Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 31 de agosto de 2010

Pequeño milagro de amor capitulo 25

25º- Grandiosa noticia

-¿Entonces de verdad estás embarazada? –preguntó ilusionado.

-Habría que comprobarlo, pero si no hemos tomado precauciones, podría ser.

-Mañana compras un test de embarazo y lo averiguamos. –contestó. –Pero entonces ¿Qué te preocupa a ti que es tan horrible?

-La pesadilla que sigo teniendo todas las noches.

-Mi princesa, te lo digo siempre, esas cosas no se cumplen. Es solo que tienes miedo. –dijo besando sus cabellos.

-No sé, es un presentimiento. –dijo nerviosa. –Como si algo me dijera que realmente va a ocurrir. Y si ocurriera no podría soportarlo.

-¿Pero qué es lo que ocurre en la pesadilla?

-No quieras saberlo, porque es terrible.

A la mañana siguiente, nada más abrir la farmacia, compraron un test de embarazo. Subieron a casa y Melinda se encerró en el baño mientras Cristian daba de desayunar a Evelyn.

Ya había dicho “papá”, y en alguna ocasión había llamado “mamá” a Melinda. Cosa que los emocionó tremendamente. Él adoraba a su hijita y ella también a pesar de no ser su hija. Pero estaban nerviosos por saber si tendrían un bebé de los dos.

Pasados los dos minutos que a ambos se les hicieron como años. Melinda salió del baño. Cristian dejó a Evelyn en la trona y se acercó a su novia. Ella al verle le miró fijamente a los ojos.

-Es una pena… -empezó a decir con lo que Cristian entristeció su gesto. –Pero… a partir de ahora dormiremos menos. –terminó con una amplia sonrisa.

-¿En serio? –preguntó. -¿Vamos a tener un bebé?

-Sí, papá. –contestó alegremente.

Abrazó con entusiasmo a su novia, la colmó de besos y caricias. No podía ocultar su alegría. Acto seguido, fue con su hija, la cogió en brazos y también la abrazó y besó sus cabellos.

-¡Estoy tan feliz…! –dijo con efusividad. -¿Será niño o será niña? –se preguntó.

-Bueno yo prefiero niña que me gustan más, pero si viene niño pues será genial. –contestó ella.

Cristian depositó a su hija en la trona, se volvió a acercar a su novia. Se puso a la altura de su barriguita plana. –Peque, te estamos esperando impacientes.

-Mi vida, tiene muy pocas semanas…

-Ya pero aún así, quiero que sepa que soy su padre. –contestó besando su vientre.

La felicidad que sentían se contagiaba, y querían decírselo cuanto antes. Esa misma noche quedaron con los padres de Cristian y con las hermanas de Melinda. Quedaron en casa de los padres de Cristian para estar más cómodos.

Llegaron a casa de los padres de Cristian que los saludaron con efusividad. –Bueno y ¿qué es eso que nos tenéis que decir?

-Es que… -empezó a decir Melinda que estaba con la niña en brazos. Pero Cristian se adelantó y no la dejó hablar.

-¡Melinda está embarazada! –gritó ilusionado.

-¿En serio? –preguntaron todos a la vez.

-En serio. Nos hemos enterado esta mañana. –explicó Cristian.

-¡Es fabuloso! –comentaron las hermanas de Melinda.

Todos estallaron en júbilo al enterarse, era una gran noticia, sobre todo después del mal trago que habían pasado. Cenaron relajados, tranquilos, felices porque aunque eran algo jóvenes, se les veía muy enamorados, y muy seguros de su relación.

A partir de ese día, la felicidad de toda la familia era extrema. A todas horas colmaban de atenciones a Melinda. Sobre todo Cristian, no paraba de hacerla regalos, comprar cosas para el bebé y estar pendiente de ella las veinticuatro horas del día.

Según avanzaba el embarazo de Melinda, aumentaba su preocupación de forma progresiva. La pesadilla la atormentaba noche sí, y noche también. Cada vez la veía con más claridad, con más detalles y eso la atemorizaba.

Intentaba no decir nada, no quería preocuparlos. Pero era evidente que la ocurría algo, todos podían notarlo, en especial Cristian. Estaba muy callada, distante con todos, e incluso a veces la veían observando por la ventana con la mirada perdida.

Las semanas pasaron poco a poco, mientras la barriguita de Melinda iba creciendo, hasta que ya estaba de seis meses. No solo su barriguita, Evelyn crecía poco a poco, con gran curiosidad por el embarazo de Melinda, a la que siempre llamaba “mami”.

Una noche Cristian no aguantó más, sabía que le pasaba algo, quería que fuera ella la que se lo contara, pero ya no podía soportar la intriga. Y sobre todo no soportaba verla así, cuando debía estar disfrutando del maravilloso milagro del embarazo.

La niña estaba dormida en la cuna, así que sería el momento adecuado para hablar con ella. Se sentó a su lado en el sofá, donde miraba la pared de forma ausente. Acarició su brazo de forma dulce para que le prestara atención. –Preciosa, ¿podemos hablar?

-¿De qué?

-Desde que nos enteramos del embarazo te noto… extraña. –titubeó. – ¿No te alegras de que vayamos a tener un bebé?

-Me alegro muchísimo.

-¿Entones por qué te noto triste y ausente todo el tiempo? –preguntó con gran preocupación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

Miriam dijo...

Pobre Melinda, lo esta pasando muy mal, que intriga, espero ya el 26

la_ninia_eli dijo...

jo, yo tambien pienso k el sueño kiere decirla algo... pobrecita!!!
espero el siguenta wapa

B€!t@ dijo...

por favor, no lo dejes asi....!!!!!!! xD
kiero saber maaas!!! pronto el 26!!! espero k no les pase nada!!!! besazos!!!!

nyf_270705 dijo...

esperando el 26 con impaciencia!!!esperok todo pase y q el sueño de melinda,no se cumpla...xk sino...

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.