Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 16 de febrero de 2010

Dulce sinfonia capitulo 18

18º- Gran noticia

Cuando vio que se había dormido salió de la habitación pues no había cenado. Fue a la cocina y estaban sus padres cenando. Se sentó y empezó a cenar. –Ya está dormida. ¿Sabes ya lo que ha podido ser?

-Ha podido ser por varias cosas. Pero, en mente tengo una concreta… -dijo. –Sé que puede ser algo indiscreto pero… ¿tomáis precauciones a la hora de estar juntos?

Cristian ante tal pregunta se sonrojó, que su padre le estuviera preguntando algo así le daba bastante vergüenza. –Pues… sí. Aunque… Hubo un día que fue tan de improvisto que… no tomamos precauciones… -dijo sin mirarlos.

-Hijo, con la edad que tienes ya sabes que hay que tomar precauciones, pensé que lo sabías…

-Lo sé, pero no sé, solo fue ese día. ¿Crees que… que está embarazada? –se atragantó al decir la última parte.

-Pues no estoy totalmente seguro pero creo que es muy posible.
Cristian abrió los ojos como platos, tal vez Melinda estuviera embarazada… esa idea le empezó a dar vueltas en la cabeza. Un bebé de los, creado a partir del amor tan grande que se tenían… sonaba estupendo, y se estaba emocionando, pero… se puso a pensar que tal vez Melinda no quisiera tenerlo…

-¿En qué piensas? –le interrumpió su madre.

-En que sería fantástico que estuviera embarazada, pero no sé si ella querrá tenerlo. –comentó algo ausente.

-Bueno primero hay que asegurarse de que está embarazada, luego ya se verá.

-Tienes razón. Pero estoy impaciente, quizás sería mejor que se hiciera un test de embarazo que es más rápido.

-Bueno, mañana compra uno y que se lo haga.

Después de cenar y ver un rato la tele, Cristian se fue a dormir, si es que podía… no hacía más que darle vueltas a la cabeza al tema. Entró en la habitación y Melinda estaba dormida, estaba tan linda…

Se metió en la cama y la abrazó, ella medio dormida sintió sus brazos y se abrazó fuerte a su amado. Esa noche Cristian soñó con un precioso bebé que sostenía Melinda, se emocionó mucho. Al despertarse, lo hizo con una sonrisa, miró a Melinda y la despertó con un beso.

-Um… Me encanta esta forma de despertar.

-Mel, preciosa… mi padre te estuvo revisando y… bueno… es posible que…

-Vamos cariño, que parece que vas a pedales… -interrumpió Melinda.

-Pues… que tal vez… puedas estar embarazada…

-Em… embarazada… -dijo paralizada, colocando su mano en su vientre plano.

-Ahora cuando abran la farmacia me acerco para coger un test de embarazo y asegurarnos. Pero… yo quería saber si… bueno, en el caso de que estuvieras embarazada… ¿Tú querrías tenerlo? –le preguntó ilusionado.

Ella estaba demasiado sorprendida por la noticia, era joven para plantearse tener hijos, pero solo con la idea de pensar que ya lo estaba, de pensar que una pequeña vida se estaba formando en su interior que tuvo clara la respuesta. –Si. –fue lo único que dijo.

Cristian se puso loco de contento, cogió a Melinda en brazos y empezó a besarla, daba vueltas por la habitación, no sabía ni lo que hacer, estaba tan contento que tenía ganas de gritar.

Miraba el reloj como loco, mientras Melinda ya estaba dando las clases a Marcos. En cuanto Cristian vio que ya era la hora, salió como una exhalación de la casa, Melinda estaba algo dispersa con Marcos, pero al niño no le importó, así estaba más tranquilo.

Al cabo de unos 15 minutos sonó la puerta de la casa, ella se levantó directa a por Cristian, él le dio el test y se fue al baño mientras Cristian se quedó con su hermano. –Manito ¿la pofe se va?

-No, es que… ahora viene, está en el servicio. –dijo algo nervioso.

Se quedó jugando con Marcos, sabía que tenía que esperar unos minutos para que se hiciera la prueba, estaba muy nervioso. Se había ilusionado mucho, y si el resultado era negativo se estaba dando cuenta de que lo pasaría mal.

………………………………

Melinda fue al baño con el test en la mano, estaba muy nerviosa, se metió en le baño y leyó las instrucciones, aunque sabía que no había mucha dificultad a la hora de realizar el test.

Lo peor era tener que esperar, esos dos minutos estaban siendo eternos, ella contaba cada segundo, le parecía que incluso el tiempo retrocedía en lugar de avanzar. Hasta que por fin pasaron los 2 minutos, cogió la prueba que estaba encima del lavabo y miró….

Miró y vio dos rayas, estaba embarazada, los ojos se le abrieron como platos. No podía creerlo, pero se puso a pensar. Estaba embarazada, del chico más maravilloso que existía en el mundo.

Cogió el test y abrió la puerta del baño, fue directa al comedor y miró a Cristian. Nada más verla, él se levantó, acercándose a ella. -¿Ya sabes el resultado? –preguntó bajito.

Ella no dijo nada, no mostraba nada con la mirada, le abrazó y acercó los labios a su oído. –Enhorabuena, papá. –susurró muy alegre.

Él se separó unos centímetros para poder mirarle a los ojos. -¿Lo dices de verdad? Estás… vas… ¿vamos a tener un bebé?

-Sí, mi amor. Vamos a tener un bebé. –contestó con una amplia sonrisa.

La cogió en brazos, besándola intensamente y empezó a correr por el comedor con ella en brazos. –Mi amor, al final nos vamos a caer como sigas así… -dijo en tono divertido.

-Lo siento, es que… no sé ni lo que hacer, estoy tan contento… te amo. –contestó besándola de forma tierna.

-Manito, ¿Po que corres?
-Campeón, es que Melinda y yo vamos a tener un bebé. Le crecerá la barriguita y saldrá un bebé. –le explicó.

-¿Un bebé? ¿Cómo se metió?

-No se metió, crece poco a poco. Pronto verás que me irá creciendo la tripita. –explicó Melinda con una mano en su vientre plano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Me encanta ^^
Sabes lo que adoro esta historia

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.