Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 18 de septiembre de 2010

Ambición de poder capitulo 12

12º- Experimento mortal

El joven soldado estaba a la espera de que el doctor le dijera algo, pero se había quedado pensativo sin abrir la boca. Pasados unos minutos quiso salir de dudas. –Entonces… ¿Qué hacemos?

-Seguiremos con el plan. Trae a la chica, el niño lo dejaremos para más adelante.

El soldado asintió. Fue por los pasillos hasta la habitación donde estaba Adriana abrazada a su hijo. Vieron que se abría la puerta y Daniel no pudo evitar ponerse nervioso y a temblar.

Adriana sabía que las cosas no iban bien. Se había metido en algo que no comprendía y no tenía forma de salir de allí. ¿Por qué habría ayudado a secuestrar a la pequeña Evelyn? Se preguntaba para sus adentros.

En realidad, había comprobado en esos seis meses, que eran una familia de lo más agradable. Eran amigos de sus amigos y solo usaban sus poderes para cosas buenas. Se había equivocado y mucho, y les gustaría pedirles perdón. Si salía de aquello, claro…

El soldado que entró era alto, muy fuerte y con el pelo negro como el carbón, pero muy blanco de piel. La agarró muy fuerte del brazo, sacándola de la cama y separándola de Daniel.

El niño se puso a gritar, pataleó al lado de ese hombre que intentaba llevarse a su madre. Ella se resistía con patadas y todo lo que podía, pero aquel soldado era demasiado grande y fuerte.

-¡Sueta a mami!

-¡Déjame! –chilló ella intentando soltarse.

-Vendrás conmigo. –ordenó él.

Después de mucho forcejear, el soldado de pelo negro consiguió llevarse a Adriana. Dejó encerrado a Daniel, que lloraba desconsolado. Se subió como pudo a la cama y camufló su pequeño rostro en el viejo colchón. Era la única cosa que había en la habitación.

Adriana intentó escapar por todos los medios, pero le fue inútil. Mientras el soldado la sujetaba con más fuerza, llevándosela. Llegaron hasta una sala, era un quirófano.

¿Es que la iban a operar? Se preguntó aterrada al observar el lugar. La tumbaron en la cama y la inmovilizaron. – ¿Qué vais a hacerme? –preguntó muy nerviosa.

El doctor Desmond se acercó a ella con una malévola sonrisa. –Solo un par de cosas. Si todo sale bien, serás la primera transformada.

-¿Transformada? –preguntó atónita. – ¿Transformada en qué?

-No preguntes tanto. –dijo abofeteándola.

Empezaron a ponerle tubos, goteros y demás, ella no entendía nada. Solo que empezó a sentir un gran dolor que la recorría por dentro. Algo en su interior estaba cambiando y dolía, dolía tremendamente…

……………………….

Cada vez que iban a investigar a la base militar, se pasaban por el edificio donde estaban encerrados Adriana y su hijo. Cristian no estaba del todo de acuerdo en ayudar a Adriana después de lo que hizo.

Pero ver a Daniel tan desvalido y asustado le recordaba demasiado a su pequeña Evelyn. Pensando en que ella estuvo así de asustada y desprotegida. Y se dijo a sí mismo que lo haría por ese pequeño niño.

-Tendríamos que intentar salvar al niño, a fin de cuentas el pobre no tiene culpa de nada. Y Evelyn no hace más que preguntar por él. –dijo Cristian una noche que estaban todos hablando del tema.

-La verdad es que sí. –contestó Melinda. –El pobre debe estar muy asustado, y ¡a saber lo que les hacen allí!

-Propongo que los saquemos a los dos. –dijo Kirian. –Es más que probable que nos terminen pillando, mejor matar dos pájaros de un tiro ¿no?

Cristian no puso buena cara. El niño no tenía la culpa, pero Adriana era la culpable de aquel sufrimiento que habían pasado. Miró a su mujer, ella siempre creía en lo bueno de las personas, así que…

-Está bien… -se rindió. –Pero eso no significa que la perdone por lo que hizo.

Melinda sin decir nada se abalanzó a su lado y le besó apasionadamente, provocando risitas entre los demás. No le importó, estaba feliz porque su marido iba a ser una buena persona y salvar también a Adriana.

Se pasaron toda la noche organizando un plan entre los tres. Ya conocían bastante bien el sitio, a pesar de no saber muy bien lo que hacían dentro. Sabían por donde entrar y salir sin ser vistos, y sabían también dónde tenían a Adriana y a Daniel.

……………………

El doctor observaba cómo Adriana se removía de dolor. Ella no sabía lo que ocurría, tan solo que le habían puesto cosas y su cuerpo estaba ardiendo por dentro. Sentía como si se ahogara por dentro.

En el fondo sabía que le quedaba poco de vida, porque lo que la habían hecho la estaba matando. Así que dedicó sus últimos pensamientos a su pequeño Daniel. Recordando todos los buenos momentos pasados a su lado. Incluso pensó en Melinda. “Lo siento, lamento lo que hice, ojala hubiera podido pediros perdón…”.

Hasta que su vida se apagó por completo. El doctor Desmond la observó impasible. –Vaya… así que nos hemos pasado con la dosis… -comentó con indiferencia.

-Doctor… ¿Qué hacemos con ella? –preguntó un enfermero que había a su lado, era bajito y bastante regordete.

-Deshazte de ella. –dijo. –Habrá que probar con el niño.

-Pero… -interrumpió el enfermero.

-¿Algún problema? –preguntó amedrentándolo.

-Es que… al ser un niño, su metabolismo es más débil. Así que tiene que ser una cantidad muy leve o aguantará menos que un adulto. –explicó tragando saliva.

-Bueno, pues tendremos más cuidado. Pero tiene que salir bien. –contestó seriamente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

B€!t@ dijo...

Nooooooooooooooooooo, pobre adriana!!! la verdad ke me da mucha pena despues de todo lo ke izo!!!! espero ansiosa el siguiente, aunk no tenga tiempo, intentare sacar tiempo de donde sea!!!! besos wapaa!!!!

Ana Carlisle dijo...

Me encanta el capítulo!!!
No he comentado en el evento porque lo borre sin querer :(
Sigue así wapisima

Cristina dijo...

nooooooooooooooo ostiaa adriana tiaaaaaaaaaaa uff no jodas k a muerto?? noooooo

la_ninia_eli dijo...

alaaa aora k se arrepentia la mantaaan???
no me lo creooo no puede ser...
pobrecita :(

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.