Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




jueves, 21 de octubre de 2010

Corazón dividido capitulo 11

11º- Vuelta a la normalidad

Kirian comprendió el mensaje, sabía que les estaba dando su momento para despedirse con calma y sin que estuviera mirando. Se besaron dulcemente, fue un beso muy tierno.

–Vendré cuando te den el alta para recogerte.

-¿Y a Cristian también? –preguntó.

-Si ya le dieron el alta, pues os acerco a los dos a casa.

-¡Eres estupendo! –dijo ella alegremente.

-Gracias.

Se dieron otro beso y después se quedó junto a Melinda. Esperó a que saliera Cristian del baño. Se tumbó con cuidado en la cama. Kirian se acercó a él para chocarle la mano.

–Mejórate. Mañana os recogeré cuando os den el alta.

-Vale.

Se marchó para ducharse y relajarse un poco, habían sido unas larguísimas horas y desesperantes en algunos momentos. Además había estado demasiado tiempo preocupado por Cristian. Y también habían estado demasiado tiempo los tres juntos en una mínima habitación.

Necesitaba su espacio, sentir la soledad que tanto amaba. Aunque le apenaba que Melinda todavía estuviera en el hospital. Había necesitado la soledad como un soplo de aire fresco.

Se daba cuenta de que había estado cerca de perder a Melinda y se había sentido terriblemente vacío. Pero no por el hecho de no tener a alguien, sino por el hecho de que su amada corría peligro.

…………………

Cristian y Melinda se pasaron más de dos horas hablando, ella estaba emocionada de que él volviera a recordar. Él se sentía afortunado por haber recordado ese amor tan profundo que sentía por Melinda y que le llenaba por dentro.

Después se durmieron, querían estar descansados para cuando les dieran el alta. Aunque Cristian se pasó parte de esas horas mirando dormir a Melinda. La veía tan linda… para él era como un ángel que se hubiera caído del cielo.

Seguía sintiendo algo raro al pensar en la relación tan rara que mantenían los tres, pero se sentía afortunado de que una criatura tan hermosa y maravillosa como Melinda sintiera tanto amor por él en su corazón.
Cuando les dieron el alta al día siguiente, fue el propio Dennis quien les dio los papeles. Kirian llegó para poder llevarlos a casa. Melinda estaba muy ilusionada de poder volver a casa, habían ocurrido demasiadas cosas espantosas en poco tiempo.

En poco rato, llegaron a casa de Melinda y subieron los tres con bastante lentitud.

–Bueno, si necesitáis alguna cosa me llamáis. –dijo Kirian caballerosamente.

-Gracias. –contestó Cristian chocando su mano con la de Kirian.

-Me alegra estar en casa.

-Y a mi me alegra que todo haya pasado. –dijo aliviado.

Se despidieron de él y se marchó. Cristian quería pasar unas horas con Melinda antes de irse a su casa. La necesitaba muchísimo.

– ¿Quieres que veamos una película? –preguntó él.

Melinda se acercó a Cristian sonriendo. Enroscó los brazos alrededor de su cuello y le besó de forma urgente. Después de unos segundos se separó unos centímetros de él.

–En realidad, estoy pensando en otra cosa para pasar el rato, si tú quieres… -dijo de forma muy sugerente.

Él comprendió el mensaje sin problemas, cogió a Melinda en volandas y fueron hasta la habitación. Todavía estaba convaleciente y había siseado de dolor al cogerla, pues le dolían los golpes, pero no le importó en absoluto.

Llegaron hasta la habitación. Al llegar se deshicieron rápido de la ropa para poder sentir sus cuerpos desnudos. Se tumbaron en la cama, donde comenzaron las caricias y besos de forma urgente.

Ambos necesitaban sentirse, sentir amor y darlo después de todo lo que había ocurrido. Cristian comenzó a besarla por el cuello, haciendo que ella sonriera. Fue bajando poco a poco hasta que llegó a sus pechos.

Ahí se detuvo para disfrutar de ellos todo lo posible, mientras Melinda empezaba a sentir que una lujuria ardiente empezaba a apoderarse de ella sin control. Bajó su mano hasta el miembro de Cristian para poder acariciarlo.

Él se estremeció ante ese contacto y perdió la poca razón que le quedaba. Con las manos en la cintura de Melinda, la colocó de forma que pudo entrar en ella sin problemas, haciendo que ambos se excitaran de forma extrema.

Se entregaron sin reservas, sin miedos, de forma muy pura y sincera para demostrar todo el amor que se tenían, que les corría por dentro de una forma inocente, pura y a la vez salvaje.
Cuando llegaron a la cima del placer, se quedaron mirándose fijamente, sonriendo sin decir ni una sola palabra. No era necesario que se dijeran nada con palabras porque sus miradas lo decían todo.

Cuando llegó la hora de la comida se levantaron y comieron juntos dedicándose miradas cómplices, porque su amor se había renovado y era más fuerte que nunca. Estaba reforzado y ambos sabían lo que les decía su interior.

Después de comer, Cristian se fue a su casa. Todavía no estaban preparados para vivir juntos, y mucho menos teniendo esa relación tan peculiar que incluía a Kirian. Cristian sabía que tarde o temprano tendrían que intentar cambiar un poco la situación, pero decidió que no era el momento.

Por la tarde, Melinda había quedado con Kirian para dar un paseo, así tomaría el aire, y podrían estar a solas. Eso le alegró el día a ambos, que también necesitaban un momento de intimidad fuera de las paredes del hospital.

Caminaban cogidos de la mano, muy alegres y relajados. Kirian ya estaba más tranquilo porque había disfrutado de su amada soledad. Además tenía que admitir que había extrañado bastante a Melinda.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 rosas :

Cristina dijo...

ooohh k preciosidad!!! me encanto!!! aiss k bonitoo jaja sigue asi guapaa espero pronto el 12 =)

la_ninia_eli dijo...

k bonito!!!!
se note k se kieren los 3
y k kirian y cristian se llevan mejor :)
me alegro k todo este tan bien
sige asi preciosa espero el sigiente

Reckless dijo...

Me gusta mucho, pero Kirian/Kirtash jajaajajaj cuidado, me suena mucho a MDI!
De todas formas, me gusta ya que como no soy adulta, cuando tenian niños no me molaba tanto jajaaja.

B€!t@ dijo...

Wowww, todo muy bonito!! La verdad que me encanta!!!Espero ansiosa el capitulo 12!!! Un besazo enorme!!!

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.