Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




miércoles, 18 de agosto de 2010

Pequeño milagro de amor capitulo 9

9º- Conociéndose un poco

-¿Podrías llamar a mi hermana Kira? –preguntó ella. –Tiene que estar muy preocupada por mi.

-Claro, dame su número y la llamo para que venga. No sabía que tenías una hermana. –contestó.

-En realidad no tengo una, sino dos. Kira y Adriana, son mellizas, aunque tan distintas como la noche y el día. Yo soy la mayor de las tres. –explicó.

-Bueno, nos podemos ir contando cosas el uno del otro para conocernos poco a poco. –dijo con una mirada tan profunda que a Melinda se le olvidó respirar durante un instante.

Cuando se recuperó y volvió a respirar le preguntó. –Oye, ¿Y tú tienes hermanos o hermanas?

-No, soy hijo único. –dijo mientras la miraba. Entonces se acordó de que iba a llamar a la hermana de Melinda. –Uy, si iba a llamar a tu hermana. Dame el número y la llamo en un momento.

Ella buscó en su agenda, pues siempre había tenido mala memoria para recordar los nombres y números de teléfono. Marcó y en seguida lo cogió una chica. –Hola, ¿quién es?

-Hermanita soy yo.

-¿Dónde te habías metido? ¿Tú sabes lo preocupadas que estábamos las dos? –preguntó con indignación.

-Es una historia muy larga. –empezó a decir. –Verás es que… estoy en el hospital. –dijo.

-¿Cómo? ¿Por qué estás en el hospital, hermanita? –preguntó casi a voces. – ¿Qué te ha pasado?

-Vente y te lo cuento con calma.

Media hora más tarde, entraban en la habitación las dos hermanas, abalanzándose contra su hermana para abrazarla. – ¿Qué te ha pasado?

-Pues en la escuela hubo un problemilla y resulté herida, me han tenido que operar. –contestó muy tranquila.

-¿Problemilla? –preguntó Adriana. –Cuéntanoslo YA.

-Quizás es mejor que lo cuente yo, ella aún necesita mucho reposo. –interrumpió Cristian con una sonrisa encantadora.

-¿Y este quién es, hermanita?

-Es el padre de una de mis alumnas. –comentó.

-¿Desde cuando te das la mano con el padre de alguno de tus alumnos? –preguntó Kira muy sorprendida al ver que estaban cogidos de la mano.

Ambos se sonrojaron y titubearon antes de poder contestar, no esperaban tener que explicar nada sobre ellos y menos en ese momento, pues ni siquiera ellos tenían una respuesta en ese instante.

-Pues… bueno… eso es otra historia. –contestó Melinda al fin. –Pero que ya estoy bien, y la operación fue bien.

Estuvieron contando con calma lo sucedido con Elena en la escuela y su golpe y operación, mientras ellas estaban asombradas por todo lo que estaban escuchando, Parecía sacado de una de las películas de la tele.

-Vaya… es increíble. –dijo Kira asombrada. –Y pensar que te hemos podido perder… y tú sin decirnos nada. –la regañó.

-Lo siento, estaba ocupada mientras me operaban. –se quejó.

-Haya paz. Que parece mentira que seáis hermanas. –Adriana intentó calmarlas. –Además no estamos solas, hay que comportarse.

-No os enfadéis. En realidad si no os ha llamado antes ha sido culpa mía. No había caído en que tuviera que llamar a nadie hasta ahora. –se disculpó con una sonrisa tan perfecta que ellas no pudieron replicarle nada.

-Por cierto, he visto a Delia. –contestó Melinda.

-Uy pues vamos a verla. –dijo Kira muy apresurada.

-Sí, será lo mejor, así se relaja el ambiente. –añadió Adriana. –Hermanita, en un rato nos vemos.

Salieron fuera dejándolos a solas. Después de mucho hablar, descubrieron que vivían en el mismo barrio, les alegró bastante saber que se tenían cerca. Sería una oportunidad para conocerse mejor.

Debía estar unos días ingresada en el hospital, Cristian iba cada tarde a verla, le llevaba a Evelyn para que le alegrara la tarde. Se había encariñado con Melinda, y se divertía mucho con ella.

Unos días más tarde, dieron el alta a Melinda. Sus hermanas habían ido a buscarla, y también estaba Delia. Si necesitaba cualquier cosa al ser su vecina podría revisarla y eso dejó algo más tranquilo a Cristian. Había estado martirizándose, echándose la culpa por lo ocurrido a Melinda, aunque ella insistía en que no pasaba nada.

Parecía que iban a empezar una bonita historia de amor, no solo por lo mucho que habían conectado, sino por lo bien que se llevaba Evelyn con ella, cada vez que se veían se le iluminaba la cara a ambas. Pero Melinda empezó a agobiarse.

Cristian la llamaba por las mañanas y por las tardes iba a verla, insistiendo en hacer las cosas de la casa para ayudarla en todo lo posible. Se sentía agobiada, incluso un poco acosada por las excesivas atenciones.

Siempre había sido una chica muy independiente, se había ocupado de sus hermanas desde que sus padres habían muerto, y no dependía de nadie. Era cierto que aunque había estado con chicos, no había sido nada serio. Ella empezaba a enamorarse de Cristian, pero necesitaba su propio espacio para no agobiarse.

……………………………

Desde que habían dado el alta a Melinda, Cristian se propuso cuidarla y atenderla como se merecía, quería recompensarla por todo el incidente con Elena. La llamaba todas las mañanas, y por las tardes iba a verla.

Pero hacía un par de días que la notaba rara, distante, ya no sonreía tanto como antes. Eso empezó a preocuparle, tal vez ella no estuviera tan interesada en él, como parecía, o que se hubiera interesado en otro chico. Decidió hacerle regalos y estar con ella más tiempo, pero según aumentaban sus atenciones, ella aumentaba su tristeza.

Una tarde, ella estaba más distante que de costumbre, eso no le gustaba, no era buena señal. –Oye Cristian… yo… -empezó a decir.

Eso no era bueno, estaba temiendo lo que iba a decir, intuía que era malo. Pero decidió no decir nada. Esperar a que ella dijera lo que tuviera que decir, pues si hablaba metería más la pata.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 rosas :

Cristina dijo...

aaaaaghh!! seras!! maalaa!! como lo dejas asii!!!?? quiero el 10 yaa!!! por cierto ya esta el capi 1 laprimera parte en mi blog de corazon caprichoso =) bss

nyf_270705 dijo...

kkkkkkkkkkkkkk nos dejas asi?????jooo spero pder leer el 10 ya!!!si no me morire!!!xd un beso waapa m encanta!!!

B€!t@ dijo...

Me encanta!!!! Soy melinda y hubiera ablado con el!!!espero se solucionen!!!!me encantó el capitulo!!!esperando el sigiente, besos

F.Life dijo...

María! Soy Lidia Martí (del tuenti)
Me he cambiado el blog, te lo dejo para que lo puedas seguir si te gusta. Acabo de empezar con los textos, pero todos están cargaditos de amor.
Me perdí el final de la historia anterior, y eso que estaba enganchada, pero me fui de vacaciones. A ver si cuando me ponga al día en todo consigo terminarla y empezar la que estás escribiendo ahora :)
te dejo la url: http://verdetirandoagris.blogspot.com
Un beso guapa!

Miriam dijo...

o.O ¿Como lo dejas asi?

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.