Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 7 de febrero de 2010

Amor eterno capitulo 49

49º- Tranquilidad y alegría

Al cabo de unos segundos se escuchó un suspiro a través del pinganillo. –Tranquilo, hijo, estamos bien. Todo ha acabo. Regresamos a casa. –dijo Carlisle muy alegre.

Nosotros estallamos de alegría, Adriana se puso a llorar, nosotros nos besamos, y Omhaira, Kira y Lizbeth se abrazaron. Todo había salido bien y volvían sanos y salvos con nosotros. Aunque todavía tardarían un rato, pues recordaba que la nave industrial estaba bastante lejos, pero estando todos a salvo nos sentíamos muy tranquilos.

Nosotros les esperamos en la casa, cuando les oímos llegar salimos a recibirles, todos venían con caras pletóricas de alegría, a excepción de Haziel, que veía junto a Aileen y Eluney, y se frotaba el brazo.

Yo me alarmé y fui directa a él, corrí me paré delante de él. -¿Qué te ha pasado? ¿Estás bien? ¿Te hizo algo Javier? –pregunté tan rápido que casi no se entendió lo que decía.

-Mel, más despacio, que no se te entiende nada. Además no le agobies y déjale que responda. –comentó Cristian que se había puesto a mi lado.

Aileen me miró y sonrió. –Pues durante la pelea, Eluney se distrajo porque yo me caí al suelo. Por intentar ayudarme no prestó atención a Javier, vino como una exhalación hacia nosotros, y nos hubiera atacado, pero Haziel se puso en medio y Javier le pegó un mordisco. –explicó Aileen.

-Vaya… eres fantástico. Ya sabía que no podías ser malo. –contesté sonriéndole.

-Preciosa, mejor déjale pasar y que descanse, que lo necesita. –dijo Cristian.

-Uy… perdón, es verdad. –respondí avergonzada.

Todos fueron entrando en casa para estar por fin tranquilos, Pedro estaba deseando abrazar a mi hermana. Nosotros también entramos pero Haziel se había rezagado y se había quedado el último. Sin darme cuenta Lizbeth estaba al lado de Haziel mirándolo fijamente.

Cristian entró a la casa pero yo me quedé estática en la puerta, tenía curiosidad por saber lo que hacía Lizbeth allí. Entonces ella se acercó más a él, quedándose a escasos centímetros, y le miró el mordisco.

-Debe de dolerte mucho. –contestó ella, rozando su brazo con dulzura.

-Lo cierto es que… ahora que me tocas tú me duele menos. –dijo sonriendo.

Lisbeth se ruborizó y bajó la mirada al suelo. Yo estaba alucinando, resultaba que Haziel estaba mirando de forma muy tierna a Lizbeth y ella estaba ruborizada y sin saber que decir.

Pero me sobresalté cuando noté que los brazos de Cristian me rodeaban la cintura, sabía que era él por su delicioso aroma. –No seas cotilla, déjales intimidad. –dijo él.

-Es que… estoy intrigada…

-Anda… vamos dentro… -contestó arrastrándome con él dentro de la casa.

Yo hice un puchero, de verdad tenía ganas de saber lo que pasaría, si iban a besarse o no o qué dirían… -Jo… tengo mucha curiosidad…

-¿Curiosidad de qué, hermanita? –preguntó Adriana.

Me senté a su lado en el sofá y les miré a todos muy emocionada. –Pues que Haziel y Lizbeth creo que se gustan y están hablando, yo creo que se iban a besar, pero él no me ha dejado saber lo que pasaba. –contesté señalando a Cristian.

-¿Qué nuestra hermana está de ligoteo? Eso es nuevo y algo único… -respondió asombrada Kita.

-Bueno, Haziel es maravilloso, se merece ser feliz, y por la cara que ponía Lizbeth creo que le gusta de verdad. –comenté.

-Menudas marujas que estáis echas… -comentó Pedro moviendo la cabeza a los lados.

En ese momento todas las mujeres que había allí incluida mi hermana le miramos con furia y él hasta se asustó ligeramente por nuestra reacción. –Hermanito, creo que te has lucido con tu comentario… -dijo Cristian riéndose.

Evelyn se acercó a mí y me tiró de la camiseta. –Mami, ¿Qué es maruja? –preguntó con mucha curiosidad.

-Pregúntaselo a tu tío, ya que es tan listo. –contesté algo molesta.

-Pues… a ver, peque, una maruja… -empezó a decir.

-Como termines esa frase, te vas a enterar de quien soy yo… -le interrumpió mi hermana con cara muy seria.

Él la miraba extrañado, no sabía por donde tomarse ese comentario de mi hermana, pero yo que la conocía de sobra quise sacarle de dudas. –Cuñadito, aunque mi hermana no sea una de los nuestros todavía, no debes subestimar su carácter. Te lo digo por si quieres evitar problemas. –dije con una sonrisa.

Todos se echaron a reír, el ambiente se relajó bastante y la verdad es que estuvimos muy a gusto, por fin parecía que las cosas nos empezaban a ir bien, o al menos empezarían a ir bien a partir de ese momento.

Pasado un rato se abrió la puerta de la casa, Haziel y Lizbeth entraban de la mano, todos nos quedamos bastante sorprendidos, pero esbozamos una amplia sonrisa, y no parábamos de mirarlos.

-Hermanita, que calladito te lo tenías ¿eh? –dijo Omharia.

-Yo… -ella no sabía ni lo que decir.

-Tranquila, que nos alegramos mucho por ti, hermanita, de verdad. –comentó Kira.

-Gracias. Espero que os parezca bien hermanitas. –dijo Lizbeth.

-Pues claro que sí, y con lo guapo que es. –comentó Kira.

Haziel se sonrojó y agachó la cabeza, no sabía lo que decir, ni donde meterse, además se sentía demasiado abrumado y observado por todos. Cristian se levantó y se puso a su lado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Esa relación no me la esperaba jejejeje
Me ha gustado mucho, voy a ver el siguiente

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.