Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 23 de abril de 2010

Ardiente pasión capitulo 6

6º- Cita con sorpresa

La cena transcurrió tranquila. Hablaron sobre sus gustos musicales, sus películas favoritas… no tenían demasiadas cosas en común pero se reía mucho con él. Pues era un chico divertido y bromista y eso llamaba la atención de Melinda.

Una vez que acabaron de cenar, salieron del restaurante y se apoyaron en el coche de Darío. – ¿Quieres que vayamos a un Pub a tomar una copa?

-Claro, además tengo algo de frío, estaría muy bien estar en un lugar cálido. –respondió ella.

Fueron a un sitio muy cercano al restaurante. Había gente dentro pero no demasiada. Pidieron un par de copas, dos Martini con limón. Se pusieron a bailar, se lo estaban pasando realmente bien, y a Melinda le había falta distraerse con la mala racha que le había azotado.

Darío no podía dejar de mirarla, la veía tan hermosa que se moría por besarla. Pensó que podría acercarse poco a poco con la excusa del baile, y que así Melinda le seguiría. Mientras bailaban se acercó más a ella, bailando más arrimados. Ella le seguía pues le encantaba bailar, y hacía mucho que no lo hacía.

Estaban muy cerca, mirándose a los ojos, riéndose, bailando muy cerca. Darío vio su oportunidad, se acercó a Melinda pausadamente, comenzando a besarla. Ella no se lo esperaba pero le siguió. Besándose con calma mientras la música seguía pero ellas no bailaban.

Después se separaron poco a poco, y se sonrieron mutuamente. –Ha sido muy bueno… -comentó Darío mientras ella sonrió ligeramente ruborizada.

-Tengo que ir un momento al baño. ¿Me esperas aquí? –preguntó.

Él asintió mientras ella se marchaba. Buscó el baño, que estaba al fondo del local. Dio las gracias porque no había demasiada cola, y no tardó tanto como esperaba. Salió del baño y se dirigió al lugar en el que esperaba Darío. Ya podía ver cómo se tomaba su copa, pero antes de que llegara, una mano la detuvo.

Se giró y vio a un chico bastante más alto que ella, moreno y una expresión chulesca en su rostro. –Hola preciosa, ¿bailas conmigo?

-No lo siento, estoy con alguien. –dijo ella intentando zafarse de la mano del chico pero sin éxito.

-Anda, solo es un baile… -contestó y empezó a bailar con ella a la fuerza, arrimándose todo lo que pudo a ella.

-¡Déjame, no quiero bailar contigo!

¿Oye tú, tienes algún problema en los oídos? Ha dicho que no quiere bailar contigo. –dijo Darío bastante serio.

-¿Y a ti que demonios te importa?

-Me importa porque estoy con ella. Así que suéltala, ahora. –exigió.

-¿Me vas a obligar?

-Si no la dejas en paz, sí. –su tono era amenazante.

El chico dio un empujón a Darío, y Melinda también recibió un empujón. Se enzarzaron en una pelea, las personas del local se quedaron boquiabiertas. Melinda intentó separarlos y recibió un golpe en la cara, se lo había propinado ese chico moreno.

Entonces dos chicos que estaban en el local, se acercaron para meterse en medio y separarlos. Poco después se metieron los de seguridad y los echaron a la calle. A Melinda no la echaron porque no había echo nada, y la curaron el labio. Pero salió fuera a buscar a Darío. Él al verle el labio se asustó mucho. – ¿Estás bien?

-No es nada. Pero preferiría que me llevaras a casa, si no te importa.

-Claro, ahora mismo te llevo.

-¿Tú estás bien?

-Sí, solo son unos golpes.

-Será mejor que te cures eso. –dijo Melinda señalando los cortes de la cara.

-No pasa nada, estoy bien.

Llegaron a casa de Melinda, ella no sabía lo que hacer, se sentía fatal con lo ocurrido. –Bueno, espero que no sea nada y que descanses.

-Lamento lo de la pelea y que hayas resultado herida.

Gracias por ayudarme. –contestó besando su mejilla.

Se bajó del coche, y se metió en su casa. era algo tarde pero vio la luz del comedor encendida. . –Delia ¿Ya estás en casa?

Ella salió a medio desvestir. Se fijó en su cara y vio el labio partido de su hermana. -¿Qué es lo que te ha pasado en la cara?

-Un problemilla con un chico en la discoteca, y por intentar separarlos, me llevé un golpe.

Estuvo relatando su cita, en el restaurante, en el Pub y la pelea. Ella escuchó muy atenta y asombrada por lo ocurrido. –Bueno entonces, ¿Ya sabes si te gusta de verdad?

-Me gusta, pero no sé. Durante ese beso tampoco sentí mariposas en el estómago ni nada de nada.

-Pero eso no tiene nada que ver. Aunque claro, a ver que tal la cita de mañana con Cristian. Espero que uses mi regalo mañana. –contestó riéndose.

-Si bueno, menudo regalo. Solo se te ocurre a ti.

Se acostaron, aunque Melinda no durmió demasiado. Pensó en Darío y en el beso. Pero pronto se imaginó besando a Cristian, verle cerca de sus labios, que con sus manos rozando delicadamente su cintura. Quitándose la ropa para estar juntos, con esos pensamientos, un fuego se fraguaba en su interior...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.