Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 24 de junio de 2010

Un amor entre las estrellas capitulo 15

15º- Al descubierto

Al día siguiente madrugaron mucho, pues no podían llegar tarde. Se prepararon y cuando los cuatro estuvieron listos salieron rumbo a su reunión. Estaban con algo de miedo, repasando la historia que se había inventado el día anterior.

Antes de entrar siquiera, el comandante Smith les esperaba en la puerta, parecía llevar allí horas y horas. –Buenos días, señores.

-Buenos días comandante. –dijo Cristian en nombre de los dos.

-¿Por qué están has irlandesas aquí? –preguntó algo enfadado.

-Querían verlo. Están como locas por hacer turismo. –la sonrisa que puso Pedro fue de lo más falsa.

-Pasemos a mi despacho y mientras que vean lo que quieran. –contestó él

Entraron al despacho y ellas se quedaron fuera viendo un poco las cosas. Ellos tuvieron que responder a varias preguntas, y finalmente Walter quedó convencido. –Bueno, lo cierto es que es un alivio haberlos recuperado.

-Gracias, señor. –contestó Cristian cortésmente.

Aunque quería ir a buscar el transbordador, pero entre Cristian y Pedro lograron que cambiara de opinión. Salieron con él del despacho y Melín y Aileen no paraba de observar todo con mucha curiosidad. Pero para su desgracia se habían puesto a hablar en su idioma y Walter las escuchó.

-¡Sabía que tenían algo raro esas dos! –gritó señalándolas. – ¡Cogedlas!

Cristian y Pedro intentaron que no las cogieran pero fue inútil. Walter ordenó que las encerraran. Encerraron a los dos hermanos en otro lado para que no pudieran comunicarse con ellas.

Walter estaba furioso pero reía. –Bueno… veo que si que hicisteis descubrimientos aunque no creo que fuera en Neptuno ¿Verdad?

-Suéltelas, ¡ellas no han hecho nada! –gritó Pedro enfadado.

-Me parece que no. Son el mayor hallazgo desde hace muchísimo tiempo. Podremos conocer a esos monstruitos y ver su planeta. –contestó riéndose.

-¡No se te ocurra acercarte a ellas! –le amenazó Cristian.

-¿Acaso me lo vais a impedir? –preguntó con ironía. -La verdad es que aparte de estudiarlas, me divertiré con ellas.

Les dejó a solas mientras se iba en busca de las dos. Las cogió llevándoselas a una de las salas. Las ataron de pies y manos en unas camillas, ellas lloraban asustadas, no eran cobardes pero todo les resultaba tan extraño que estaban aterrorizadas y Walter podía verlo en sus ojos.

-Bueno… veamos lo que tenemos aquí. –dijo mirándolas.

Varios investigadores estuvieron haciendo pruebas, análisis y demás. Ellas no dijeron palabra mientras las hacían las distintas pruebas, de vez en cuando se les escapaban algunas lágrimas.

Después de hacerlas pruebas, Walter ordenó que le dejaran a solas con ellas. No paraba de dar vueltas por la habitación observándolas con atención. Se acercó a Aileen y le arrancó la ropa.

Intentó removerse pero al estar atada no podía hacer nada. Melín se puso histérica, intentando zafarse de las ataduras para ayudarla, pero le resultaba imposible. – ¡Tú soltar ella! ¡SOLTAR YA!

-Hombre, pero si habláis con palabras y todo. Yo pensaba que solo berreabais como los monos. –dijo, pero ellas no alcanzaron a comprender todo lo que dijo.

Se acercó sonriendo a Melín que le miraba desafiante y con mucha rabia. –Tú soltar, ¡soltar ya!

-¿Acaso te da envidia? –preguntó mirándola. –Tranquila, a ti también te tocará. –contestó arrancando su ropa también.

-¡Soltar, SOLTAR YA! –gritó de nuevo Melín.

-Me parece que me puedo divertir y mucho. –respondió contemplándolas a las dos. –Y ya que tanto te gusta gritar, me divertiré primero contigo. –su voz sonaba terrorífica.

Se subió en la camilla para colocarse encima suya, empezó a manosearla por todas partes, mientras ella intentaba quitárselo de encima sin ningún éxito. De manosearla pasó a usar la boca, recorriendo todo su cuerpo.

Ella intentaba soltarse por todos los medios posibles, pero Walter era muy grande y fuerte. Aileen intentaba librarse de las ataduras pero se veía incapaz, contemplando como ese humano estaba haciendo esa clase de cosas a su amiga.

Melín sabía lo que pretendía ese hombre, podía verlo en sus ojos y por lo que la estaba haciendo. Y después de eso no habría vuelta atrás. Mientras innumerables lágrimas caían por su rostro, cerró los ojos y se puso a pensar en Cristian. Sabía que no volvería a verlo, y aunque volviera a verlo ya no querría estar con ella después de lo que la haría ese humano.

Aileen no quería consentir que ese humano se saliera con la suya. Comenzó a concentrarse, llamando telepáticamente a Ashtar. Le contó que estaban encerradas, que necesitaban ayuda de los ilaris para recuperar su forma de himanis y así liberarse. Era la única forma que tenían de escapar.

Walter se empezó a bajar los pantalones, tenía muy claro lo que iba a hacer. Pero Melín comenzó a brillar, cegándole por semejante brillantez. Tuvo que apartarse y cerrar los ojos. Al cabo de unos segundos el brillo se desvaneció y abrió lentamente los ojos.

Entonces se dio cuenta de que su aspecto había cambiado, seguía pareciendo humana pero con algunas cosas distintas. Le miró con furia por lo que le había hecho, y se soltó de golpe de las ataduras. Lo mismo hizo Aileen que también había cambiado de aspecto.

-¿Qué es lo que sois? –preguntó observándolas detenidamente.

Ellas habían recuperado su forma habitual y le propinaron entre las dos un buen par de puñetazos. Después se miraron y salieron corriendo en busca de Cristian y Pedro, pero Walter las seguía muy de cerca.

Llegaron hasta donde estaban encerrados Cristian y Pedro. Ellos al verlas se angustiaron mucho. – ¿Estáis bien? –preguntó Cristian cogiendo su mano.

-¿Por qué volvéis a tener vuestro aspecto? –preguntó su hermano.

-Nos ayudaron los ilaris. Debemos irnos ahora. –contestó Melín.

Abrieron sus ventin y dejaron salir su sangre que fue depositándose en la cerradura. Cristian ya sabía lo que la sangre de los himanis podía hacer. Pero recordaba que Melín le dijo que ardía en contacto con agua, y allí no tenían agua.

Lo más parecido que podían tener era una cosa… se puso a escupir encima de la sangre y Pedro lo regañó. –Hermanito, no seas cerdo.

-Idiota, su sangre prende al ponerse en contacto con el agua. Ayúdame. –dijo su hermano.

Entre los dos y tras escupir dos o tres veces consiguieron que ardiera y al estar caliente la cerradura, la abrieron de una patada. Melín y Aileen sabían que no podrían llegar solas a su planeta, pero al menos podrían llegar a la casa de Cristian y Pedro.

-¡Malditas zorras! No saldréis de aquí os lo aseguro. –dijo furioso.

Ambas se agarraron a los dos hermanos y se concentraron. Ninguno de los quería salir de allí mediante el teletransporte, pero sabían que no les quedaba más remedio, así que se sujetaron fuerte a sus amadas y se dejaron llevar. Teniendo esa sensación de que todo se desvanecía poco a poco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

Cristina dijo...

uuff que mal rollo maldito walter!! pero esta muy interesante guapaa sigue asii

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.