Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 18 de marzo de 2010

Amor sin límites capitulo 28

28º- Complicación

Mientras sentaron a Melinda en la silla, y le daban aire para que se tranquilizara. Pero Cristian lo tenía apagado, así que llamó a Kirian. Nada más descolgar ni siquiera le saludó. –Ven corriendo, creo que a Melinda le pasa algo.

-Voy ¿estáis en casa?

-Estamos en el bar que está enfrente de casa de Melinda. Ven ya. –dijo antes de colgar.

Ellas esperaron pacientemente a que Kirian llegara, mientras Melinda aún seguía con muchísimos dolores y llorando a causa de ellos. – ¿Dónde está Cristian? ¿Todavía no viene?

-Cariño, no consigo localizarle, pero Kirian está a punto de llegar. Tú tranquila. –respondió Delia.

Efectivamente, a los pocos minutos entró Kirian en el restaurante, que nada más mirar a Melinda supo que no se encontraba bien. –Voy a llevarla al hospital, no me da buena espina que tenga tantos dolores en la barriga.

-Vale. Vamos contigo en el coche. –dijo Samanta.

Se montaron en el coche, pero Melinda fue medio tumbada entre Delia y Samanta, Adriana fue delante pues era más sencillo que Melinda estuviera entre ellas dos. Menos mal que no hubo tráfico y llegaron sin problemas al hospital.

-Me podéis decir, ¿Qué ha pasado para que se altere de esta forma?

-Pues… resulta que le dolía un poco la tripita y quiso tomar el aire. Entramos en ese bar y resulta que trabajaba allí Walter, y bueno… tuvimos un pequeño enfrentamiento con él. –explicó Samanta.

-Si sigue tan alterada, puede perder al bebé. Además que le duela tanto no es buena señal…
Kirian la cogió en brazos, para sacarla del coche y caminó con ella hasta el hall del hospital. – ¡Una camilla! –le dijo a una enfermera que estaba allí al lado.

Pusieron a Melinda en una camilla y se la llevaron dentro. –Voy a examinarla aunque no es mi especialidad. Avisad a Dennis, y que intente localizar a Cristian. –explicó antes de meterse en el box.

Fueron a la ventanilla de información para que localizaran a Dennis que fue a buscarlas en cuanto pudo. – ¿Qué ha pasado?

Ellas le explicaron el enfrentamiento con Walter y cómo se había alterado Melinda. –Seguid intentando localizar a Cristian, yo voy a ayudar a Kirian.

Después de otros tantos intentos de localizar a Cristian, lo dejaron por imposible, no tenía el móvil encendido. Pero llamaron a Darío y a Pedro que fueron a recoger a Annette para ir al hospital.

Mientras les esperaban le sonó el móvil a Delia. –Hola, perdona hermanita, es que no sé que le ha pasado al móvil que lo tenía apagado. ¿Pasa algo?

-¡QUÉ SI PASA ALGO? PASA QUE MELINDA ESTÁ EN EL HOSPITAL Y NO SABEMOS LO QUE LA PASA. –gritó como una histérica.

-¿CÓMO? Voy ahora mismo. En 10 minutos estoy allí. –dijo con voz desesperada.

Mientras tanto, llegaron Annette, Darío y Pedro, que las vieron a las 3 llorando muy nerviosas. Adriana sentada y Delia y Samanta de pie dando pequeños paseos. – ¿Se sabe ya algo?

-Aún no. Pero por fin hemos localizado a Cristian, supongo que estará a punto de llegar. –contestó Delia.

Annette estaba muy nerviosa, tuvo que sentarse porque empezó a marearse. Bebió un poco de agua y eso la calmó un poco. Vieron llegar a Cristian corriendo como un desesperado para acercarse a ellos.

-¿Dónde está?

-Tu padre y Kirian la están examinando. –explicó Delia.

-Lo siento, es que no sé que le ha pasado a este estúpido móvil. Pero ¿Qué ha sucedido?

Pero fue Adriana la que alzó la voz para interrumpirles. –Walter. Eso es lo que ha pasado.

-¿Ha hecho algo a Melinda? Como le haya hecho algo, juro que le mato… -amenazó.

-Cálmate. Supongo que ya no deben tardar mucho en salir a decirnos algo. –comentó Annette intentando calmarlo.

Pero el tiempo pasaba, lento, taladrante, como espinas de un rosal que se clavaban con lentitud, haciendo que un dolor tan penetrante recorriera el corazón de Cristian poco a poco y de forma insufrible.

…………………………………….

Dennis entró en el box para ayudar a Kirian con Melinda, estaba tumbada retorciéndose de dolor y muy nerviosa. Kirian intentaba revisarla como podía pero le resultaba muy difícil.

-Espera que te ayude. –comentó.

-Estoy preocupado por el bebé, si sigue tan nerviosa, no sé lo que podría pasarle… Además me han dicho las chicas que ya se estaba quejando de que le dolía. –dijo Kirian.

-Vamos a hacerle una ecografía y salimos de dudas. –añadió Dennis.

Trajeron la máquina al box para poder hacerle la ecografía a Melinda, pero si se movía tanto les resultaría imposible ver nada con claridad. Dennis se acercó a ella para que pudiera verle. –Melinda, vamos a ver si está bien el bebé, pero necesito que te estés muy quieta.

-Pero me duele mucho... –se quejó ella.

-Lo sé, aguanta un poco. Por favor, tienes que hacerlo por el bebé.

-Esto lo vas a notar un poco frío. –comentó Kirian mientras le echaba el gel en la tripita.

No tardó mucho en hacer la ecografía y no les gustó nada lo que vieron en la pantalla. No era bueno y tendrían que actuar pronto para que la vida de Melinda y la del bebé no corrieran peligro.

-No tenemos tiempo de decírselo a los demás ni de pensarlo. Como no saquemos ya al bebé, se nos van los dos. –susurró Kirian a Dennis.

-Tienes razón.

Dennis estaba bastante serio, sabía el peligro en el que se encontraban ambos y Kirian llevaba toda la razón, no tenían demasiado tiempo. –Melinda, el bebé ya está desarrollado, como uno de 9 meses, el problema es que tiene enroscado el cordón umbilical al cuello. –explicó lo más calmado que pudo.

-¿CÓMO? Mi bebé… ¿se va a poner bien?

-Tenemos que hacerte una cesárea, antes de que el cordón umbilical empiece a asfixiarle. O podría correr peligro y tú también.

-Vale. –dijo muy tranquila, sorprendiéndose a sí misma de la entereza demostrada en ese momento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.