Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 28 de agosto de 2010

Pequeño milagro de amor capitulo 22

22º- Escapando

Javier se apartó unos centímetros para poder hablar. – ¿Ves el placer que puedes llegar a sentir si te relajas? –preguntó. –Y solo acabo de empezar…

Volvió a la intimidad de Melinda, esta vez con más rapidez, dejando que sus instintos más primarios actuaran. Sabía que así ella disfrutaría, pues su cuerpo estaba muy receptivo. No se equivocaba, Melinda, tenía cerrados los ojos, y aunque permanecía en silencio, era evidente el placer que sentía por la expresión de su cara.

En el fondo Melinda lloraba, no pretendía ser tocada por nadie que no fuera Cristian. Pero él ya estaba disfrutando con Marta. Al parecer ése era el plan que tenía, estar con Marta. Intentó que ningún sentimiento la dominara, pero sabía que al dejarse llevar, su cuerpo estaba disfrutando demasiado.

………………….

Cristian y Marta estaban empezando a mojarse. Ella le despojó de los harapos que le quedaban, disfrutando de una bellísima vista del cuerpo de Cristian. Marta bajó quedándose de rodillas para acceder al miembro de él.

Él no quería seguir con aquello, tenía que cumplir el plan antes de que fuera demasiado tarde. Ya había sido muy duro ver cómo acariciaban a Melinda, no consentiría que la penetrara.

Se agachó también quedándose muy cerca de Marta. –No, seré yo quien te haga disfrutar… -susurró en su oído.

Empezó a besarla por el cuello. ¿Cómo lo haría? ¿Qué haría para inmovilizarla? Se preguntaba mentalmente, mientras Marta ya le había animado a que llegara a sus pechos. Él examinaba el lugar con la mirada, intentando encontrar algo con lo que atar a Marta.

Encontró una amplia toalla, quizás con aquello podría sujetarla. Se detuvo, incorporándose para coger la toalla. –Creo que podemos jugar… -dijo sonriendo mientras rompía la toalla.

La rompió en varias tiras gruesas. Con una le tapó los ojos, lo que no gustó demasiado a Marta. – ¿Por qué me tapas? –preguntó

-Quiero que juguemos. –contestó. –tendrás que adivinar qué parte de mi cuerpo es, tan solo con la lengua… Y para que no hagas trampas…

No terminó de hablar, agarró sus manos a la espalda. Sabía que debía engañarla un poco más o gritaría, alertando a Javier. Se acercó colocando el cuello al lado de su boca. Ella lo lamió y beso. –Um… creo que es el cuello…

-Sí, acertaste… -contestó.

Antes de darle tiempo a nada más con otra de las tiras la amordazó para evitar que dijera nada. Y después, la ató los pies, de esa forma no podría seguirle. Ella se removió e intentó moverse pero no podía, ya que estaba inmovilizada.

Cristian salió de la ducha y cogió otra de las toallas, se la colocó y salió sigilosamente del cuarto de baño. Llegó hasta la habitación, donde Javier, disfrutaba de la intimidad de su novia. Vio como había empezado a bajarse los pantalones, y separaba las piernas de Melinda, estaba preparándose para penetrarla.

Eso le enfureció, no lo consentiría. Justo en el pasillo, había una lámpara de mesa no muy grande. La cogió y entró despacio en la habitación. Se detuvo justo detrás de Javier, y le atizó un fuerte golpe con la lámpara dejándole inconsciente.

Al escuchar el golpe, Melinda abrió los ojos y allí vio a Cristian. No pudo articular palabra, solo ponerse a llorar intensamente. Él se acercó y la abrazó muy fuerte. Después la desató. Cogió una tela que había en la habitación para así poder taparla.

La cogió en brazos y salió de la casa, dirigiéndose a su coche. Montó a Melinda y luego se montó él. Arrancó y se marchó como alma que llevaba el diablo. Ninguno de los dos había pronunciado una sola palabra, hasta que Cristian rompió ese silencio.

-Volveremos a casa y pondremos una denuncia.

-Yo… lo siento. –dijo sin atreverse a mirarle.

-No lo sientas, te reproché algo que luego hice.

-¿Por qué tenías que irte con ella a la ducha? –preguntó con tono de reproche.

-Necesitaba estar desatado para inmovilizarla y luego ir a por Javier.

-¿Qué vamos a hacer?

-Poner la denuncia después de pasar por casa. –contestó.

-No, digo tú y yo. ¿Qué pasará a partir de ahora con nosotros?

-No lo sé…

No volvieron a pronunciar palabra hasta que llegaron a casa de los padres de Cristian. Entraron porque él todavía tenía sus llaves en el coche. Cuando sus padres los vieron así se escandalizaron.

-¿Qué os ha pasado? –preguntaron muy nerviosos.

Primero les dejaron que se ducharan y cambiaran de ropa, y cuando estuvieron vestidos les relataron toda la historia, omitiendo determinados detalles para que no se horrorizaran más de la cuenta.

-Hay que denunciarlos.

-Lo sabemos. –contestó Cristian.

-Melinda llama a tus hermanas que tienen que estar muy nerviosas. –dijo Annette.

Ella cogió el teléfono y llamó a sus hermanas. Mientras Cristian subió a ver a Evelyn. Estaba dormidita, parecía un pequeño angelito. –Mi niña… ¿Qué haré a partir de ahora? –preguntó en voz alta.

Entonces alguien le interrumpió, era Melinda bastante apagada y triste. –Me iré a casa. –dijo. –Pero antes me voy a despedir de esta preciosidad. –añadió acariciando la frente de la niña. –La voy a extrañar…

-¿Acaso te marchas a algún lado? –preguntó extrañado.

-No, pero supongo que lo nuestro se ha terminado… -contestó apenada.

-Yo, en ningún momento, he dicho eso. –respondió.

-Lo sé, pero sé que ni siquiera vas a querer tocarme, así que es mejor así.

Se dio media vuelta dispuesta a marcharse, pero Cristian la sujetó por la muñeca y la atrajo hacia él, atrapándola entre sus brazos. –No quiero que te marches…

No dejó tiempo a Melinda para que respondiera, sujetó su barbilla, la alzó e hizo que sus labios se encontraran. Fue un beso tierno, esperado por ambos y que sellaba el amor tan grande que sentían.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 rosas :

nyf_270705 dijo...

jajaja k bonitooooo k cosa mas bonita y si efectivamente si me esperaba k cristian fuera a acer eso...era de cajon cuanod la intencion de cristian solo era,esar desatado para poder librar a melinda..

Cristina dijo...

alaaaa!! aiis menos mal k an conseguido irse de alli y aiiiss Cristiaaaaaaan!! es la lechee!! pobre melinda =( sigue asi guapisima me encanta esta historiaa!! bss

la_ninia_eli dijo...

joe menos mal k salieron y a la marta esa la tiene k matar pork madre mia....
esta muy bien la historia espero el 23 jejeje

Miriam dijo...

Menos mal que al final pudieron escapar, esa Marta va a dar muchos problems, esperando el proximo xDé

Angy dijo...

tu blog es genial.¿afiliemos,te sigo y me sigues? mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina. avisame y me dejes el link de tu blog para encontrarte,
http;//checktheseblueskiesout.blogspot.com

B€!t@ dijo...

me encanta!!! solo puedo decirte eso!!!! espero el siguiente!!!! pero avisame plis, k m he tenido k enterar por tu estado, jajaja!!!! bss

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.