro y Darío a su lado.

No se habían enterado de que había abierto la puerta pues se habían dado la vuelta. – shhh… que Mel está dormida… -dijo riéndose bajito.

Se dio la vuelta y allí estaba yo al lado de la puerta con los brazos cruzados y un cabreo monumental. -¿Qué horas son estas de llegar y con semejante pedo? –pregunté furiosa.

-Es que… nos hemos entretenido un poco, pero… no es tan tarde… -dijo Pedro excusándose.

-¿Qué no es tan tarde? ¡Si son las 2 de la tarde! –grité enfadada.

-No grites… shhhhh que me estalla la cabeza… -dijo Darío tapándose los oídos.

-¡Qué no grite!, pasad ahora mismo los tres, que tengo que llamar a Adriana y Samanta para decir donde estáis… -contesté enfadada haciendo que pasaran dentro.

Llamé a las dos para decirles donde estaban sus respectivos novios, y en una media hora escasa estaban las dos en mi casa con la misma cara de enfado que tenía yo. –Desde luego… -dijo Adriana.

-¿Es que tenéis 15 años o qué? –preguntó indignada Samanta.

-Quiero agua…-dijo Cristian mirándome con cara de pena.

-¿Qué quieres agua? –pregunté indignada.

Fui a la cocina y llené una jarra de agua, pero no cogí vasos, ellos estaban sentados en el sofá. Me acerqué a ellos con la jarra de agua fría y se la eché por encima a los tres. Ellos se sobresaltaron y se quejaron.

-¡Os lo tenéis bien merecido! Por inmaduros e irresponsables. –dije llena de furia.

-Vámonos. –gritaron Samanta y Adriana a la vez.

Darío y Pedro se levantaron y se dirigieron a la puerta al lado de sus respectivas novias, pero no hacían más que pucheros intentando que ellas les perdonaran. Cristian les miró sorprendido y quiso hacer lo mismo se acercó a mi, que estaba despidiéndome de Adriana y Samanta, pero le di un empujón y le eché fuera de la casa.

-Vete a dormir la mona a otro sitio, idiota. –dije muy molesta.

-Pero Mel… -empezó a decir.

-¡Qué te vayas, no te quiero ver! –estaba furiosa.

Cerré la puerta de un portazo, estaba tan enfadada… era una actitud infantil, pero es que era el colmo aparecer con ese pedo y a esas horas y encima pretender que no me enfadara… Creí que con la borrachera que llevaba se quedaría en el rellano de la escalera. Pasado un rato, ya estaba más calmada, abrí la puerta pero no estaba.

Empecé a alarmarme, ¿Dónde iría con la borrachera que llevaba encima? Lo mismo le podía pasar algo, y empecé a asustarme. Menos mal que los niños estaban en casa de mis futuros suegros, así no me verían en ese estado…

Decidí llamar a Adriana, pues estaba poniéndome bastante nerviosa. –Hermanita, estoy preocupada, pensé que Cristian se quedaría en el rellano pero no está. Y estoy algo asustada, con el pedo que llevaba lo mismo le ha pasado algo… -dije angustiada.

-Sí, está en mi casa, me dio mucha pena que le echaras así de la casa, así que le monté en el coche y me le traje. Los dos amiguitos están durmiendo la mona en el sofá, abrazados, creo que les voy a hacer una foto para que cuando se les haya pasado la vean. –dijo en tono divertido.

-Vale… -suspiré aliviada.

-Así que no te angusties ¿eh? –comentó mi hermana.

-Vale, ¿oye te importa que vaya a tu casa? No quiero estar aquí sola, y bueno así cuando se despierte me le traigo a casa porque no estará en condiciones de conducir. –pregunté.

-Hermanita, sabes que no tienes ni que preguntarlo. Te espero aquí con el par de niños. –dijo riéndose.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.