Mis novelas publicadas

¿Un accidente puede mejorar tu vida? Melinda intentaba escapar de un oscuro secreto que no había sido capaz de desvelar a nadie, pero un desgraciado accidente hace que quede atrapada en una isla desierta junto a Cristian. Ambos son los únicos supervivientes y son desconocidos. Pero aprenderán que en la vida hasta en la adversidad se puede ser feliz y formar una familia. Eso lo aprenderán en una isla en la que estarán solos... ¿O no?

COMPRAR

En un mundo donde la magia es el centro de todo, un gran mal amenaza con cambiar el curso de la historia. Magos oscuros quieren hacerse con el control de todos los reinos mágicos. Para impedirlo, algunos magos que aún luchan por la verdad y el bien, deben viajar a otro mundo, encontrar a magos que quieran ayudarlos, deben encontrar a los elegidos. Sólo ellos conseguirán reestablecer el bien y derrotar a los que quieren llenar Diamthian de oscuridad...

COMPRAR

Bienvenid@s




Espero que tod@s disfrutéis con mis relatos, que os emocionéis y que realmente viváis lo mismo que los personajes, llevándoos a un mundo diferente. Deseo que cuanta más gente lea mi blog mucho mejor, tal vez así pueda llegar a publicar alguno de mis relatos algún día.




martes, 26 de octubre de 2010

Corazón dividido capitulo 17

17º- Angustia y dolor

- ¡Dejadme en paz! –dijo muy nerviosa zafándose de ellos.

-Melinda si no te calmas, puede peligrar tu embarazo. –contestó Dennis.

-Pues dejadme ir a ver a Kirian y estaré calmada. –contestó enfadada.

-No vas a parar hasta que le veas ¿no? –preguntó Dennis.

-No.

-Está bien. Le verás, pero con dos condiciones. –respondió. –La primera es que solo serán cinco minutos, y la segunda es que si veo que te pones nerviosa no podrás verle y te sacaré de la habitación.

-Está bien.

Acordaron que para que no sintiera dolores por el golpe, Melinda iría en silla de ruedas. Ella aceptó con tal de que la dejaran ver a Kirian. Estaba muy preocupada por él, ¿Y si no despertaba nunca?

Cristian iba empujando la silla mientras Melinda jugueteaba con sus dedos para calmar sus nervios. Entraron en la habitación y Cristian se puso a su lado mirándola.

–Saldré fuera para que estés unos minutos con él. Hemos acordado que estarías calmada ¿De acuerdo?

-Sí.

Cristian la acercó a la cama, donde descansaba Kirian. Estaba lleno de magulladuras, heridas, y varios cables y máquinas le rodeaban. Melinda se quedó a solas con él y le cogió la mano.

-Hola… no sé si podrás oírme. Por favor, necesito que te pongas bien, tienes que conocer a este pequeño tesoro. –dijo sin poder contener las lágrimas. –Además, no he olvidado los nombres que estuvimos votando aquel día los tres. Te necesito, necesito que te recuperes para que podamos volver a estar juntos…

Pero Kirian no reaccionaba, estaba totalmente quieto, tan solo se movía su pecho cada vez que respiraba. Melinda cogió su mano y la acarició con ternura, para que Kirian sintiera su calor.

Unos minutos más tarde, la puerta de la habitación se abrió. Cristian entró y se quedó observando a Kirian.

–Seguro que se pone bien. –dijo intentando sonar convincente.

Ella no dijo nada, tan solo observó un poco más a Kirian, antes de que Cristian la llevara fuera. Regresaron a su habitación y la ayudó a tumbarse. Seguía nerviosa pero no tanto.

-¿Estás más tranquila? –preguntó Cristian.

-Bueno… más o menos. –dijo triste.

Cristian le cogió el rostro entre las manos para hacer que levantara la mirada y se encontrase con la suya.

–Yo estoy aquí para lo que necesites ¿Vale? No quiero verte mal.

-Pero… ¿Y si… y si no se recupera?

-Es fuerte, seguro que sale adelante.

-Abrázame, por favor… -pidió.

Él hizo caso y Melinda hundió el rostro en el pecho de Cristian. Necesitaba sentirse a salvo y tranquila para no alterarse demasiado con todo el tema de Kirian. Pero no podía quitarse de la cabeza la imagen de Kirian tumbado en la cama rodeado de cables, tan… vulnerable…

Pasadas un par de horas, Melinda estaba más relajada aunque casi no había pronunciado palabra. Al poco rato, entró Dennis en la habitación.

–Bueno te voy a dar el alta, aunque recuerda que debes darte la pomada para que se disuelva antes el moratón. –explicó con dulzura.

-Venga, nos vamos a casa y a descansar. –dijo Cristian.

-No, yo de aquí no me muevo hasta que Kirian no despierte. –contestó con determinación.

-Mel, por favor… -pidió Cristian.

-No, no me iré. –dijo con determinación.

-Debes descansar. –contó Dennis. –No es bueno para ti estar tan alterada y no descansar bien.

-Pues descanso aquí.

-No seas cabezota… -Cristian estaba empezando a enfadarse.

-No pienso irme.

Dennis y Cristian vieron que serían incapaces de convencer a Melinda para que abandonara el hospital y descansase en casa, así que tuvieron que aceptar su decisión aunque no estaban de acuerdo.

-Está bien, pero deberás guardar reposo y estar tranquila. –dijo Dennis.

-Vale.

-Si no lo cumples, te llevo a casa aunque sea a rastras. –añadió Cristian.

-Que si…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 rosas :

B€!t@ dijo...

Me encanta, jo, pobrecita, pero... no tiene k ser tan cabezota!!!!! Voy a por el siguiente ke as subido!! Cada vez mas interesante!!!! Bss guapa

Publicar un comentario

Mi blog es mi casa, donde podéis encontrar novelas, relatos, consejos, videos y varias de mis aficiones, pasiones y locuras. Con los comentarios me ayudáis a mejorar, pero siempre desde el repeto y sin palabras feas ni insultos. Opiniones y críticas si se aceptan siempre

Así que, deja tu rosa después de la señal,piiii:

 
comentarios.

© Mi sueño de Papel, plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

© Actualización de la plantilla y nuevas características por Daniel Ruiz, 2013

De nuevo ARRIBA   


DIMATHIAN. Una novela de María Orgaz.