Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 22 de abril de 2010

Ardiente pasión capitulo 5

5º- Citas a pares

Cuando estaba terminando de preparar la cena, oyó que abrían la puerta de casa, era su hermana Delia. –Hola hermanita, ya llegué.

-Estoy terminando de preparar la cena.

Entró en la cocina donde estaba Melinda terminando la cena, y vio en un pequeño jarroncito la cala blanca. Se sorprendió bastante al verla. – ¿Y esto? ¿Un admirador?

-Ha sido Darío, me ha invitado a cenar el sábado. –contestó poniendo la mesa.

-Uy… ¿pero no te gustaba Cristian?

-Y me gusta, pero también me gusta Darío. –contestó ella mirando al suelo mientras jugueteaba con sus dedos.

-¿Entonces qué vas a hacer? ¿Con quién te vas a quedar? –preguntó con muchísima curiosidad.

No sabía lo que decir, porque no sabía qué decisión tomar, no sabía exactamente lo que sentía por cada uno de ellos. Antes de que le diera tiempo a contestar sonó su móvil, era Cristian, ya había guardado su número en la agenda del teléfono.

-Hola.

-Hola, sé que hablamos antes, pero me preguntaba si querrías quedar el domingo para comer. –dijo Cristian.

-Pues me has pillado un poco de sorpresa, pero… vale. Nos vemos el domingo para comer juntos.

-Es genial. Te prepararé alguna sorpresa

-Vale. Un beso. –se despidió ella.

Su hermana había escuchado que había quedado, y no le resultaba difícil suponer de quién se trataba. -Así que vas a salir un día con cada uno. ¿Tendrás condones suficientes?

-No seas bruta. No pienso acostarme todavía con ninguno de los dos. No al menos hasta que tenga claros mis sentimientos. –contestó algo molesta.

Durante los días siguientes, Melinda no había más que pensar en ambos, en hacer una especie de lista comparativa o algo parecido; pero era cierto que en le terreno de lo personal los conocía poco a los dos. Así que se dio cuenta de que, una cita con cada uno, haría que los conociera más en profundidad.

El sábado estaba de los nervios, no sabía qué ropa ponerse. A lo largo del día, sacó cuatro veces toda su ropa en el armario, hasta que se decidió por unos vaqueros muy ceñidos y una camiseta morada con escote de pico, que resaltaba sus ojos. Acompañado de unos zapatos de tacón negros con un bolso a juego. Además se maquilló ligeramente con negro, fue un negro difuminado que remarcaba sus extraños ojos.

-Vaya, hermanita estás preciosa. Se le va a caer la baba a Darío. –dijo ella.

-No exageres, yo no me veo bien, pero llevo todo el día viendo la ropa y ya estoy atolondrada. –respondió.

-Espero que te lo pases bien y seguro que te aclaras. ¡Qué bonito! Tienes a dos chicos detrás de ti...

-Y tú tienes a Kirian.

Su hermana se sonrojó bastante. –En estos momentos echo mucho de menos a Adriana, que me defendía de ti. –dijo Delia.

-Yo también pero ya sabes lo que dijeron Kirian y Pedro. Que en unos días podrán darle el alta.
Durante su charla sonó el timbre de casa, y ambas se alteraron bastante. -¡Es él! Ya viene a buscarte ¡Qué puntual!

Melinda iba directa a abrir la puerta pero su hermana la estaba sujetando ligeramente para que tardara más en abrir la puerta. Abrió y Darío iba con unos vaqueros y una camisa que hacía aguas en blanco y negro. Él se quedó con la boca abierta al ver a Melinda. –Estás impresionante.

-Gracias.

-Esto es para ti. –contestó ofreciéndole una cala blanca.

-No era necesario, con la que ya me regalaste es suficiente. –dijo ella cogiendo la preciosa flor.

-No es nada ¿Ya estás lista?

-Si. Bueno hermanita, que pases buena noche con Kirian. Nosotros nos vamos a ir ya. –contestó mirando a su hermana.

Vale, por cierto, de dejé un regalo en el bolso. –dijo Delia guiñándole un ojo a su hermana con picardía.

Ella ya se imaginaba el “regalo” de su hermana. Se hizo la despistada y se marcharon. Bajaron a la calle para ir al coche de Darío, un Citröen C5, azul eléctrico. Ella se quedó algo cortada. –Podemos ir en mi coche, si quieres.

No, vamos en el mío y así te llevo. –contestó abriéndole la puerta con una amplia sonrisa.

Melinda asintió ruborizada y se montó en el asiento del copiloto. Se pusieron en camino, ella no sabía a dónde irían, pues Darío quería sorprenderla. Tras un rato, llegaron a un restaurante, ella había ido alguna vez allí y le gustaba bastante.

Entraron y les sentaron en una zona con bastante intimidad, en parte, ella se alegraba pues así tendrían un ambiente más tranquilo para conocerse mejor. Necesitaba aclarar sus sentimientos y así decidirse por uno de los dos. Aunque le carcomía que decidiera lo que decidiera, uno de los dos lo pasaría mal. Ella se quedaría muy mal por tener que elegir entre dos chicos que le gustaban tanto.

-¿Te gusta este sitio?

-Sí, ya había estado un par de veces, con mis padres. –al decir esto no pudo evitar que su rostro se entristeciera.

-Lo siento, no lo sabía. Si quieres nos podemos ir a otro lugar. No quiero que estés mal.

-No pasa nada. Además se como muy bien. –respondió con una pequeña sonrisa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.