Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 18 de febrero de 2010

Dulce sinfonia capitulo 23

23º- Cena para recordar

Fueron en el Honda Cívic de Cristian, Darío estaba muy nervioso, parecía un niño en la noche de reyes, estaba emocionado. Delia también estaba nerviosa, se había puesto también un vestido, era por la rodilla, liso, de manga corta y de color negro. Era el color que más usaba porque con los demás se veía muy gorda.

Llegaron al restaurante y esperaron en la puerta a que llegaran los demás. A los pocos minutos llegó Samanta, veían con una falda por la rodilla de color rojo, y una camiseta con escote en pico de color negra. A su lado venía una chica rubia, alta, delgada, era guapísima, venía vestida con unos vaqueros de pitillo que la quedaban maravillosamente bien, y una blusa preciosa de color azul.

La chica rubia, iba de la mano de un chico muy guapo, era moreno, musculoso, y bastante guapo. Y a su lado un chico rubito, no tan alto como el otro, y bastante guapo. Se acercaron a ellos para saludarse.

Samanta se acercó a Darío y se saludaron, ambos estaban muy nerviosos. Se saludaron y fueron presentándose uno por uno. La chica rubia tan guapa era Adriana la hermana de Samanta lo cierto es que las dos eran muy guapas. El novio de Adriana era Pedro y se le veía muy agradable, y el amigo suyo se llamaba Javier.

Nada más presentarse Delia y Javier se quedaron anonadados el uno con el otro, se notaba que habían conectado, aunque a Melinda lo que le pareció era que se atraían sexualmente hablando. Bueno en parte si era eso, Melinda pensaba que no estaría mal que dos personas disfrutaran de una noche placentera, de sexo sin compromiso.

Entraron al restaurante, Melinda tuvo que sentarse con la ayuda de Cristian, pues con la barriguita tan abultada le costaba un poco. Tanto Samanta como Adriana se alegraron mucho de ver a Melinda con la barriguita, y les entró instinto maternal.

Decidieron pedir dos o tres tipos de entrantes para todos y así picar, y luego cada uno cogería un plato individual. La cena fue muy tranquila, aunque se rieron bastante pues Pedro y Javier contaban muchos chistes y los demás se lo estaban pasando realmente bien.

Delia que estaba al lado de Javier estaba deslumbrada, y Javier no paraba de lanzarle miraditas. Melinda se estaba dando cuenta de todo y se acercó a Cristian para susurrarle al oído. –Me parece que Delia ha ligado y que esta noche va a estar ocupada.

-Tal vez tengas razón. Lo cierto es que me alegro, es una chica estupenda. –comentó Cristian.

-Um… a ver si me voy a tener que poner celosa… -dijo fingiendo cara de enfado.

Él se acercó y la dio un tierno beso. –Sabes que solo tengo ojos para ti, y que eres la más linda del mundo.

Se dieron un beso más largo e intenso, y Darío con lo bromista que era también les cortó el rollo. –Bueno… iros a un hotel… que hay niños delante… -dijo señalando la barriguita y riéndose.

Melinda le sacó la lengua como si fuera una niña pequeña. –Qué gracioso eres… -dijo sonrojada.

-Anda… si sabes que lo digo de broma. –comentó abrazándola.

Llegaron a los postres, lo que Melinda estaba esperando, pidió tarta de chocolate. Delia, Darío y Cristian también la pidieron. Adriana, Samanta, Pedro y Javier pidieron tarta de queso con arándanos.

Melinda no tardó nada en acabarse su tarta, se relamía los labios de lo buena que estaba. Cristian como sabía lo golosa que era le ofreció la mitad de su tarta, pero curiosamente como Darío también lo sabía le ofreció también un trozo de la suya.

-Jo, me queréis poner más gorda de lo que estoy. Me va a regañar Dennis de tanto comer. Mejor os lo coméis vosotros. –contestó.

Cristian sonrió, con una de esas sonrisas tan perfectas que a Melinda le dejó casi sin respiración. –Mi amor, tu estarías linda de cualquier forma, y no digas que te vas a poner gorda porque estás estupenda.

Melinda se sonrojó muchísimo ante el halago de Cristian. Tanto Samanta como Adriana se quedaron sorprendidas de lo atento y cariñoso que era Cristian con Melinda, hasta les entró algo de envidia.

-Uf… creo que necesito ir al lavabo. Delia ¿te importa acompañarme? por favor. Creo que con esta barriguita no voy a llegar al baño yo sola. –pidió con una sonrisa.

-Claro, te acompaño. –contestó levantándose.

-Nosotras también vamos, así aprovechamos. –contestaron a la vez Samanta y Adriana.

Melinda se levantó con ayuda de Cristian, y se fueron al baño. Allí estuvieron esperando pues estaban ocupados. Samanta se puso a hablar con Melinda. –Tienes mucho feeling con Darío, ¿no?

-Es que nos conocemos desde pequeños. Es un sol, jeje. Que por cierto, le gustas y no sabes cómo. –dijo con una sonrisa.

-¿Tú crees?

-Se le nota demasiado. –interrumpió Delia.

Mientras esperaban la cola del baño y luego fueron pasando de una en una, estuvieron hablando de Darío y de Javier, pues todas habían notado la tensión sexual entre Javier y Delia. Ella estaba sonrojada ante la idea.

………………………

Cuando las chicas se fueron al baño se quedaron los cuatro chicos, al principio estaban callados hasta que Cristian empezó a preguntarle a Darío. –Bueno, se nota mucho que le gustas a Samanta, ¿Qué vas a hacer?

-Pues no sé… es verdad que me gusta, pero no sé… -dudaba.

-Lánzate, no veas el coñazo que le ha pegado a Adriana… -contestó Pedro.

-Bueno, aunque no es el único que debe lanzarse, porque tú con Delia… -dijo Cristian mirando a Javier.

-Lo sé, ¿Tanto se ha notado? Lo cierto es que me gusta… -comentó Javier con una sonrisilla.

Hablando, hablando se les pasó el rato, y vieron regresar a las chicas. Darío con lo que le gustaba picar a Melinda tuvo que hacer una gracia. -¿Ya volvéis? Joe pensaba que estabas pariendo al bebé. Tardando tanto…

-Pero ¡qué gracioso…! –dijo Melinda mientras se sentaba.

-Para que lo sepas es que había gente, y hemos tenido que esperar. –contestó Delia.

-Bueno, bueno, no me comas… -respondió Darío bromeando.

Pagaron la cuenta pues ya habían terminado, salieron del restaurante, Cristian y Melinda volvían ya a casa, Melinda estaba bastante fatigada y quería descansar. Darío se fue con Samanta para tomar una copa, y Javier con Delia. Y Adriana y Pedro se fueron también a casa.

Se despidieron, Melinda estaba muy contenta por sus dos amigos. Ella ya tenía al amor de su vida con ella, pero sus dos amigos no, y pensaba que podría ser la ocasión para ello.

……………………………..

Javier y Delia se fueron a dar un paseo por los alrededores, se habían cogido de la mano, y Delia estaba sonrojada de una forma desmesurada. Hablaban de temas triviales porque a los dos les daba vergüenza entablar conversación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Me encantan las citas dobles, me parecen tan bonitas y romanticas.

Espero el siguiente

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.