Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 7 de mayo de 2010

Ardiente pasión capitulo 30

30º- Sustos

-¿Por qué no?

-Pues porque me creo que la va a pasar algo y no puedo pegar ojo. –contestó Cristian agotado.

-¿Me voy a tener que enfadar hijo? –preguntó su padre. –Como no descanses te mandaré pastillas para dormir.

-Bueno, si te vas ahora a descansar un rato, lo dejaré pasar unos días. –dijo su padre.-Pero antes, dime una cosa. ¿Cómo estás de ánimos?

-Me cuesta papá. Porque tengo mucho miedo a que pierda el bebé. –respondió él con ansiedad. –Pero sé que si Melinda sabe esto se pondrá peor.

-Eso es cierto. Además debes estar tranquilo, la tengo vigilada y las revisiones van bien de momento. Aunque es mejor que evitemos los sobresaltos, pues tal como está de avanzado el embarazo, cualquier sobre salto podría adelantarle el parto. –contestó Dennis.

-Lo sé, y eso me aterra.

-Vete a descansar por favor, hazlo por ella, si enfermas no podrás cuidarla.

Cristian dio un abrazo a su padre y se fue a descansar, realmente lo necesitaba, pero casi no consiguió dormir. Veía a Melinda en sueños, dando a luz antes de tiempo porque él no había podido cuidarla, y eso lo sobresaltaba cada 5 minutos.

Por las tardes, se quedaban solos Melinda y él, pues sus padres se iban a dar una vuelta una vez que Dennis salía de trabajar. Una de las tardes, se pusieron a ver Avatar, se la habían comprado hacía muy poco en DVD y a Melinda le estaba encantando.

-Amor, ¿puedes ir a por chocolate? –preguntó poniendo ojitos.

-Claro. –dijo levantándose.

Empezó a notarse mareado y le daban pinchazos en la cabeza, pero tuvo que disimular hasta llegar a la cocina, no quería preocupar a Melinda. Cogió el chocolate y fue hasta el comedor.

Pero los pinchazos fueron más fuertes, tuvo que ponerse las manos en la cabeza pues parecía que le reventaría en mil pedazos, era insufrible. Melinda le vio y empezó a preocuparse. – ¿Te ocurre algo?
-No tranquila… -pero antes siquiera de que pudiera seguir hablando se le pusieron los ojos en blanco y cayó de bruces al suelo.

-¡CRISTIAN! –gritó muy asustada.

Él no respondía, estaba en el suelo y no se movía. Ella con mucho esfuerzo se levantó del sofá y se fue a su lado. Intentó llamarle, despertarle, pero no había manera. No sabía lo que le pasaba pero no debía ser nada bueno.

Intentó llamar a Dennis, pero salía apagado o fuera de cobertura. – ¡Mierda, necesito a alguien!

Melinda empezaba a ponerse histérica, y unos pinchazos acudieron a la parte baja de la barriguita. Seguía intentando despertarle, pero sintió cómo un líquido pegajoso le mojó la ropa. –Cristian ¡despierta, por favor! Te necesito. –pidió con desesperación.

No sabía lo que hacer, estaba sola, Cristian estaba enfermo y ella acababa de romper aguas. En ese momento, oyó cómo se abría la puerta de casa. –Ayudadme. –dijo alzando la voz.

Dennis y Annette al oír a Melinda fueron al comedor y se encontraron a Cristian inconsciente en el suelo y a Melinda a su lado que acababa de romper aguas. – ¿Qué ha pasado?

Se levantó a por chocolate y cuando volvió empezó a sujetarse la cabeza y luego se desmayó. –contestó ella. –Os he llamado y no teníais el móvil encendido. Yo he intentado ayudarle pero me han empezado a dar pinchazos y mira… -dijo señalando la ropa manchada.

-El estrés y el movimiento, han debido adelantarte el parto. –contestó Dennis. –Tenemos que llevarte al hospital y a Cristian también.

Entre Annette y Dennis cargaron con Cristian hasta el coche. Luego ayudaron a Melinda a llegar hasta el coche para salir hacia el hospital lo más deprisa que pudieron. Por el camino, Annette llamó a Kirian para que avisara a los demás de que fueran al hospital.

Se llevaron a Cristian para hacerle unas pruebas, mientras prepararon a Melinda para el parto. Ya estaba en el paritorio pero no paraba de llorar. –NO, yo si Cristian no está aquí, no quiero. –decía ofuscada.

-Mel, no sé lo que le ocurre y no sé cuánto podría tardar en mejorar. Además el bebé no parece tener ganas de esperar a su padre. –dijo Dennis.

Ella lloró con más intensidad, no solo Cristian no estaría presente, ni siquiera sabía si se pondría bien. Estuvo empujando tal como le dijo Dennis hasta que oyó un llanto. –Es una niña y muy bonita.

La limpiaron y revisaron y después se la llevaron a Melinda para que la viera. Ella nada más posar sus ojos en la niña dibujó una sonrisa en su rostro. –Es preciosa… y tiene la misma cara que Cristian… -suspiró.

-Lo sé.

-¿Y Cristian?

-Ya le llevamos a una habitación. Te llevaremos a la misma para que estéis juntos. –Dijo Dennis.

-¿Sabéis ya lo que le ha ocurrido? –preguntó con angustia.

-Mejor te lo digo en la habitación, cuando estés a su lado. –dijo mientras llamaba a unos celadores para que se llevaran la camilla.

La llevaron hasta una habitación y al entrar vio a Cristian. Tenía los ojos cerrados y no alcanzaba a saber si estaba dormido o inconsciente o qué. Ella se alarmó tremendamente. – ¿Qué le ocurre? Dímelo ya.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.