Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 14 de abril de 2010

Renacer capitulo 28

28º- Mala conciencia

Estaban muy nerviosos, no querían alterar más a Cristian pero no podían consentir que se cortara las venas. Las chicas intentaron hablar con él, intentando calmarle, para que bajara el cuchillo.

Aprovechando que estaba distraído mientras escuchaba a las chicas. Kirian y Darío le sujetaron, arrebatándole de las manos el cuchillo. –NO, ¡dejadme! –gritó con desesperación.

-No puedes hacer esa clase de tonterías. –dijo su padre enfadado.

-Hijo, por favor, entra en razón. –pedía Annette.

Él se retorcía para liberarse de los brazos de Darío y Kirian, pero no lo conseguía, podían con él. Dennis cogió una jeringa de su maletín y le inyectó un calmante en el brazo. –Lo siento hijo, pero no puedo permitir que hagas una locura fruto del dolor.

Según fue entrando el calmante en el organismo de Cristian, su cuerpo se fue relajando hasta que perdió la consciencia y dejó de luchar. Entre los dos amigos lo llevaron a la cama. – ¿Crees que estará mejor cuando despierte?

-No lo sé. Estoy preocupado, está fuera de sí. No piensa con claridad, se está dejando llevar por la desesperación y eso no es bueno. Me parece que lo mejor sería vigilarle. –contestó mirándole.

-Vale, yo me quedo con él. –dijo Kirian.

-Cuando despierte avísame.

…………………….

Después de llamar a Cristian, Walter se sentía muy satisfecho. Bajó al sótano, quería grabar otro vídeo, no solo para mandarlo, sino para desquitarse y aprovecharse de Melinda.

Pero al entrar, Melinda estaba toda sudada, con mala cara, había vomitado en el suelo y no hacía más que gritar. Se quejaba de unos pinchazos en la tripita. Eso no era bueno, así podría causarle problemas.

Tuvo que cambiar los planes de golpe, marcó el número de Javier para que volviera a la casa. Tenía que ayudarle a deshacerse de Melinda, pues estaba enferma y parecía que iba empeorando por minutos. Si estaba enferma no le servía de mucho y prefirió quitársela de en medio.

Javier llegó sin saber lo que quería Walter. –Vaya día de recaditos, estoy hasta los huevos. –se quejó.

-No te quejes, ya sabes que si disfrutar de mi hija Kira es porque yo la obligo a que esté contigo. Así que no te pases de listo.

-Bueno y ¿Qué quieres que haga?

-Coge a la chica y llévatela, suéltala en algún lugar. Enferma ya no me sirve. –dijo con cara de asco.

Javier se quedó estático, era un ladronzuelo y le gustaba aprovecharse de las chicas, pero abandonar a esa chica estando embarazada y enferma era algo demasiado fuerte. –Yo… no sé… está embarazada y enferma…

-Haz lo que te digo. Si no ya sabes lo que te pasará. –amenazó.

Él cogió a Melinda en brazos y salió del sótano sin decir una palabra. Metió a Melinda en la parte de atrás de su coche. Lo cierto es que dejarla morir en medio de la nada le parecía demasiado.

Arrancó el coche y se puso en marcha, se suponía que debía abandonarla en alguna cuneta. Pero cuando llegó el momento no fue capaz. Condujo hasta un parque, no había gente, pero él sabía que solía pasar alguien de vez en cuando. Además había una gasolinera no muy lejos. La tumbó en el suelo y quiso marcharse, pero su conciencia le estaba gritando por dentro que no podía hacer algo así.

Cogió el móvil que le habían quitado a Melinda, y estuvo buscando el último número de la rellamada, aparecía el nombre de Cristian, y dio al botón de llamada, mientras los tonos empezaban a sonar.

…………………….

Cristian empezó a salir de su estado de inconsciencia a causa del calmante. – ¿Qué ha pasado? –preguntó algo mareado.

-Tu padre te puso un calmante, porque intentabas hacer una locura. –contestó Kirian que estaba sentado a su lado.

-¿Walter ha llamado? –preguntó mirando su móvil.

-No, aún no sabemos nada. Pero debes descansar. Espera voy a avisar a tu padre, para decirle que ya despertarse.

Mientras esperaba en la cama, empezó a sonar el móvil. No podía creer lo que veían sus ojos. En la pantalla aparecía el número que le llamaba. Se podía leer claramente “Mel llamando”. Lo cogió en seguida. –Mel ¿eres tú? ¿Dónde estás?

-Está en el parque de las afueras. Muy cerca de una gasolinera. –dijo la voz de un hombre para luego colgar.

Cristian no entendía lo que acababa de suceder, no sabía quién era el hombre que le había llamado desde el móvil de Melinda. Salió corriendo de la habitación, y se chocó en el pasillo con Kirian y su padre. –Es Melinda, está en un parque hay que ir a buscarla.

-¿Cómo? ¿Qué estás diciendo?

Les estuvo explicando la llamada y lo que había dicho. Ellos aún no podían creerlo. Dennis fue a por su coche, le acompañaban Cristian, Darío, Kirian y Pedro. Acordaron que las chicas se quedarían en casa mientras ellos la buscaban.

-¿Y qué parque es? No sé a cuál se refiere. –dijo Pedro.

-Debe ser uno que acondicionaron hace poco, es bastante solitario, aunque de vez en cuando se ve a alguien por allí. –contestó Dennis.

-Vamos papá. No sabemos cómo estará Melinda, ese hombre no lo dijo. Y en el DVD no tenía muy buen aspecto. –respondió Cristian impaciente.

Llegaron al parque. Se dividieron para buscarla, mirando en los bancos, entre los columpios y cerca de los matorrales. Hasta que tras unos angustiosos minutos, Darío dio con ella. Estaba tumbada en el suelo, tenía muy mal aspecto y estaba tiritando.

-¡LA HE ENCONTRADO! –gritó para que le oyeran.

La cogió en brazos y se puso a caminar para reunirse con los demás. Cristian fue corriendo hasta Darío. Tenía los ojos llenos de lágrimas que caían. Abrazó a Melinda. –Mel, Mel ¿Estás bien? –estaba desesperado.

Ella no respondía, estaba inconsciente. Tenía toda la ropa manchada, su cuerpo tiritaba inconscientemente. Estaba muy blanca y con signos de deshidratación. –Tenemos que llevarla a casa, hay que revisarla. –dijo Dennis nervioso.

-Yo la llevo. –contestó Cristian apretándola fuertemente contra su pecho.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.