Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 20 de junio de 2010

Un amor entre las estrellas capitulo 8

8º- Complicaciones

Entonces Cristian reaccionó, miró a Melín que aún no reaccionaba. Se incorporó lentamente, cogió la cara entre sus manos. – Preciosa… Melín, responde…

Ella abrió lentamente los ojos, y miró profundamente a Cristian. Él al ver que se había despertado suspiró aliviado y la abrazó. –Creí que no podría salvarte…

-Tú… -empezó a decir, pero puso sus manos sobre Cristian. –Me has salvado, podías haber caído y haber muerto…

-No podía dejarte allí. Eres lo más importante para mí… -confesó.

-Pero los ilaris podían curarme si estaba herida, nuestro cuerpo es bastante resistente, pero los cuerpos humanos son más frágiles. –contestó angustiada.

-Ya pero es que yo por ti, me iba al mismísimo infierno con tal de protegerte. –dijo muy seguro.

-Bueno, venga, volvamos al poblado que los pasteleos los dejamos para otro momento. -contestó Pedro con una sonrisa burlona.

Se levantaron del suelo y caminaron cogidos de la mano hasta el poblado, pero al llegar se soltaron las manos. No querían que los vieran juntos todavía, pues sería difícil para su pueblo verlos juntos de esa forma.

Entraron los 4 en la cándilis de Melín para poder hablar con calma. Se sentaron enfrente las dos parejas. –Bueno hermanito, yo creo que lo de Ashtar no se puede quedar así. –comentó Pedro.

-Lo sé, pero no creo que podamos hacer nada. –respondió.

Aileen y Melín que tenían sujetas las manos estaban entendiéndolo todo lo de ambos, pues cada una sujetaba a su amado y luego estaban unidas entre ellas. Estaban preocupadas por sus humanos. Melín se dirigió a Cristian. –No debéis enfrentaros a Ashtar, es un guerrero muy fuerte y podría traeros problemas con los ilaris.

-Eso me da igual, intentó hacerte daño y eso no lo consiento. –dijo muy decidido.

-Hermanito tienes toda la razón, además es un chulo, siempre nos mira como si fuéramos inferiores. –respondió enfadado.

Aileen y Melín que lo estaban escuchando se miraron y comenzaron a reírse, al principio fue una risita pequeña pero luego empezaron a carcajadas. Cristian y Pedro cruzaron sus miradas sin entender nada, no estaban las cosas como para andar de bromas.

-¿Qué es lo que hace tanta gracia? –preguntó Pedro.

-Es que…-empezó a decir mentalmente Aileen. –Habéis dicho que os mira como si fuerais inferiores, y bueno… en parte es verdad porque no tenéis ningún poder extraordinario ni nada de nada. –le explicó.

-Somos fuertes, inteligentes, los mejores astronautas de la NASA, no hay muchos así en La Tierra. –dijo Pedro con el orgullo herido.

-Además de ser muy guapos y buenas personas. –añadió Cristian.

Melín y Aileen vieron lo que les había molestado ese comentario y les dedicaron una sonrisa antes de acercarse a ellos y besarlos de forma intensa. Entonces ellas mentalmente les dijeron a sus amados. –Estamos unidos místicamente en cuerpo y alma. Siempre seréis especiales, los únicos para nosotras. Nuestro corazón os pertenece.

Ellos se abrazaron a sus amadas, estaban felices, e incluso algo sonrojados por la confesión tan bonita que les acababan de hacer. Pero era estupendo que ellas sintieran eso, pues ellos no podían evitar quererlas con toda su alma.

Lo que empezó como una conversación sobre lo ocurrido en la catarata con Ashtar, empezó a ser algo muy bonito. Ellos empezaron a besar a sus amadas, ellas respondían de forma muy tierna a sus caricias.

El ambiente estaba muy caldeado demasiado, Cristian y Pedro estaban empezando a perder el control, pero eso de ponerse romántico y cariñoso el uno delante del otro no era de su agrado. Así que Pedro arrastró a Aileen fuera de la cándilis para irse a la de Aileen.

Así Melín se acomodó mejor en la cándilis, Cristian se puso encima suya para volver a acariciar su cuerpo tan suave como la seda, a besarla con pasión, sentir cada parte de su cuerpo, sentir que sus cuerpos eran como uno solo.

Eso mismo les pasó a Pedro y a Aileen, estaban entregados al otro, a dar placer, a recibir ese placer, a sentirse como nunca antes se habían sentido, hasta ese instante, y fue un día único para los 4.

Melín y Cristian salieron de la cándilis para pasear un rato, se sentaron en esa piedra que tanto le gustaba a Cristian, ya la sentía como familiar, para él era un sitio especial y tranquilo en el que estar descansando.

Pero pasado un rato Melín se sobresaltó, Cristian se incorporó para intentar ver la causa de su sobresalto pero ni veía, ni escuchaba nada en absoluto. Él cogió su mano para averiguar lo que la perturbaba. – ¿Qué ocurre?

Ella no respondió, se levantó, parecía estar muy tensa, como si estuviera en guardia ante un ataque inminente, pero Cristian no comprendía nada de nada. Se puso a su lado y miró en la misma dirección que ella; en ese momento se dio cuenta, era Ashtar que se acercaba a ellos.

-¿Cómo le has oído? Si aún está lejos. –dijo asombrado.

-Recuerda que tenemos los sentidos muy desarrollados. –le recordó mentalmente.

-Bueno y ¿qué quiere? ¿Qué está haciendo aquí?

-Debe estar molesto por saber que sigo viva. Pero es mejor que intentemos no complicar las cosas. –dijo con cautela.

Ashtar se puso a su lado, miraba cómo estaban agarrados de la mano y su rostro se enfureció más todavía. Empezaron a hablar en ese idioma de ruidos que Cristian no comprendía, le recordaba a dos monos chillando en una jaula y no pudo evitar dejar escapar una leve sonrisa al pensarlo.

Pero al ver que sonreía, Ashtar gritó, pensó que se estaba riendo de él, y eso no podía consentirlo, no debía permitir que un ser inferior se riera de un guerrero como él. Se encaró con Cristian quien se envalentonó ante tal reacción.

-Tú reír, ¿ser inferior burlarse de guerrero himanis?

-Musculitos, la cosa no va contigo, no eres el centro del universo. –dijo en tono burlón.

Pero Ashtar no había comprendido lo que decía, aunque Melín al estar de la mano de Cristian lo comprendió todo y también sonrió sin remedio, no pudo evitarlo, y eso hizo que Ashtar se enrabietara de tal forma que Cristian se puso delante de Melín a modo de escudo por si se le ocurría pegarle.

Ashtar al ver la reacción de Cristian se contuvo, volvió a hablar con Melín, pero en esa ocasión Cristian se contuvo para no sonreír, pues la situación era muy tensa, y lo último que quería era empeorarla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.