Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 3 de febrero de 2010

Amor eterno capitulo 43

43º- Un peligro mayor

Todos lo oyeron, pero tan solo yo me levanté para ir. Antes de salir del comedor me llamó Adriana. -¿Dónde vas? –preguntó extrañada.

-Cristian, me está llamando. No tardo. –respondí.

-Pero… yo no he oído nada… -dijo extrañada.

-Cariño, nosotros tenemos los sentimos muy desarrollados, pero los humanos casi no. Es normal que no lo oyeras. –comentó Pedro riéndose mientras yo salía del comedor.

Subí las escaleras, y llegué a la habitación, la puerta estaba cerrada pero se veía el gran boquete en la puerta. La abrí lentamente y Cristian estaba tumbado en la cama, tan hermoso, tan guapo… como siempre.

Me acerqué a él y le acaricié la mejilla. Alargó la mano e hizo que me pusiera a su lado, me sonrió levemente. –Estás tan hermosa… -susurró.

-¿Cómo te encuentras? –le pregunté.

-Cansado… pero mejor. Sobre todo si estás aquí conmigo… -soltó un suspiro.

Me arrastró con él hasta tumbarme encima de él, y comenzó a besarme. Yo estaba perdiendo el control, sobre todo porque empezó a acariciarme por debajo de la camiseta y yo suspiraba.

-Um… no sabes lo que echaba de menos tocarte… -comentó besándome el cuello.

-Cariño, baja la voz y de todas formas, nos están oyendo. Todos salvo mi hermana, claro. Pero mejor lo dejamos para otro momento. –dije dándole un beso muy corto y apartándome de él.

Él hizo un puchero pero tampoco es que tuviera muchas fuerzas como para llevarme la contraria, así que no le quedó más remedio que aguantarse. Yo me había quedado algo chafada, era cierto que quería estar así con él, pero no estábamos a solas, si no con varios vampiros con muy buen oído.

-Voy abajo, que tienes que relajarte un poco… -comenté sonriendo.

-Eres mala… -dijo haciendo un puchero.

-Me parece que no estás tan malo… tienes mucho cuento… -contesté sonriendo.

-Si que estoy malo… y tú no me quieres cuidar…- fingía estar triste.

Me acerqué y le di un beso muy fugaz y sonreí. –En un rato subo a verte. Te quiero. –dije.

Bajé al salón y me senté al lado de mi hermana. Como era de suponer todos tenían una sonrisa, yo intentaba disimular, pero sabía de sobra que nos habían escuchado. Adriana estaba totalmente extrañada. -¿De qué os reís todos? ¿Cuál es el chiste? –preguntó con curiosidad.

-Nada, que Melinda y Cristian estaban muy mimosos y cariñosones. –dijo Pedro riéndose.

-Ah… No es justo, yo me pierdo la mitad de las cosas… -comentó ella haciendo pucheros.

-Eso me pasaba a mí antes, hermanita. –dije aún ruborizada.

Llamaron a la puerta y fue Carlisle a abrir. Volvió al comedor y venía acompañado, era Dylan, estaba igual que cuando le viaje al Amazonas, pero le notaba distinto, como… como dice la expresión, como “si hubiera venido de la guerra”.

-Hola. Encantado de ver que Melinda ya está recuperada. –comentó.

-Si, bueno… ahora Cristian también está algo convaleciente. –dije pensativa.

-Lo sé, Carlisle me ha puesto al día. –comentó él.

-Pero… parece que vienes de una pelea… -dije mirándole.

-Si, bueno, es que tuve un problemilla. Investigué a ver dónde se escondía Javier, y bueno me pillaron desprevenido. Eran 5 y no pude defenderme. Me dijeron que os diera un mensaje. –explicó él.

-Bueno ¿y qué mensaje? –preguntó Pedro.

-Que querían llevarse a Melinda. Que sería para ellos tarde o temprano. –dijo.

Adriana se asustó y como acto reflejo me abrazó, yo me había quedado sin habla, no sabía lo que decir. Entonces escuché unos pasos lentos y pesados que bajaban las escaleras, era Cristian…

Entró en el comedor caminando muy despacio, le vi la cara y estaba furioso. Carlisle le ayudó a sentarse. –Hijo, debes descansar, ¿Por qué has bajado? – preguntó su padre.

-¿Crees que me iba a quedar sentado en la cama mientras he escuchado lo que he escuchado? –respondió con su pregunta.

-No te alteres, hijo mío, por favor. –pidió Esme muy preocupada.

-No dejaré que le toquen un pelo a Mel. Jamás la van a tocar. –juró.

Se acercó a mí como pudo y me abrazó. Yo tenía algo de miedo por todo, estaba realmente asustada, toda la familia, estaría en peligro. Sobre todo tenía miedo por mi hermana, por mi humana hermana, y por mis hijos.

-No pasará nada. ¿Verdad? –dije algo preocupada.

-Melinda, tranquila, no va a pasar nada. –comentó Esme acariciándome el brazo.

-Creo que debemos llamar a Malek y a Eluney y sus familias. Necesitamos la mayor ayuda posible. Además no sé si os llegué a decir que Ayelén es telequinética, y Kirian puede absorber la energía de los enemigos con tocarlos. –explicó él.

-¿Ah si? Bueno esos dones nos vendrán muy bien pues hay muchas vidas que proteger en esta casa… -comentó Cristian.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

ME encantaaaaaaaaaaaaaaa
eso no me lo esperaba jejejejejejeje

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.