Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




domingo, 5 de septiembre de 2010

Pequeño milagro de amor capitulo 32

32º- Muy inesperado

Llamaron a la policía para que se llevaran a Walter. Se llevaron el cadáver del escolta. Los demás miembros de la familia acudieron en cuanto la policía se marchó y los dejó pasar a la casa.

-¡Qué susto nos llevamos cuando llamó la policía a casa! –dijo Annette todavía bastante agitada.

-Ya está todo bien, mamá. –contestó Cristian.

Pero mientras que charlaban, Melinda sintió varios pinchazos en la barriguita, y sintió un líquido que la empapó las piernas. –No está todo bien… -dijo con miedo.

Dennis nada más mirarla lo comprendió todo. –Bueno, tranquilidad que no pasa nada.

Cristian se puso histérico. Daba vueltas por el comedor sin poder controlarse. –Vamos al hospital, hay que llevarla al hospital, no llegaremos a tiempo al hospital… –repetía sin cesar.

Kira se acercó y le pegó un ligero bofetón que lo devolvió a la realidad. –Así estás mejor, que parecías un disco rayado. –contestó con una sonrisa.

No dijo nada, él sabía que se había puesto demasiado nervioso y el bofetón le vio bien para poner los pies en la tierra de nuevo. Se acercó a Melinda para acariciar su mejilla con ternura. –Tranquila, preciosa. Todo saldrá bien.

Pero Melinda emitió un grito desgarrado, las contracciones eran muy fuertes y seguidas. Dennis sabía que la ambulancia no llegaría a tiempo. –Vamos a tener que atenderla aquí.

-¿Aquí? –preguntó Cristian sobresaltado. –Pero aquí no tienes material ni nada.

-Tendré que apañarme con lo que pueda. –contestó. –Coged varias toallas. Además coged unas tijeras y un cuchillo, tenéis que desinfectarlo con alcohol lo mejor que podáis.

Las chicas hicieron caso, fueron a hacer las cosas que les había pedido Dennis. Cristian miraba con preocupación a su futura esposa. – ¿Qué hago?

-Llévala a la cama, será mejor que esté allí.

Cristian obedeció a su padre sin rechistar. La cogió con delicadeza y la llevó a la habitación. Mientras, Melinda aguantaba como podía las contracciones, pero en más de una ocasión se le escapó algún gemido de dolor.

Él al verla así se ponía más nervioso, pero sabía que debía mostrar calma y entereza para no alterarla más todavía. Se puso a su lado y la besó con dulzura. –No te preocupes, mi padre sabe muy bien lo que hace.
-¿Y si el bebé no sale bien? –preguntó. –Todavía no estoy de nueve meses…

-Seguro que está perfectamente, y que será un bebé precioso, como su mamá. –contestó sonriéndola.

Dennis entró seguido de su mujer y de las hermanas de Melinda. Llevaban en las manos todo lo que les había pedido reunir para poder atenderla. Ella se asustó pero su novio trató de calmarla sujetando su mano.

Las contracciones eran más dolorosas y seguidas, ella ya no ocultaba el dolor que sentía. Entonces oyeron una vocecita, era Evelyn que había salido de su habitación. – ¿Po qué grita mami?

Cristian se acercó a ella y la cogió en brazos. –Princesita, mami va a tener al bebé. Debes irte a tu cuarto ¿Vale?

-No quero jubar sola… -dijo haciendo un puchero.

Kira la escuchó y se acercó a ellos. –Yo jugaré contigo, ¿Vale? –propuso. –Jugaremos a lo que quieras en tu habitación hasta que nazca el bebé.

Cristian moviendo los labios le dedicó un “gracias” a su casi cuñada. Eso le permitió volver con Melinda que tanto le necesitaba en esos momentos. –¿Evelyn está bien?

-Sí, es que se asustó al oírte gritar. –contestó. –Tu hermana se la ha llevado a la habitación para jugar.

-Melinda. –interrumpió Dennis. –Cuando sientas las contracciones quiero que empujes. –explicó. –Cristian ponte detrás para que así la ayudes a empujar.

-Vale. –contestó obedeciendo.

Con cada contracción ella empujaba, y con cada empujón no podía evitar gritar. Realmente era algo muy doloroso a pesar de tener el apoyo de su casi marido. No supo cuantas veces empujó.

No era consciente del tiempo que llevaba empujando y gritando de dolor. Pero todo eso dejó de importar en cuanto escuchó un llanto. El llanto de su bebé, un bebé de los dos, que tanto habían esperado.

-¿Está bien el bebé? –preguntó con miedo.

-Parece que está bien. Pero tendré que examinarlo en el hospital. –contestó él. –Enhorabuena, es un niño y bastante grandecito. Aunque tendrá que pasar algún tiempo en la incubadora hasta que coja algo más de peso.

-Déjame verla… -pidió.

Después de cortar el cordón umbilical y envolverlo en un par de toallas, se lo acercaron a Melinda. Lo depositaron con cuidado en su pecho, tanto ella como Cristian lo miraron embobados. –Es precioso. –dijeron a la vez.

-Bueno, llamé a la ambulancia hace un rato, ya están subiendo. Os llevarán al hospital para revisaros. –comentó Annette entrando en la habitación.

Los metieron en la ambulancia para llevárselos. Cristian acompaño a Melinda y al bebé en la ambulancia y los demás los siguieron con el coche. Afortunadamente no había tráfico y llegaron en seguida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 rosas :

B€!t@ dijo...

Me encantó!!!! espero el siguiente impaciente!!! un besazo wapa!!!!

Miriam dijo...

Hay que bonitooo.
Me a encantado este capitulo :)
Besos

la_ninia_eli dijo...

k bonitooooo!!!!
me encantaaa
sigue asi wapisima
bss

nyf_270705 dijo...

q bonitooooo xd asi m gustaria tener a mi a mis hijos...en mi kasa...xo creo kno vaa ser asi,k eso solo ocurre en las novelas..xd

Cristina dijo...

aaaaaaiiisss que bonitooo!! dios ami los partos me emocionan xDD ais y cristian!! siempre tan atento uuff (L) un besazo guapa sigue asi que me ha encantado!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.