Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




sábado, 9 de octubre de 2010

Ambición de poder epílogo

Epílogo

12 años después…

Evelyn era una adolescente de casi dieciséis años, en el instituto era una chica que pasaba desapercibida, no le gustaba llamar la atención. Iba a la misma clase que Daniel.

Aunque se habían criado juntos, y siempre habían sido inseparables, hacía un tiempo que en ellos se estaba despertando otro interés más que el puramente familiar. Pero no querían decir nada en casa, sabían que en casa no lo verían bien.

Tenían la excusa de que al vivir bajo el mismo techo, podían hacer juntos muchas cosas sin que sus padres sospecharan nada. Hacía casi un mes que se habían besado. Había sido una tarde que sus padres salieron a llevar a Marcos al médico.

Se habían puesto a ver una película después de hacer los deberes, e hicieron palomitas. Pasado un rato, habían dejado de prestar atención a la película, se quedaron mirándose de forma intensa, como si todo lo de su alrededor hubiera desaparecido.

Poco a poco sus labios se unieron en un cálido e inocente beso, que fue bastante intenso y apasionado. Desde aquel día, habían empezado una relación en secreto, pero que era fácil mantener gracias a estar viviendo bajo el mismo techo.

Estaban muy unidos, pero intentaban no mostrarse más afectuosos de lo habitual o sus padres acabarían dándose cuenta. Por las tardes, ponían la excusa de estudiar juntos y así estaban juntos toda la tarde.

Aunque si que era cierto que debían estudiar y hacer las tareas de clase. Después de acabar siempre se quedaban escuchando música y hablando. Esa tarde estaban en la habitación de Evelyn.

Estaban sentados en la cama, Daniel estaba apoyado en la pared, la cabeza de Evelyn descansaba sobre el muslo de él. Daniel acariciaba los cabellos de su preciosa chica.

-¿Qué haremos?

-¿De qué? –preguntó ella.

-Sobre lo nuestro. –dijo él. – ¿Se lo diremos a nuestros padres?

-Conoces a mamá. Siempre ha estado con la tontería de que si que somos hermanos. –dijo Evelyn.

-Pero no lo somos. –contestó Daniel. –Yo los quiero mucho y me han criado como si fuera su hijo, pero tú y yo no tenemos la misma sangre.

-Lo sé.

Dejaron el tema, Daniel se acercó a ella y la besó suavemente en los labios, un beso muy dulce y cariñoso que les supo delicioso a ambos. Entonces llamaron a la puerta. –Chicos, a poner la mesa y a cenar.

-Ya vamos. –dijeron levantándose.

Pero él la detuvo sujetándola suavemente por el brazo. – ¿Recuerdas lo que me prometiste hace unos días?

-Sí, todavía no lo olvidé.

-Entonces, no veo por qué tenemos que esperar.

-Porque no me parece bien decirles lo nuestro usando un escudo protector. –dijo Evelyn mirándole.

-Ya, pero por si acaso se enfadan… -se justificó él.

-Bueno, ya veremos.

Salieron hacia la cocina, pusieron la mesa junto a Marcos, que era un chico de trece años bastante revoltoso. Se pusieron a cenar tranquilamente. Pero a Daniel siempre se le escapaba alguna mirada llena de amor hacia Evelyn.

Lo que ninguno de los dos sabía era que sus padres ya sospechaban algo y no tenían ni idea de la conversación que inició su padre en ese momento. –Bueno ¿Qué tal el estudio de por las tardes?

-Bien, aburrido. –contestó Daniel encogiéndose de hombros.

-¿Y lo demás? –preguntó con interés.

-¿Lo demás? ¿Qué es “lo demás”? –preguntó Daniel sin responder a su padre.

-Lo de que estéis juntos. –contestó como si nada.

-Se quedaron mudos, e incluso Evelyn se atragantó con un trozo de pan. -¿Qué dices, papá? –preguntó ella.

-¿Os creéis que somos tontos? –preguntó Cristian. –Además se os nota mucho, sois muy poco sutiles.

-Pero… -comenzó a decir Evelyn. –Entonces… ¿No os importa?

Su padre estaba muy tranquilo, pero Melinda no había levantado la vista de su plato. Lo que estaba inquietando a la pareja. Hasta que por fin, los miró fijamente. –No es lo que esperaba, pero vuestro tío ya me lo advirtió cuando viniste con nosotros Daniel.

-¿Ah si? –preguntaron ellos al unísono.

-Cariño, es normal, son adolescentes y no tienen la misma sangre aunque para nosotros sean nuestros hijos. –dijo Cristian.

-Pero aún así, quizás debimos impedirlo. –contestó ella muy frustrada.

Daniel se levantó de la silla y se puso al lado de Melinda. –Mirad, me acogisteis y cuidasteis, me queréis y yo os quiero mucho. Pero Evelyn y yo nos queremos y no pasa nada porque no somos hermanos de sangre. –explicó tranquilamente.

-¿No hay manera de que cambiéis de opinión? –preguntó ella.

Ellos negaron con la cabeza pero la sonrieron. –Mira el lado bueno, así no tienes que pensar en cómo será mi novio porque ya le conoces. –contestó Evelyn en tono divertido.

-Está bien. –dijo al fin con una amplia sonrisa.

-Mi hermano se va a poner como loco cuando sepa que tenía razón. –añadió Cristian en tono alegre y divertido.

-Seguramente si. –respondió ella. – ¿Vamos a quedar este fin de semana para cenar?

-Claro, luego les llamo. Además acuérdate que no celebramos que David lo hiciera tan bien en el recital de piano. –le recordó.

-Es un prodigio, no me extraña que lo hiciera así a pesar de tener doce años. –comentó su esposa.

-¿Y por qué el primo Pedro no tiene poderes si el tío Kirian los tiene? –preguntó Marcos.

-Porque no siempre se desarrollan los genes, y como la tía Delia no tenía ningún poder, tal vez heredó esos genes. –contestó Cristian a su hijo.

-¿El abuelo tenía poderes? –preguntó Evelyn cambiando de tema.

Esa pregunta afectó bastante a Melinda. Todavía le dolía recordar a su pobre padre, que había fallecido hacía casi dos años por un accidente en la bañera. Cristian sostuvo su mano y fue él quien respondió. –Pues no, el abuelo no tenía poderes, o al menos nunca los manifestó, pero la abuela sí.

-¿Y los otros abuelos? –preguntó ella.

-Tu abuela tenía el mismo poder que yo. Tu abuelo podía teletransportarse como tu tío, aunque le costaba bastante usarlo porque tenían mucho miedo por aquella época. –explicó.

-¿Miedo por qué? –preguntó Daniel.

-Chicos, ya habéis estudiado historia, y seguro que lo daréis cuando lleguéis a la historia actual. Aunque nosotros la vivimos más cerca que nadie. En especial vosotros dos, a quienes casi perdemos. –explicó algo triste al recordarlo.

-¿Fue por cosas de los poderes por lo que mataron a mi madre? –preguntó Daniel con gran interés.

-Pues sí. Si queréis algún día os lo contamos. –dijo él.

-¿Y por qué no ahora? –preguntaron a la vez.

-Porque hay que recoger la mesa y mañana tenéis clase.

-Está bien… -dijeron.

Así pudieron escaparse unos días para no tener que recordar algo tan doloroso. Además querían preparar un poco lo que les dirían sobre toda aquella historia. Lo que sí tenían claro era que les hablarían de Pedro, tenían que saber quién era.

Aunque antes de irse a dormir, los chicos quisieron saber algo. –Oye y Darío y Aileen ¿vendrán a la cena del fin de semana? –preguntaron.

-Sí, seguramente si. –contestó Melinda.

-¿Y por qué ellos no han tenido hijos? –preguntó Daniel.

-Porque son… espíritus libres… -contestó Cristian en tono divertido.

A ellos no les convenció demasiado la respuesta, pero en muchas ocasiones no entendían a sus padres. Se despidieron con un beso antes de irse a dormir. Pero Daniel se acercó más a ella y la miró fijamente a los ojos. – ¿Sabes qué?

-¿Qué?

-Que espero que nosotros nos queramos tanto como ellos cuando llevemos casados tantos años. –contestó acariciando sus mejillas.

Ella se sonrojó ante semejantes palabras. – ¿Casados? ¿Y eso a qué viene así tan de repente? –preguntó aún sonrojada.

Sé que eres la mujer de mi vida y jamás voy a dejar que te vayas de mi lado. Y que te quiero con toda mi alma. –contestó para luego besarla.

Disfrutaron así de ese beso, un beso que llevaba más intenciones detrás de la que ninguno de los dos se podía imaginar en ese instante. Había quedado sellada una promesa de amor que se cumpliría y los mantendría unidos hasta el final de sus días.

FIN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5 rosas :

Reckless dijo...

Ooins,que bonito lo de Daniel y Evelyn t-t!
Yo quiero un novio asi jajaja.

Cristina dijo...

ostiaaaaaaaaa!! dios mio k pedazo historiaa!! que final tan preciooosoooo!!! es buenisiimaaa!! aiiss daniell como mola yo tb kiero uno asi xDD jajaja k pena k estemos en la realidad jejej peor bueno espero tu proxima historia k esta me a encantado y creo k si mandaras sta a alguna editorial staria guay xD bss guapaa

la_ninia_eli dijo...

diiioooosss k bonito a sido todo!!!!
me encanta es preciosa la historia
me alegro k alla salido todo tan bien :)

miriamcoru dijo...

OO QUE BONITO!!!
Me encanta como acaba!!!
Deseando que empieces el siguiente relato. :)

B€!t@ dijo...

Dios me ha encantado!!!! para cuando la siguiente historia¿? ya estoy deseosa!!! un besote enorme mi niñaaa!!!! el final la verdad me encantó y keria ke terminara así!!! bsitos

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.