Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




lunes, 21 de junio de 2010

Un amor entre las estrellas capitulo 10

10º- Viviendo repudiados

-Tenemos que hacer fuego para calentarnos.

-Yo lo haré, siempre se me dio bien. –dijo él haciendo gala de sus habilidades.

-Aquí seguro que lo hacemos de forma distinta a La Tierra. –dijo sonriendo.

Vio que había un pequeño charquito de agua, Melín acercó su mano con los ventin hasta el agua; de ellos brotó algún líquido, pero Cristian no podía distinguir lo que era o el color que tenía. En cuanto ese líquido tocó el agua salió una pequeña chispa, a la que le siguió un pequeño fuego azul.

-Vaya… asombroso… -Cristian se había quedado con la boca abierta.

-Nuestra sangre en contacto con el agua puede hacer fuego, por eso he dejado escapar un poco de sangre por mis ventin. –explicó ella, ante la cara de asombro de Cristian.

-Increíble… nosotros que necesitamos madera y algo con lo que crear una chispa… -comentó sintiendo que la raza humana era una endeble como le había dicho Melín.

Se acercaron a ese fuego de color azul, era casi hipnótico un fuego de ese color, que no necesitaba de madera para arder, como magia. No magia, sino poder, se dijo Cristian a si mismo, un poder que él jamás tendría pero que se moría de ganas por tener aunque fuera una pequeña parte.

-Sois increíbles los himanis; ojala yo tuviera algo de ese fantástico poder, es magnífico. –comentó abstraído.

-Tenemos que descansar, mañana deberemos alimentarnos y nuestros sentidos deben estar alerta. –dijo ella cambiando de tema. Apartó su mano de la de Cristian y le miró a los ojos. –Nosotros dormir, abrazo.

Ella se acercó a Cristian para sentir sus brazos, sentirse a salvo. Cristian pensó que era un sinsentido, pues él no era tan ágil ni poderoso. Pero sabía lo que quería sentir Melín; no era una protección física y literal, sino para poder sentirse mutuamente y sentir el amor que corría por sus venas.

Al día siguiente, consiguieron comida gracias a Melín, que consiguió cazar un animal. Era muy similar a una cabra, solo que tan grande como un caballo y los cuernos parecían tener fosforescencia.

Melín se comió un pedazo de la carne cruda, pero Cristian se quedó con cara de asco, pues lo probó y no le gustó el sabor. –Nosotros lo solemos cocinar, mira. –dijo poniendo un trozo de carne en un palo y acercándolo al fuego.

Al cabo de unos minutos, empezó a cambiar el color del trozo de carne y cuando estuvo hecho se lo acercó a Melín para que lo probara. Ella lo mordió y saboreó con los ojos cerrados. –Estar rico. –dijo con una sonrisa.

-Lo sé.

Podían seguir bajo la catarata, pero necesitaban algo más de sustento alimenticio, así que Melín dijo que se teletransportaría para solucionar el tema de la comida. Cristian prefirió quedarse en la cueva, la sensación que tuvo al teletransportarse no fue muy agradable.

Pasado un rato no demasiado largo, sintió que una especie de corriente de aire azotaba dentro de la cueva, le resultó bastante extraño, hasta que Melín apareció delante suya como por arte de magia.

No estaba sola, a su lado estaban Pedro y Aileen. Su hermano se acercó a él y le abrazó. –He estado muy preocupado por ti, hermanito.

-Y yo por ti. –respondió con una sonrisa.

Se sentaron alrededor del fuego, para charlar un rato, Aileen les puso al día de las novedades del poblado. Ashtar se las había estado dando de héroe, presumía a todas horas de que había vencido al “guerrero torpe”. Así llamaba a Cristian para mofarse de él siempre que podía.

-Es un chulo y un prepotente. Tenías que verle cómo me mira y lo que presume. –contestó Pedro muy molesto.

-He estado pensando que… ya que no nos quieren en el poblado nos podíamos volver a La Tierra, puesto que es lo que quieren. Si es que Melín se quiere venir conmigo. –dijo mirándola fijamente.

Estaban cogidos de la mano los 4 para entender todo lo que decían, así que lo entendió y no podo evitar sonreír. –Sí que voy contigo. Solo quiero estar contigo, a tu lado siempre.

-Yo me voy contigo hermanito.

-¿Pero y Aileen?

-¿Vienes conmigo? –preguntó mirándola.

Movió la cabeza en un gesto de asentimiento y se acercó para darle un tierno beso, enroscando sus brazos alrededor del cuello de Pedro. – Me voy contigo donde haga falta.

-Pero para teletransportarnos tan lejos tenemos que acudir a los ilaris. –dijo Melín.

-No me hace gracia, aunque así ya se quedarán satisfechos.

-Además, deben hacer un conjuro para que tengamos apariencia humana a los ojos de los demás humanos y no sospechen nada.

-Eso es una buena idea, no quisiera que os tratasen como experimentos vivos, ya sabemos como se las gastan los de la NASA. –comentó Pedro.

Una vez que estuvieron de acuerdo, se dispusieron para volver al poblado. Ellas querían teletransportarse, pero ellos no estaban muy convencidos, seguían algo mareados todavía y no habían olvidado esa sensación tan extraña. Así que consiguieron convencerlas para que volvieran caminando.

Aún se asombraban de la grandiosa belleza de ese magnífico bosque, en La Tierra no había bosques tan bonitos que no estuvieran influenciados por el ser humano, además que no eran tan bonitos y magníficos. Se respiraba distinto, la paz que levitaba en el ambiente era contagiosa y les hacía estar muy tranquilos a pesar de la que se les venía encima.

Llegaron al poblado, habían acordado que solo hablarían Aileen y Melín, a fin de cuentas ellos para los himanis no eran nada, tan solo unos intrusos. Los ilaris salieron de su cándilis y se acercaron a ellos con expresión desafiante.

Se sentaron en círculo, Cristian y Pedro se sentaron detrás de ellas, no querían enfurecerlos y que se armara una pelea o algo peor. Empezaron a hablar Aileen y Melín en ese lenguaje; Cristian y Pedro tuvieron que contenerse para no reírse, les resultaba tan cómica esa forma de comunicarse…

Estuvieron un largo rato hablando, o más bien chillando pues pasados unos minutos los ilaris parecían bastante furiosos, hasta que finalmente miraron a Cristian y a Pedro. –Vosotros acercar. –dijo uno de ellos en voz alta. Era bastante musculoso, pero con los ojos negros, tan negros como el petróleo, y su expresión era bastante amable, en comparación con el resto de los ilaris.

Melín y Aileen los cogieron para poder traducir lo que les dirían los ilaris. Los ilaris empezaron a hablar con ese idioma, pero ellos escuchaban mentalmente a Melín y Aileen. –Os llevaremos a La Tierra si pasáis una prueba.

-¿Una prueba? ¿Qué prueba? –preguntaron a la vez.

-Deberéis cazar un keiwe. –dijeron traduciendo a los ilaris.

-¿Un Keiwe? ¿Qué es eso?

-Es un gran animal, de dos cabezas. –explicaron ellas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

Cristina dijo...

uooooooooohhh quiero el proximo capitulo yaaaaaaaaa esta historia me ha enganchadooo y muchoo que fantastica diooss

peggi17 dijo...

m encantoooo, nm llego el evento, conq lo leiii p akiii, soy manoli x si n lo sabes :D, besitos deseando leer el siguienteee jejeje a ver cm cazan el Keiwe, jejeje besitosss

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.