Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 25 de junio de 2010

Un amor entre las estrellas capitulo 17

17º- Transformación temporal

-Si nuestra sangre se introduce en vuestro organismo y se mezcla con la vuestra, podréis ser como nosotros durante unas horas. –contestó ella.

-¿Cómo es eso? ¿Y cómo que durante unas horas? –preguntaron atónitos.

-Sí, el efecto depende de cuanta sangre se introduzca en el organismo. –respondió. –Aunque también podría hacerse un cambio permanente con ayuda de los ilaris. Su sangre es la más poderosa. –explicó.

-¿Qué opinas? –preguntó Cristian.

-Que si nos transformamos por unas horas podremos darle una buena patada en el culo a este chulo de Ashtar. –contestó emocionado.

-Está bien. –dijo abrazando a Melín.

-En unas horas podremos volver, os transformaremos allí. –comentó Aileen.

Estuvieron hablando un rato, pensando en lo todo lo que había pasado y en lo que iba a pasar en cuanto volvieran a Him’naj. Por fin, Melin y Aileen les avisaron de que ya debían preparase para volver.

Se tumbaron en el suelo y cerraron los ojos. Ellos no sabían lo que había que hacer. Melín y Aileen solo les dijeron que no se soltaran de sus manos. El proceso para regresar era el mismo que usaron para llevarlos a La Tierra. Sabían que pronto sentirían esa sensación a la que no se habían logrado acostumbrar, pero no les quedaba más remedio.
Todo empezó a desvanecerse, sentían como todo se desdibujaba y perdía su forma, como si la materia se esfumase y no quedaran más que sus cuerpos flotando en la nada. Hasta que poco a poco sintieron como todo empezaba a volver a su forma natural.

Abrieron los ojos, y ya no estaban en el suelo de su piso, podían sentir la fresca hierba rozándoles en la nuca y el resto del cuerpo, y era una sensación placentera. Miraron a su alrededor, donde se encontraban los ilaris mirándolos fijamente.

Se levantaron y Melín y Aileen se acercaron a los ilaris. Comenzaron a hablar para explicar lo ocurrido, pero claro Pedro y Cristian no comprendían nada. Aunque supieron cuando llegaron a la parte del secuestro de Walter por las caras que pusieron de furia.

Los dos hermanos se quedaron esperando a que ellas o los ilaris dijeran algo o hicieran algo. Pasado un rato, terminaron de hablar y no parecían tan enfadados. Melín y Aileen se pusieron a hablar con ellos.

-Están de acuerdo en que os quedéis. –comentaron. –No les dijimos nada de lo de Ashtar hasta ver lo que ocurre.

-¿Les habéis dicho lo de la nave? –preguntó Cristian. –Hasta que no vayamos a verla no me quedaré tranquilo.

-Iremos mañana. Esta noche ya sabéis que Ashtar querrá que cumplamos el trato. –dijeron mirándole de reojo.

Casi se había hecho de noche después de hablar un rato, y tras comer algo se metieron en la cándilis de Melín. Sabían que tarde o temprano Ashtar aparecería reclamando su parte del trato.

-Tenemos que transformaros ya, para que os acostumbréis un poco a los poderes. –comentaron ellas.

Les hicieron un corte en el brazo a los dos. Abrieron sus ventin y dejaron que la sangre escurriera y se mezclara con la suya propia. Al principio fue como si la sangre que se introdujo en su cuerpo estuviera hirviendo.

Empezaron a sentir un dolor insufrible, que les azotaba por dentro, haciendo que se retorcieran ante tal agonía. Ellas sabían que ocurriría eso pero lo único que podían hacer era esperar.

Pasados unos minutos, parece que ese insufrible ardor interno se fue extinguiendo. Ellos sentían como si su cuerpo se estuviera moldeando, notaban cambios en su interior y en su exterior.

Cuando todo se calmó y ya no notaban nada extraño, se incorporaron y se miraron. Los dos se quedaron extrañados al verse cambiados, eran como los himanis, con su mismo aspecto. No habían cambiado demasiado pero si algunas cosas.

Intentaron hablar pero vieron que emitían sonidos como los de Melín y Aileen, pero que entre ellos se entendían lo que decían. – ¿Qué tal estamos?

-Guapísimos. –contestaron ellas.

-¿Y cómo humanos no? –preguntaron desilusionados.

-Mucho. –dijeron. –Pero ahora tenéis los rasgos propios de nuestra especie y nos llamáis más la atención.

No pudieron seguir hablando, pues Ashtar irrumpió en la cándilis con cara de pocos amigos. Al verlos enfureció más todavía pero no se movió. –Vengo a por mi parte del trato.

-No. No te dejaremos. –se encararon ellos.

-¿A qué viene este aspecto?

-No consentiremos que las toques. –sus miradas atravesaban la de Ashtar.

-Hice un trato. Los tratos hay que cumplirlos. –contestó enfadándose. –Los humanos sois asquerosos, no sois de fiar.

Melín y Aileen lo observaban todo, pero no querían meterse, sabían que estaban demostrando fortaleza masculina, mostrando y exhibiendo su carácter. Parecía un desfile de testosterona.

-O me las dejáis ahora mismo o lo pagaréis caro. –les amenazó.

-Inténtalo, recibirás una patada en el culo. –dijo Pedro con una amplia sonrisa.

-¡Maldito engreído! –gritó antes de intentar saltar sobre él.

Pero Pedro le esquivó sin problemas. Le resultaban nuevas las habilidades de los himanis pero muy útiles. Salieron de la cándilis y comenzaron una pelea, mientras los demás miraban y especulaban sobre el aspecto de Cristian y Pedro.

El comprenderles, en ese momento les suponía una gran distracción, pero no se dejaron intimidar. Ashtar al estar tan enfurecido no calculaba los ataques y ellos podían esquivarle sin ninguna dificultad.

-Vamos, ¿eso es todo lo que sabes hacer? –Pedro se burló de él.

¡Voy a acabar contigo!

-No te lo crees ni borracho. –dijo Cristian atacándole.

Entre los dos y después de varios golpes le noquearon, y se quedó aturdido en el suelo. Al ver que habían ganado no siguieron peleando. Tan solo abrazaron a sus chicas mientras los demás les dedicaban palabras de admiración, se habían ganado su respeto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

SuperFriki dijo...

Te deje un regalito en mi blog de chorradas =3

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.