Mis novelas publicadas




¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR





En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos.
Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR



Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.

Buscar

jueves, 2 de septiembre de 2010

Pequeño milagro de amor capitulo 28

28º- Intentando salvar a Cristian

Walter se acercó a Cristian, obsequiándole con varios latigazos que hicieron que su cuerpo se estremeciera ante semejante dolor. Intentaba aguantar sin quejarse, no le daría ese gusto a Elena que lo miraba sonriente.

-Parece que no te duele… -dijo ella desilusionada. –Tiene arreglo. –su mirada era maléfica.

Abrió los ojos como platos al ver que Walter se arrimaba a el con un par de navajas en las manos. Aquel hombre tan grande, comenzó a hacer rajas por el cuerpo de Cristian; mientras él agonizaba de dolor intentando contener los gritos que por dentro lo estaban desgarrando.

Elena disfrutaba viendo sufrir a Cristian. Se regodeaba mientras empezaron a escucharse los gritos desesperados. Llenaban toda la habitación. No solo los gritos, también la sangre que poco a poco comenzaba a gotear hasta el suelo.

-Basta. –ordenó ella. –No podemos desangrarlo, porque sino, no podré hacer el intercambio.

Salió de la habitación con Walter, mientras Cristian les miraba con furia y odio. Dolorido por los cortes. Sintiendo como pequeños hilos de sangre salían de las heridas, que aunque no eran muy profundas, le habían provocado un gran sufrimiento.

………………….

Melinda no atendía a razones. Se empeñaba en querer ir a buscar a su novio a donde fuera. –Hermanita, por favor. Tienes que ser razonable. –le pidió Adriana.

-¡No! –gritó. –No voy a quedarme quieta. Y menos, sabiendo con pelos y señales lo que le están haciendo.

-¿Cómo que lo sabes? –preguntó Kira atónita.

-Veréis yo… -dudaba si contarlo o no, pues no quería que la tomasen por loca. –Hace ya muchos meses que una pesadilla me atormenta. Es siempre la misma y con todo lujo de detalles.

Estuvo contándoles la pesadilla, mientras que fue inevitable que algunas lágrimas cayesen por sus mejillas. Los demás escucharon el relato algo incrédulos. Pero el miedo a que eso fuera real les hacía estar inquietos.

-¿Recuerdas el lugar que aparecía en tu pesadilla? –preguntó Dennis.

-Pues… -dijo cerrando los ojos. –Es como una habitación de una casa, y él estaba maniatado.

-Eso no es que nos dé demasiadas pistas, pero algo es algo. –comentó Dennis.

-Podemos intentar buscar la casa de Elena. Tal vez le tenga allí. –dijo Kira.

-¿Y cómo averiguaremos dónde vive? –preguntó Melinda.

-Tal vez Sara pueda ayudarnos. –dijo Adriana pensativa. –Si trabajan juntas, puede que sepa dónde vive.

-Por intentarlo no perdemos nada. –respondió Dennis algo más animado.

Melinda llamo a Sara, estaba nerviosa y casi no se le entendía nada al hablar. No quisieron decirle lo que había ocurrido con Cristian, cuanta menos gente lo supiera, mejor.

Dieron gracias cuando Sara les dio la dirección, aunque estaba bastante intrigada por saber qué se traían entre manos. –Ahora no te lo puedo explicar, pero te prometo que te lo contaré.

-¿El embarazo va bien? –preguntó ella.

-Sí, tranquila. Tengo que colgar. Un beso. –dijo despidiéndose.

Les mostró la dirección que había apuntado. Adriana hizo memoria para saber dónde estaba esa calle. –Pues no está lejos de aquí. Yo creí que sería un lugar más apartado.

-No sabemos si lo tendrá allí, habría que llamara a la policía. –comentó Annette.

-¿Por qué no investigamos un poco? –propuso Kira. –Podemos indagar a ver si está allí o no.

-Podría ser peligroso. –dijo Dennis. –Lo mejor es llamar a la policía y contarles lo que creemos.

Mientras estuvieron llamando a la policía, Melinda dijo que se iría a echar un rato, que estaba cansada. En realidad quería pensar un rato a solas. Siendo tan mala persona como era Elena, estaba convencida de que tendría a Cristian allí encerrado.

Y si su pesadilla era acertada, le estaría torturando y dañando. Ella no podía consentir eso. Fue hasta la camita donde descansaba Evelyn. Melinda la consideraba su hija, no podía permitirse perder a Cristian.

Ella misma haría lo que fuera para volver a tener cerca de su amor. Salió a hurtadillas de la habitación, y consiguió pasar por el pasillo sin que la vieran. Abrió lentamente la puerta de la casa y se fue con cuidado.

Cogió un autobús que pasaba cerca de la calle que había apuntado. Tenía que investigar si allí estaba Cristian o no. Llegó hasta la casa, daba gracias que fuera una casa, de una planta y que el jardín no estuviera vallado por la parte de delante.

Se acercó hasta una de las ventanas, y entre una rendija de las cortinas. Vio un comedor, bastante amplio, en el sofá se veían dos figuras, un hombre y una mujer. Al hombre nunca lo había visto, pero reconoció a Elena enseguida.

Tenía que esperar si hablaban algo o si iban a otra habitación para investigar. Y entonces vio que empezaron a hablar. –Tienes que intentar no dañarle tanto o no estará vivo para el intercambio.

-Es que cuando cojo el látigo y las navajas me recreo. –contestó alegremente.

-Pues te contienes o te contengo yo. –Su voz era severa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

nyf_270705 dijo...

oh dios!!!!!!!k fuerte espero k no pillen a mel escuxando!!!!un besazoo...x cierto me encanta!!1

la_ninia_eli dijo...

madre mia!! k capitulazo, pero pobre cristian :(
no kiero k le agan daño....
y veras como pillen a melinda :S

B€!t@ dijo...

Diooooos, me encanta, eespero k no l pase nada a melinda, aunk lo estoy viendo.... fijo k la cogen a ella tb y mas con el bebe!!!! ains... k inconsciente!!!! espero el siguiente wapa, m tienes super enganchada!!!!! bss

Miriam dijo...

Me encanta pero... pobre cristian como sufre.
Estoy deseando que subas el 29 y ver
que pasa con estos 2.
Bss

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.