Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 9 de febrero de 2010

Dulce sinfonia capitulo 3

3º- La primera mirada

-¿Ah sí? ¿De qué? ¿Dónde? ¿Cuándo empiezo? –preguntaba tan deprisa que se pisaba sus palabras.

-Tranquila que ni te entiendo. Mira mis vecinos tienen un niño con la enfermedad de los huesos de cristal, y su otro hijo que creo que es de nuestra edad, me ha dicho que necesitaban buscar una profesora particular y… pensé en ti. –le contó su amiga.

-Ahhhhhhhhh… –gritó contentísima. –ERES ESTUPENDA, LA MEJOR AMIGA QUE SE PUEDE TENER. – dijo a voces.

-¡Ay! Eso ya lo sé, pero no me grites que soy joven para quedarme sorda… -se quejó.

-Uy… lo siento. Es que estoy emocionada. –se disculpó. ¿Y qué hago? ¿Voy a conocerlos o qué? –preguntó.

-Pues vente y así te los presento, y bueno supongo que te cogerán, con lo buena profe que eres…

-Eres un amor, voy ahora para allá. No tardo nada. Te quiero. –dijo antes de colgar.

Delia volvió a entrar en el comedor y se sentó al lado de Cristian. –Mi amiga ya viene de camino, estoy segura de que os va a encantar, desde pequeñita quiso ser maestra y se le dan genial los niños. –comentó.

-Muchísimas gracias de verdad… - se quedó pensativo. –Ahora que caigo… no sé cómo te llamas. Yo soy Cristian.

-Es cierto, lo siento. Me llamo Delia. Y mi amiga se llama Melinda, me ha dicho que viene hacia aquí, así que no tardará en llegar. Casi me deja sorda de lo que se ha emocionado. –se quejó en broma tocándose el oído.

Cristian rió ante su comentario y se puso a hablar con su hermano que estaba sentado en sus rodillas. –Campeón, va a venir una chica que va a ser tu profe a partir de ahora. Vas a tener una profe solo para ti ¿Has visto que suerte? –le preguntó Cristian.

-… ¿ya no velvo a cole? –preguntó extrañado.

-No, pero es mucho mejor, así tendrás a una profe para ti solito. –intentó convencerle.

-Pedo yo quero ir a cole… -empezó a hacer pucheros.

-Vamos, los niños mayores como tú no lloran por esas cosas. Verás como te gusta mucho tu nueva profe y te lo pasarás muy bien.

Marcos se había enfadado con su hermano, alargó las manos para que Delia le cogiera y estuvo con ella mientras le hacía carantoñas hasta que sonó el timbre. –Debe ser Melinda. –comentó Delia.

-Voy a abrir. –dijo Cristian mientras se levantó del sofá.

Abrió la puerta, y allí estaba la chica más linda que había visto nunca, no muy alta, pero tampoco era bajita; delgadita, con el pelo castaño, tenía la carita como la de un ángel, un hermoso ángel. Y… ¡Qué ojos…! Los más bellos y extraños que jamás había visto. No solo eran bonitos ya de por si, si no que además los llevaba ligeramente maquillados, con una línea negra que los hacía más intensos y llamativos.

Se había quedado sin palabras, cosa que jamás le había pasado. Melinda se había quedado también sin palabras, era un chico tan sumamente hermoso que parecía esculpido por un artista, y con unos ojos… Melinda pensó que eso no era una mirada profunda, eso era un océano tan denso y profundo que se estaba perdiendo en él…

Hasta que reaccionó y saludó. –Ho… Hola, me llamo Melinda, soy la amiga de Delia. Aunque todo el mundo me llama Mel.

-Encantado… Soy Cristian. Delia está con mi hermano, te le voy a presentar. Aunque está enfadado conmigo porque le he dicho que no iría ya al colegio. Espero que se le pase el enfado. –comentó él mientras se dirigía al comedor.

Cristian la llevó al comedor, Melinda se estaba quedando maravillada de la casa tan bonita y tan bien decorada que tenían. Entraron en el comedor, y vio que en el precioso sofá azul estaba sentada a su amiga, con un niñito, la verdad es que era adorable pero se le veía con una escayola en el brazo y tenía inmovilizada la cadera.

-Hola, nena, ¡Qué rápida! –comentó Delia.

-Ya, bueno es que quería llegar cuanto antes. –dijo mientras se sentaba a su lado.

Al lado de Melinda se sentó Cristian, ella se puso bastante nerviosa, estaban tan cerca… pudo darse cuenta de lo bien que olía, olía a… ¡la colonia de Calvin Klein! Ella no podía ni creerlo, ese chico tan perfecto llevaba puesta la colonia de chico que la enloquecía.

Pero se concentró todo lo que pudo, quería caerle bien al niño, ganárselo para que la cogieran en el trabajo, pues realmente lo necesitaba, y además estaría cerca de ese chico tan fantástico.

Marcos la miró con mucha curiosidad, la examinó de arriba a abajo, pero no decía nada. Fue Melinda la que habló. -¡Qué dibujo tan bonito tienes en la escayola! ¿Quieres que te haga uno? –preguntó mirándole.

-Vae, quero… a Pocoyo. –dijo sonriendo.

-Es que le encanta. –añadió Cristian.

Melinda sabía que podía ganarse un poco más al niño y así incluso impresionar a Cristian, era lo que más estaba deseando. –Pues a mi también me gusta mucho, aunque a mi el que me gusta es Pato, ¿y a ti? ¿Cuál es el que más te gusta? –le preguntó mientras hacía el dibujo en la escayola.
-Todo, y pajaroto. –contestó.

-Bueno si quieres te los dibujo a todos. –añadió.

Marcos estaba muy contento y cuando Melinda terminó de hacer los dibujos se puso loco de contento. –Mia, ete pocoyo, pato, pajaroto… -le dijo a Cristian señalando cada uno de ellos.

-Ya los veo, campeón. ¿Has visto? Es que la profe que vas a tener es estupenda ¿A qué si? –

-¿Ella e mi pofe? –Preguntó –Siiiiiii, me usta la pofe, es mu gapa. –dijo sonriendo.

Melinda se sonrojó, pero él sonrió. –Sí es verdad, es muy guapa. Y me alegra que te guste. Por cierto, voy a buscar a mi padre para que le conozcas, mi madre es que está con gripe. Ahora vengo. –comentó levantándose y saliendo del comedor.

Melinda se quedó a solas con Delia y el pequeño Marcos, que estaba muy emocionado con su nueva profe. Aún seguía algo sonrojada por el comentario que había hecho, pues ella no podía creer que semejante chico hubiera dicho que ella era guapa.

-Nena, gracias por este trabajo, de verdad que me hacía falta…

-No hay de qué. Además ya has visto como te mira Cristian, es guapísimo. –dijo dándome un codazo.

-Eh… sí, no sé… -empezó a balbucear sin saber qué decir.

Delia se quedó con los ojos como platos y se tapó la boca con la mano. – ¿O sea que a ti él te gusta? Madre mía… -dijo ella.

-Yo… no… yo no dije eso… aunque es muy guapo, perfecto. –confesó sonrojada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Ana Carlisle dijo...

Jejejejeje
me encanta Marcos, es tan monooooooooooooooooooo
Continua asi wapa

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.