Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Ambición de poder capitulo 2

2º- Fuego interno…

Dennis les acercó a Marcos, era grandote y muy guapo, tanto como su padre, pero con los rasgos de su madre. Los dos sonrieron desmesuradamente al verlo. Se lo colocaron en el pecho a Melinda.

-Es guapísimo, como tú. –dijo ella sonriendo.

-Y como tú. –añadió él.

Un par de días más tarde, les dieron el alta, pues Marcos era un bebé muy sano, y Melinda tenía que estar unos días con los puntos hasta que le cicatrizasen. Tuvo que ayudarla Cristian pues le molestaban bastante.

Ella no estaba demasiado contenta con eso de necesitar tanto la ayuda de su marido, pero sabía que no le quedaba más remedio. Cristian, sin embargo, estaba encantado de poder tener entre algodones a su mujer sin que pudiera quejarse.

Lo malo llegaba por las noches. Era cierto que los niños no lloraban y dormían muy bien. El problema era que, Melinda tenía muy alteradas las hormonas, y su lívido estaba sedienta de amor. Pero claro, Cristian no quería mantener relaciones, pues podrían saltársele los puntos.

La cuarta noche que ocurrió eso, Melinda se enfadó. – ¡Estoy cansada de que me rechaces!

-Mi niña, no te rechazo. –contestó. –Pero no quiero que se te salten los puntos. ¿Es que no has pensado en eso?

-¡Claro que lo he pensado! –protestó. -¿Sabes lo que pasa? –preguntó. –Que en estos momentos pienso en otras cosas más importantes. –dijo besando su cuello.

Se le pusieron los ojos en blanco. Él se moría de ganas por estar con Melinda. Tenerla entre sus brazos y con semejantes caricias le estaba enloqueciendo. Intentaba resistirse todo lo que podía, pero su voluntad se veía mermada.

-Mel, por favor… sabes que no me puedo resistir… -dijo como pudo.

-Lo sé, por eso lo hago… -su voz era muy sugerente.

-No me hagas esto…-contestó. –Me estoy controlando todo lo que puedo para no lastimarte, pero me lo estás poniendo muy difícil…

-Pues entonces deja de resistirte. –respondió mordiéndole el lóbulo de la oreja.

-Te lo vuelvo a pedir otra vez, por favor… -su voz era suplicante.

Pero su mujer no le hizo caso. Le quitó la camisa y acarició su torso desnudo. Empezó a besarle con más intensidad. Él al principio intentaba resistirse, pero finalmente se rindió a su mujer.

Ella estaba triunfante por la rendición de su marido. Eso la excitaba tremendamente. Mientras, Cristian estaba encendido, no quería, pero se había rendido a las caricias y besos de su mujer.

Pero el poco control que le quedaba le decía que aunque no pudiera resistirse a estar junto a ella, al menos no haría determinadas cosas que pudieran hacer que se le saltaran los puntos.

-Está bien… -su tono era de rendición. –Te complaceré, pero a mi modo…

Eso pilló por sorpresa a Melinda, que puso una expresión de extrañeza en su rostro. – ¿Cómo que a tu modo? –preguntó. – ¿Cuál es ese modo?

-Ya lo verás… -dijo levantando una ceja.

Él quería complacer a su mujer, hacerla sentir mucho placer, pero sabía que debía tener cuidado. Comenzó a besarla suavemente, primero los labios, el cuello… le quitó el camisón para poder acceder a sus pechos.

Se detuvo en ellos, disfrutándolos y saboreándolos como si de un postre se tratara. Melinda empezó a sentir un gran placer, sobre todo cuando su marido siguió bajando hasta su zona íntima.

Con mucho cuidado la acarició con la lengua, Melinda sentía mucho placer, no podía contener los gemidos. Cristian se incorporó para ponerse frente a frente con ella. Pero bajó su mano para acariciar la intimidad de su mujer.

La hizo sentir un gran placer, con mucha delicadeza pues no quería lastimarla. Y puso una cara de satisfacción cuando vio a su mujer llegar al clímax. – ¿Te gustó mi modo? –preguntó mientras besaba su cuello.

-Um… no ha estado nada mal... –dijo con voz sugerente.

Melinda durmió bastante tranquila, pues su lívido se había visto ligeramente alimentada. Cristian tuvo que levantarse temprano y darse una ducha bien fría, le había costado horrores no poseer a su mujer esa noche.

Sabía que estando como estaba ella y lo que había hecho esa noche, no aguantaría mucho sin hacerla suya. Sería una tortura para él si no la quitaban pronto los puntos del parto.

Ese día no dio pie con bola en el trabajo, menos mal que no había habido ningún aviso ese día en el parque de bomberos. Su hermano Kirian que trabajaba con él, se dio cuenta de su ensimismamiento. –Hermanito, ¡hoy estás en las nubes!

-Lo sé, es que menuda nochecita he tenido…

-Uy… ¿Y eso casanova? –preguntó.

-Calla, que si lo recuerdo me pongo malo…

-¿Tan horrible ha sido la noche? –preguntó preocupado.

Cristian estuvo relatando a su hermano lo acontecido esa noche, sin darle demasiados detalles. –vaya… me llega a pasar eso a mí con Delia y es que reviento…

-Pero que bruto… -se quejó su hermano.

-Bueno y cambiando de tema. ¿Qué tal el niño? –preguntó.

-El niño muy bien, aunque aún no ha mostrado nada de poder.

-Ya lo mostrará, no te apures.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 rosas :

la_ninia_eli dijo...

me encanta!!
esta muy bien
y madre mia, nose como a aguantado jajaj pobrecito

B€!t@ dijo...

Me encanta!!!!! por favor, prontito el siguiente!!!! está genial!!! xD y pobrecito cristian!!!!! xD pero hizo muy bien en pensar hacerlo asi!!! xD es por el bien de melinda!!! bss wapa!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.