Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




viernes, 2 de julio de 2010

Un amor entre las estrellas capitulo 24

24º- La batalla se complica

La nueva vida de Cristian comenzaba en medio de una gran guerra que se libraba. Él no sabía cuanto tiempo había estado inconsciente ni cómo se había desarrollado todo.

Así que nada más levantarse quiso tener noticias, ver a su hermano y decirle que se encontraba bien, mejor que nunca. Melín vio su impaciencia así que le llevó con su hermano.

Nada más verle de lejos salió corriendo hacia él y se tiró encima. Estaba tan emocionado por verle de nuevo que no midió su fuerza y ambos cayeron al suelo riéndose. –Hermanito, ¡qué alivio que estés bien!

-Yo también me alegro de estar bien. –contestó divertido.

-En serio, que te vi y pensé que no lo contabas… -dijo cerrando los ojos.

-Aquí tienes Cristian para largo, porque ahora ya soy himanis como tú. –respondió él muy alegre. –Por cierto, ¿cómo va la batalla?

-Llevamos horas luchando. -dijo su hermano. –Hemos tenido unas cuantas bajas, pero ellos también. Ahora están con el cuerpo a cuerpo, con esa ventaja ganaremos dentro de pocos.

Volvieron todos a la lucha, Cristian ya estaba recuperado, así que después de beber de las aguas sagradas se unió a la batalla. Estaba siendo una lucha encarnizada por ambas partes.

Pero Melín y Aileen estaban irreconocibles, furiosas como nunca lo habían estado. Se adelantaban antes que ningún himanis para seguir combatiendo, los dos hermanos intentaban estar lo más cerca posible de ellas, pero no les resultaba sencillo seguir su ritmo.

Melín dejó atrás incluso a Aileen, peleando con uno de los soldados, era evidente que en las peleas cuerpo a cuerpo los himanis tenían ventaja y ella lo aprovechaba.

Pero ella no se dio cuenta de que otro soldado venía por su espalda y la golpeó dejándola inconsciente. Entre los dos la cogieron y se la llevaron. Cristian no lo había visto pues estaba luchando.

Cuando la buscó con la mirada, vio como entre dos soldados cargaban con ella. Intentó detenerlos, se teletransportó a su lado y les cortó el paso. –Devolvédmela. –dijo con voz amenazante.

-Ni lo sueñes… -contestó uno de ellos. –Ella se viene con nosotros.

-Si la queréis recuperar, debéis rendiros. –añadió el otro soldado.

-No la llevéis a ella. –pidió Cristian. –Llevadme a mi en su lugar.

-Pero con ella nos podemos divertir… -dijo uno de los soldados mirando a Melín con lascivia.

-Si me lleváis a mi, hablaré con el comandante y nos rendiremos. –contestó.

Los dos soldados le miraron algo desconfiados pero finalmente aceptaron. Soltaron a Melín con bastante rudeza en el suelo. Cristian se acercó a ella y vio una brecha en su frente, no había recuperado el sentido.

-Mi niña despierta… -susurró acariciando su rostro.

-Vamos, tú te vienes con nosotros. –dijo un soldado bastante enfadado tirando de Cristian.

Le maniataron y comenzaron a caminar, sin dejar de apuntarle con un arma. A lo lejos Pedro vio que se lo empezaban a llevar y corrió todo lo que pudo. – ¡Hermanito! –gritó. –Soltadle.

Hicimos un trato, cuando esté todo claro veremos lo estupenda que es esta raza. –le contestó el soldado.

Cristian no quería que hubiera ni más rehenes ni más heridos así que intentó contener a su hermano. –Pedro, cuida de Melín, yo voy a ver si soluciono toda esta situación.

-¡No me jodas, hermanito! –gritó enfadándose. – ¿Qué crees que puedes conseguir tú?

-Sé lo que me hago, confía en mí. –contestó él mientras le guiñó un ojo.

A Pedro no le quedó más remedio que quedarse junto a Melín, se la llevaría para poder revisar si se encontraba bien o si necesitaba ayuda de los ilaris. Esperaba que su hermano de verdad supiera lo que estaba haciendo.

La batalla se calmó un poco, pues los soldados se retiraron, y lo mismo hicieron los himanis. Ambos bandos habían tenido bastantes bajas. Cuando Pedro llegó con Melín en brazos y sin conocimiento los demás se alertaron.

Ashtar se acercó a él con cara de pocos amigos. – ¿Qué le hiciste a Melín? –preguntó. -¿La dañaste?

-Fueron unos soldados. –contestó depositándola en el suelo con cuidado.

Pedro les relató toda la historia mientras los ilaris revisaron a Melín y vieron que no era nada grave. Que tardaría poco en recobrar el sentido. Los himanis se quedaron sorprendidos, sobre todo por la actitud de Cristian.

-¿Por qué se cambió por ella? –preguntó el ilaris más anciano.

-Porque es el amor de su vida, y al menos nosotros por la persona que amamos hacemos eso si hace falta. –dijo mirando profundamente a Aileen.

-¿Y qué planea Cristian? –preguntó el mismo ilari.

-No lo sé, y eso es lo que me preocupa. –contestó.

Se quedaron curando a los heridos en la batalla, mientas esperaban alguna señal o mensaje de Cristian. Necesitaban saber lo que planeaba para poder ayudarle y liberarle.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 rosas :

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.