Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 9 de febrero de 2010

Dulce sinfonia capitulo 2

2º- La mala noticia

Dennis llevó a Marcos en la camilla que no había dejado de llorar, eso le preocupó, Marcos no era un niño que llorara por tonterías, así que realmente lo tenía que estar pasando mal y tenía que sentir dolor.

Le tumbó el enfermero en la mesa para hacerle unas radiografías, no era bueno que a los niños les dieran radiaciones desde pequeños, pero era lo más rápido para saber si tenía algo roto. Efectivamente, tenía la cadera fracturada, era rarísimo que se le hubiera roto por una caía así, estaba muy extrañado.

-Por favor, muévalo y póngalo de lado para ver bien la fractura, dijo al enfermero por el altavoz de la sala de rayos X. le giró muy despacio, y le cogió la mano porque la tenía que poner más arriba para que la imagen fuera buena, y el niño gritó de dolor.

Dennis entró y le examinó, le había roto el brazo, era imposible, no habría ejercido la fuerza suficiente como para fracturarle el brazo. Se le llevaron a inmovilizarle la cadera y a escayolarle el brazo, él se puso a mirar las pruebas y a investigar, se le venía a la mente una enfermedad pero esperaba que no fuera así. Le hizo una densitometría ósea, para salir de dudas de lo que estaba pensando.

Salió a la sala de espera, le contó lo ocurrido en la sala de rayos X a Cristian que se quedó asombrado. -¿Y eso papá? ¿Por qué puede ser? –preguntó intrigado.

-Pues… puede ser osteogénesis imperfecta, aunque no creo que te suene, seguramente lo has oído como “la enfermedad de los huesos de cristal”, le hice una prueba para salir de dudas, estoy esperando los resultados, pero es más que probable que sea eso.

-Papá, yo… lo siento, fue culpa mía por estar con la pelota… -dijo Cristian muy apenado.

-No digas eso, hijo. Nadie tiene la culpa. Además si de verdad tiene esta enfermedad, tarde o temprano se le hubiera roto algún hueso, con algún golpe o caída que hubiera tenido. Y bueno, si tiene esta enfermedad es mejor pillarla a tiempo. –comentó mientras abrazaba a su hijo.

Dennis pasó a ver al niño, que estaba medio adormilado. –Mi pequeño… te quiero tanto….

Llamaron a la puerta mientras acariciaba los cabellos de su hijito. –Doctor, aquí tiene los resultados que estaba esperando. –dijo una enfermera mientras le daba un sobre cerrado.

-Gracias, puede marcharse. –comentó mientras abría el sobre cerrado.

Comenzó a leer, para su desgracia, los resultados confirmaban sus sospechas, osteogénesis imperfecta. Y no solo eso, sino que era de tipo III, la forma severa. Annette o él, o incluso ambos, tenía el gen recesivo y se lo transmitieron a él.

Cristian entraba en la habitación, pues había visto salir a la enfermera, encontró a su padre con lágrimas en los ojos arrugando la carta entre sus manos. –Papá… ¿Qué ocurre? –preguntó poniéndole una mano en el hombro.

-Nuestro pequeño… se confirma lo que pensaba, tiene la osteogénesis… No sé cómo se lo diré a tu madre… -decía mirando al niño.

-Bueno tranquilo, ¿tiene cura o qué se puede hacer?

-No tiene cura, no podrá llevar una vida normal pues con el golpe más tonto que a cualquier lo más que nos causaría sería un moratón, a él le provocará fracturas. Y es mejor que no vaya al colegio, buscaremos una profesora particular… -comentó todavía llorando.

-Papá, cálmate, por favor. –pidió.

-Tienes razón… podría haber sido algo peor y mortal. Aunque no pueda hacer muchas cosas, hay muchas otras que si que puede hacer. Estoy siendo muy negativo. ¡Que idiota! – contestó limpiándose las lágrimas.

-¿Le podemos llevar a casa? –preguntó Cristian.

-Claro que sí, las fracturas ya están escayoladas y estará más a gusto en casa. Además hay que contárselo a tu madre. –respondió Carlisle.

Le cogieron y volvieron a casa, Cristian volvió en su Honda Cívic y Dennis en su BMW negro con el niño en su sillita. El trayecto no era muy largo, pero Marcos estaba dormido todavía, Dennis pensó que era mejor, porque así descansaba un rato, después de un día tan largo.
Dennis le cogió en brazos, y el niño se despertó. –Papi… teno pupa… -dijo muy bajito.

-Ya lo sé pequeñin, pero no pasa nada, te vas a poner bien en unos días. –contestó Dennis esbozando una pequeña sonrisa.

Cristian se acercó a ellos. –Campeón, has sido muy valiente y mira, tienes una escayola, ahora si quieres te hago un dibujo muy chulo ¿Vale?

-Vae, dibujo bonito. –contestó alegre.

Entraron en la casa y pasaron al comedor, era una casa bastante grande y la decoración de toda la casa era igual, con las paredes blancas y lisas, y los muebles combinados en tonos blancos y azules. En el sofá de color azul, estaba Delia sentada leyendo su libro, al verlos llegar se levantó.

-¿Está todo bien? –preguntó ella al ver al niño.

-Bueno… más o menos… -empezó a decir Dennis. –Oye hijo, coge a tu hermano, que voy a ver cómo está tu madre, que tengo que hablar con ella. –comentó.

-Tranquilo, papá. Nos quedamos aquí descansando un rato.

Se sentaron en el sofá, Delia estaba haciendo carantoñas a Marcos que no paraba de reír a carcajada limpia. Cristian no pudo evitar echarse a reír, pero claro, se acordaba de todo lo que le cambiaría la vida a su hermanito. Para empezar debían buscar una profesora particular, y eso le dio una idea…

-Oye Delia… verás, mi hermano lo que tiene es lo que se conoce como “enfermedad de los huesos de cristal”, le tenemos que buscar una profesora particular. Por un casual no conocerás a alguien ¿Verdad? –preguntó Cristian.

-Lo cierto es que sí. Mi mejor amiga, terminó el año pasado Magisterio de Educación Infantil. Hasta hace poco ha estado haciendo una sustitución, pero se le acabó, así que ahora estaba buscando trabajo. –comentó ella.

-¿En serio? Es fantástico, ¿la puedes localizar? –preguntó ilusionado.

-Claro, sin problemas, vive en casa de sus padres, muy cerca de aquí, en un barrio del centro. Espera que la llamo y se lo cuento, no creo que tenga problemas.

Salió del comedor y marcó el número de su amiga. Sabía que estaría buscando por Internet trabajos y había estado yendo a colegios a echar más currículos. A los tres tonos ella descolgó el teléfono.

-Hola, nena, ¿Qué te cuentas? Yo estaba mirando colegios por Internet para echar mañana más paseos a ver si tengo suerte. –dijo ella.

-Pues deja de buscar que te acaba de salir un trabajo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

Grupo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana Carlisle dijo...

Ya sabes que me encanta y no dejare de decirtelo, continua así wapisima que la historia es una pasada

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.