Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 5 de marzo de 2010

Amor sin límites capitulo 9

9º- Inoportuno

Pasó muy mala noche, pues cada poco rato tenía pesadillas y se ponía a llorar, Cristian no durmió nada, quería velar el sueño de su preciosa Melinda. Se hicieron las 7 de la mañana y Melinda había conseguido dormir un rato sin tener pesadillas, Cristian cayó dormido a causa del cansancio.

Dennis y Annette se estaban preparando para ir a trabajar. Dennis para ir al hospital y Annette para ir a la clínica en la que trabajaba como secretaría. Abrieron lentamente la puerta, y vio que ambos estaban dormidos, lo cierto es que la escena le arrancó una sonrisa, pues nunca había visto tan feliz a su hijo.

Pero Cristian se despertó y vio a su padre en la puerta, se levantó con mucho cuidado para no despertar a Melinda. –He conseguido que se durmiera hace un rato, pero ha pasado muy mala noche, yo casi no he dormido…

-Hijo, nos vamos a trabajar. Tu hermana se irá en un rato a la universidad. Yo creo que tú debes quedarte con Melinda, los dos necesitáis descansar, pues ha sido una noche muy larga. –comentó cariñosamente.

-Lo sé, pero no sé si ella querrá ir a abrir la tienda. Aunque desde luego no voy a despertarla ahora que he conseguido que se duerma. –dijo entre susurros.

-Bueno, si ves que le diera algún ataque de pánico como el de ayer, te dejo un bote de calmantes en la encimera de la cocina. Llamaré más tarde y así me cuentas. –contestó.

-Vale papá, voy a descansar un rato más, estoy molido…

Cerró la puerta y se tumbó con cuidado abrazando de nuevo a Melinda, cerró los ojos y volvió a dormirse. Ambos estaban descansando con una sonrisa en la boca por estar así de cerca.
Pasadas un par de horas, Cristian abrió lentamente los ojos y miró a Melinda, que le miraba con una sonrisa en los labios. –Hola… -suspiró él.

-Estabas muy guapo así dormidito. –dijo sonrojada.

-Tú si que estabas hermosa, aunque costó que te durmieras…

-Ya… lo siento, es que nada más cerrar los ojos veía sus caras… -comentó temblando al recordarlo.

Cristian abrazó con delicadeza a Melinda y empezaron a besarse, al principio fue un beso lento, suave, sosegado, pero poco a poco ese beso fue aumentando de intensidad.

Estaban en una cama, solos, muy cerca el uno del otro, la tentación les estaba encendiendo un fuego muy intenso en su interior y tenían la necesidad de sofocarlo en ese momento. Melinda empezó a quitarse la camiseta mientras Cristian se quitaba la suya.

Cristian al verla el sujetador y tan encendida se excitó mucho, casi le arrancó los pantalones de golpe, mientras bajaba los suyos para estar más cerca. – ¿Tienes… protección?

Sí, en el cajón de la mesilla, espera… -susurró mientras buscaba en el cajón.

Pero mientras buscaba en el cajón se abrió la puerta de golpe, ambos se asustaron y Melinda se tapó con la sábana. –Hermanito me voy… -dijo pero se quedó callada al ver la escena.

Abrió los ojos como platos y Melinda estaba roja como un tomate por la vergüenza de la situación. Delia no sabía lo que decir y Cristian estaba tan sorprendido como ellas.

-Eh… yo… perdón por interrumpir. –contestó girando la cabeza. –Es que me he entretenido y me voy ahora a la universidad.

-Vale hermanita… pero ahora, ¿te importa dejarnos algo de intimidad?

Ella también estaba roja y nada más que asintió con la cabeza y salió de la habitación cerrando la puerta. Melinda todavía estaba como un tomate por la situación, ocultó su rostro en el pecho de Cristian. – ¡Qué vergüenza…!

-Es que ha sido muy inoportuna, pero tampoco pasa nada. –respondió Cristian con una sonrisa besando sus cabellos. –Por cierto, ¿Por dónde íbamos?

Empezó a besarla y acariciar su cuerpo que tan solo tenía la ropa interior, Melinda se estaba encendiendo, hasta que se le ocurrió mirar la hora y vio que era muy tarde. –Me parece que esto va a tener que esperar, porque es muy tarde y tengo que abrir la tienda. –dijo entre beso y beso.

-Pero estoy muy agusto contigo así de cerquita…- hizo un puchero.

-Yo también pero tengo que abrir la tienda, si no, no llego a fin de mes.

Se levantó en ropa interior para buscar la ropa que le habían prestado de Delia y ponérsela. –Lavaré la ropa para poder devolvérsela a tu hermana.

-Tranquila no hay prisa, además con la cantidad de ropa que tiene no creo ni que le importe.

-Ya pero yo quiero devolvérsela, tengo por costumbre devolver las cosas que me prestan.

-Si es que de lo buena que eres te debían dar un premio. –contestó Cristian cogiéndola en brazos.

Ella ante el comentario no pudo evitar echarse a reír y Cristian la siguió, hacían muy buena pareja y estaban muy felices. No se conocían mucho, solo desde hacía dos días, pero ambos sentían en su interior que sentían algo muy profundo y no podían ignorarlo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Cristina dijo...

me encantaaaaa!! es preciosa y cristian y mel hacen muy buena pareja como siempre! sigue asi guapa

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.