Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 14 de enero de 2010

Destino caprichoso capitulo 52

52º- Lo bello de la vida

Me llevaron en silla de ruedas para que viera a la niña. Estaba metida en la incubadora, tan bonita… era una preciosidad, lo que más me gustaba era que tenía los ojos de Cristian.

-Mi pequeña golosa… -susurré.

-Es tan hermosa como tú. –comentó Cristian.

-Pero tiene tus ojos, si antes me perdía en un mar azulado, ahora tengo un océano. –dije sonriendo.

-Parece una muñequita, es tan linda… -suspiró él.

Ya podíamos respirar tranquilos, la niña estaba sana y salva y en unos días nos la podríamos llevar a casa. Parecía que los días pasaban lentos, como si no llegara el momento de llevarnos a casa a la niña. De hecho, ni Eric ni Evelyn la conocían todavía. No queríamos que la vieran metida en la incubadora.

Pasados unos días la llevamos a casa, habíamos dejado a los niños en casa de sus abuelos. Yo tenía todavía los puntos y me costaba moverme, pero iba poco a poco. Cristian me dio a Luna, y me ayudó a caminar.

-Es una preciosidad. –dijo Esme cuando nos abrió la puerta.

-Y tiene que conocer a sus hermanos. –comenté sentándome en el sofá ayudada por Cristian.

-Están jugando en la habitación. Los traeré para que vean a este angelito. –contestó Carlisle, se le caía la baba con su nieta.

Vinieron los dos muy contentos con su abuelo, corrieron para abrazar a su padre y luego vinieron hacia mí. –Mirad, esta es vuestra hermanita Luna. –dije con una sonrisa.

-Mami, parece una muñeca. –contestó Evelyn al mirarla.
-Lo sé, cariño, tú ya sabes lo que es eso de ser la hermana mayor, ahora serás la hermana mayor de ella también. Y tu mi peque… -dije mirando a Eric. –Dile “hola” a tu hermanita, ahora ella es la hermana pequeña.

-Oa manita. ¿Papi y mami ya no van a juba comigo? –preguntó mirándonos.

-Claro que sí, pero también tenemos que cuidar de Luna, y vosotros dos nos vais a ayudar ¿A qué sí? –les pregunté.

-Vae mami. –asintió Eric.

-Yo quiero que sea mayor para jugar a las muñecas. –dijo Evelyn.

-Bueno ya lo será, tranquila. –contesté acariciando su mejilla.

Esa noche, estábamos los 5 por fin en casa, mi familia al completo a salvo bajo nuestra casa. No podía ser más feliz, esa noche dormí como un bebé, pues estaba pletórica de felicidad.

Por fin, podíamos respirar tranquilos, tenía una amplia familia, con un marido maravilloso. Mi hermana estaba cada día más enamorada de Pedro, eran la pareja ideal y Raquel era encantadora.

Samanta y Darío decidieron casarse, pues se amaban con toda su alma, y querían forma una familia cuanto antes. En cuanto a Delia, estaba muy feliz con su marido, quien se unió al trío calavera. Ese cuarteto tenía más peligro que un camión en una cuesta abajo y sin frenos.

Siempre que salían los cuatro, nosotras hacíamos noche de chicas. Los niños los solíamos dejar en casa de mis suegros, que eran unos benditos. Los adoraba, porque los quería como si fueran mis propios padres, siempre se desvivían por nosotros y por los niños.

Al poco tiempo Samanta se quedó embarazada de mellizos, los llamaron Alan y Noah. Y la verdad es que eran dos trastos, pero muy ricos y graciosos. Mi hermana Adriana tuvo otra niña a la que llamó Daniela.

Éramos como una gran familia, pues Carlisle y Esme, trataban como si fueran hijos suyos también a Samanta y Darío y a Delia y a su marido. Era fabuloso, ellos eran fabulosos, toda la familia estaba muy unida.

Yo volví a quedarme embarazada, tuvimos otro niño al que llamamos Roberto. Cristian estaba encantado de que tuviéramos dos niños y dos niñas, pues le encantaban los números pares.

A partir de entonces vivíamos en paz, sin nadie que quisiera dañarnos a nosotros o a nuestra amplia familia. Una noche estábamos en la cama pero no podía conciliar el sueño.

-Mi princesa, ¿qué te preocupa para no poder dormir? –preguntó sujetando mi cara entre sus manos.

-Pues nada, recordando todo lo que nos pasó desde que nos conocimos, es increíble todo lo que nos ha pasado. Y aquí estamos con una familia asombrosa y soy inmensamente feliz por todo lo que nos ha dado la vida. –dije sonriente.

-Yo también soy muy feliz, tengo una familia estupenda, y estoy con la chica más fantástica y hermosa del mundo. Supongo que el destino que es un destino caprichoso y quiso darme este regalo tan fabuloso. A ti y a los niños, y no solo eso, unos amigos maravillosos. –contestó.

-Tienes razón mi amor, se lo debemos todo al destino, que hizo que nos conociéramos. Te amo y te amaré hasta el resto de mis días. –respondí.

-Y yo también, te amo más que a mi vida, y así será hasta que mi corazón deje de latir. –añadió.

Y así disfrutando de todo lo que el destino y la vida nos había dado, vivimos una vida plena y maravillosa al lado de nuestra estupenda familia. Esa familia fantástica y a la que siempre querríamos y cuidaríamos.


FIN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 rosas :

Ana Carlisle dijo...

¡Que final mas bonito!
Veo que te gustan las familias grandes como a mi, en mis historias siempre hago que todos tengan un monton de hijos jejejeje
Espero con ganas tu proxima historia

Cristina dijo...

uooohh me a encantado ese final bueno en si la historia enteraaa aiiss k romanticas kien no le gustaria tener un destino asi? =D

Lulai dijo...

Uyyyy nena!!!! Otra historia que termino... Me encanto y ahorita mismo me pongo con la siguiente...

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.