Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 28 de marzo de 2010

Renacer capitulo 9

9º - Sentimientos a flor de piel

-Pero con su enfermedad tiene que tener mucho ánimo y fuerzas. –contestó preocupado.

-Ya, lo que ocurre es que no hace más que pensar en ti. Eras el primer chico que se interesaba en ella y la trataba bien desde hacía mucho tiempo. Y ahora la rechazas, no te haces una idea de cómo se siente…

-No la rechazo, pero he sufrido mucho…

-Vamos, que tienes miedo. Pero es que en la vida hay que arriesgarse para poder ser feliz. –dijo intentando alentarle.

-Supongo que tienes razón… Gracias. –contestó abrazándola.

Cuando se dio cuenta se apartó un poco de ella, estaba avergonzado. –Discúlpame, no quería incomodarte.

-Tranquilo, no pasa nada. De hecho, espero que nos veamos más. –contestó con una sonrisa.

……………………

Nada más salir Cristian por la puerta, Melinda se sintió muy desdichada, si ya la había rechazado, eso era como una confirmación de su rechazo, no quería ni estar al lado durante el tratamiento.

No aguantó más y comenzó a llorar de forma desconsolada, Kirian no sabía ni lo que decir. Nunca le había gustado ver llorar a nadie, y menos a una chica; pero no sabía qué decirla para que se sintiera mejor, sabiendo lo que sabía que sentía Cristian por ella.

-No llores, por favor…

-Lo siento, pero no puedo evitarlo. –contestó entre sollozos.

-Mira, tal vez me estoy metiendo donde no me llaman, pero le gustas mucho a Cristian.

-No creo, me trata como si no existiera, y mira cómo se ha marchado.

-Porque le resulta difícil. A ver, no creo que deba contártelo yo, pero quizás es la única forma de que lo entiendas.

-¿Entender qué?

-El por qué me da miedo que estemos juntos. –interrumpió Cristian desde la puerta.

-Bueno, yo os dejo a solas. –comentó mientras salía de la sala con una leve sonrisa.

Cristian miró a Melinda, que se secaba las lágrimas que caían por sus mejillas mientras le miraba. Se acercó muy lentamente a ella y cogió una silla para sentarse a su lado sin parar de mirarla.

-Yo estuve con una chica, y ha sido la relación más tormentosa que jamás he vivido… Tengo miedo a volver a sufrir, no podría soportarlo.

-A decir verdad, yo también tengo miedo, Enrique me trataba muy mal, pero… no puedo evitarlo, me gustas… -confesó sonrojada.

Él levantó su cara cogiéndola por la barbilla con la mano para que sus miradas se encontraran. Sabía que era un ángel, era imposible que un ángel fuera malvado, y ella lo era. Estaba seguro de ello.

-Tú también me gustas, por eso me resultaba tan difícil, pero no puedo seguir alejándome de ti… - susurró.

Entonces se olvidaron de todo, solo importaban ellos, sus miradas eran penetrantes, como si pudieran ver el interior del otro mirando sus ojos, habían conectado de una forma muy profunda.

Se acercaron lentamente, Cristian aún tenía la mano en la barbilla de Melinda, sus rostros se acercaban paulatinamente, sus labios estaban a escasos centímetros, sus respiraciones empezaron a acelerarse por esa cercanía.

Hasta que poco a poco se terminaron de acercar para que sus labios se unieran en un beso muy esperado. Ambos estaban necesitados el uno del otro, necesitaban cariño, amor, comprensión, necesitaban sentirse amados…

Fue un beso bastante largo, cargado de significado para ambos, se habían demostrado sus sentimientos, habían traspasado la barrera del miedo a sufrir. Sabían perfectamente lo que sentían. Ninguno de los dos sería capaz de dañar al otro.

El resto del tratamiento Cristian estuvo sentado a su lado, sin soltar ni un instante la mano de Melinda. No dejaron de mirarse, observándose, memorizando cada centímetro de la cara del otro.

-Jamás voy a separarme de ti. –prometió Cristian.

Ella se sonrojó de forma desmesurada y le abrazó, comenzó a llorar pero en esa ocasión eran lágrimas de felicidad. Cristian vio sus lágrimas y se alarmó profundamente. – ¿Por qué lloras, mi ángel?

-Es que estoy muy feliz. Ahora sí que tengo fuerzas para salir adelante. –dijo con una amplia sonrisa.

-Me parece estupendo, no va a ser fácil, yo voy a estar a tu lado. Pero…

-¿Pero? –preguntó extrañada.

-Nadie en el hospital puede saber que estamos juntos. O podrían abrirme un expediente o echarme.

-Lo sé. Tranquilo. Aquí en el hospital seré una paciente. –dijo guiñándole un ojo.

-Aunque Kirian me ha dicho que si hace falta me cubre las espaldas. Es un tío estupendo, y parece que él y tu amiga Delia se gustan. –comentó alegre.

-Se le ve muy buena persona, me alegro mucho por Delia, nunca había tenido mucha suerte con los chicos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.