Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 28 de febrero de 2010

Dulce sinfonia capitulo 39

39º- Último susto

-¡Qué raro! La puerta no se abre, igual está atascada. –comentó Melinda.

Tiraron entre las dos del pomo pero no había manera, la puerta estaba cerrada a cal y canto. Intentaron gritar para que les abrieran pero con la música sería casi imposible.

-Nena, ¿llevas el móvil encima? Yo con la niña y todo me lo dejé en el bolso. –dijo Melinda, sujetando mejor a la niña que no paraba de moverse.

-Sí espera, aunque no sé si nos van a oír. –contestó.

Pero antes de que terminara de buscar el número de Kirian en la agenda del móvil, éste comenzó a sonar. No tenía el número en la agenda pero Delia sabía muy bien cuál era.

-¿Qué quieres?

-Uy, que poco cariñosa estás hoy, ¿no? ¿No me dices algo bonito? –preguntó Javier.

-Déjame en paz. Ya te había denunciado, así que no me molestes. –contestó Delia muy molesta.

-Vamos he visto que te has puesto muy guapa para la boda, es una pena que estés encerrada en el baño… -dijo antes de colgar.

Ella se puso muy nerviosa, abrió los ojos como platos y empezó a llorar de forma descontrolada. –Nena, ¿era Javier?

-Sí, está aquí, él ha cerrado la puerta.

-¡No puede ser! Tenemos que avisar a alguien. –dijo sujetando más fuerte a la niña. Se acercó a la puerta y empezó a golpearla. –SOCORRO, AYUDA, SOCORRO…

A los pocos segundos se abrió la puerta, aparecieron Cristian, Darío y Kirian con una leve sonrisa. –Vamos que sólo era una broma… -dijo Darío.

Ellas estaban muy asustadas y llorando se abalanzaron sobre ellos para buscar protección bajo sus brazos. –Javier está aquí, está aquí… - contestaron al unísono, muy asustadas.

-¿CÓMO? –preguntaron los tres a la vez.

Salieron del baño y volvieron al salón para que se sentaran en una silla, pero se quedaron apartados para no llamar la atención. Tuvieron que pedirles un par de chocolates para poder calmarlas un poco. El resto de invitados no sospechaba nada y así debía seguir, no querían armar una escena.

Ellas cuando estuvieron algo más calmadas, contaron lo ocurrido, dedujeron que Javier les había visto mientras gastaban la broma. Melinda y Delia estaban muy nerviosas, no paraban de llorar y llorar.

-Vamos a llamar a la policía tienen que detenerle. Pero hay que intentar encontrarle, si está entre los invitados le pillaremos. –comentó Darío muy enfadado. –Solo de pensar en lo que os podría haber pasado…

-Y estabais con la niña. Como encuentre a ese cabronazo le corto el cuello. –amenazó Cristian.

-No, no digas eso, no podría soportar que te hiciera algo… -respondió abrazándose a él con la niña entre sus brazos.

Estaban llamando a la policía cuando alguien los interrumpió. –ALTO, ¡todo el mundo quieto! –gritó Javier a punta de pistola desde uno de los lados del salón.

Se acercó a Cristian que estaba con el móvil en la mano marcando el número de la policía. –Tú, deja ese móvil y levanta las manos. –dijo señalándole.

Todos se quedaron paralizados, nadie se atrevía a moverse. –Vamos, todos en el suelo con las manos a la cabeza. Melinda tenía a Evelyn en brazos se fue al suelo pero apretó a la niña más contra ella. –No, tú vienes conmigo y tú también. –ordenó a Melinda y a Delia.

-NO, déjalas. –Cristian sonó desesperado.

-Me parece que no, ellas 3 van a estar conmigo. Además que esté así es culpa de esta zorra. – tiró del pelo a Delia.

-No se te ocurra tocarla. –Kirian intentó acercarse.

-No, no, yo no haría eso. –contestó acercando la pistola a la sien de Delia.

Kirian se quedó paralizado, no quería moverse por miedo a lo que Javier pudiera hacer. Todos estaban atemorizados, además los invitados no conocían a Javier, bueno a excepción de ellos, y de Samanta, Adriana, Pedro y los padres de Samanta.

-Me parece que lo voy a hacer es divertirme un rato… -dijo con una sonrisa siniestra, eso asustó mucho a todos.

-Tú, ya que parece importarte tanto esta guarra, acércate aquí. –ordenó señalando a Kirian. Él hizo caso y se acercó a donde estaban. –Quiero que le ates las manos, no quiero que se mueva.

Javier rebuscó en sus bolsillos y le dio una cuerda para que hiciera lo que le había ordenado. Una vez que la tuvo atada miró a Javier, estaba muy asustado por lo que podría hacerle a Delia.

Apuntó con el arma a Kirian, todos se temieron lo peor. –Ahora apártate, no quiero que estés cerca, pero vas a mirar lo que voy a hacer.

Él se apartó, volviendo al lado de Darío y Cristian, estaban deseosos por salvarlas pero temían que si actuaban pudieran sufrir algún tipo de daño. Javier la tumbó en el suelo y se puso encima.

Kirian ya sabía lo que pretendía, intentó levantarse pero Cristian le detuvo con la mano. –Calma, si no podría hacerle algo peor. –susurró. –Mi padre lo estaba viendo por la ventana, imagino que está llamando a la policía. Hay que tener paciencia y ganar tiempo hasta que lleguen. –dijo lo más bajito que pudo.

-Que os calléis, no quiero cuchicheos. –estaba muy enfadado. –Bueno por donde iba… Ah sí…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.